agosto 1, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Los niños migrantes reportan hacinamiento, comida en mal estado y depresión en albergues en los Estados Unidos

4 min read

Activistas de derechos de los migrantes organizan una protesta cerca de Fort Bliss para pedir el fin de la detención de menores no acompañados en las instalaciones de El Paso, Texas, EE. UU. El 8 de junio de 2021. REUTERS / Jose Luis Gonzalez

WASHINGTON, 21 jun (Reuters) – Los niños migrantes enviados a refugios de emergencia en Estados Unidos describieron condiciones de vida de hacinamiento, comida en mal estado, falta de ropa limpia y lucha contra la depresión, según 17 declaraciones presentadas en un caso judicial el lunes.

Los niños, de nueve a 17 años, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, en algunos casos han hablado de meses de espera en refugios de emergencia supervisados ​​por el gobierno de los Estados Unidos mientras luchaban con las condiciones, incluida la dificultad para dormir bajo las luces. a los miembros de la familia.

Los testimonios brindan una visión detallada de las condiciones en una red de refugios de emergencia erigidos apresuradamente por el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para hacer frente al fuerte aumento en el número de niños migrantes no acompañados que llegan a la frontera de Estados Unidos con México.

En los últimos meses, los niños han sido trasladados más rápidamente de las atestadas estaciones de la Patrulla Fronteriza a los refugios de emergencia como parte de los esfuerzos para conectarlos con familiares u otros patrocinadores en los Estados Unidos.

Los testimonios de los niños, registrados entre marzo y principios de junio, sugieren que el gobierno de Biden, que ha prometido un enfoque más humano de la inmigración, en algunos casos ha tenido problemas para brindar la mejor atención a los niños.

READ  La Casa Blanca pretende crear medios legales para la migración centroamericana: enviado de EE. UU.

Aproximadamente 14,500 niños no acompañados están actualmente bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU., Frente a los 22,000 a fines de abril. El HHS no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios.

En un comunicado, una niña hondureña de 13 años dijo que fue incluida en una lista de vigilancia de suicidios mientras estaba en un refugio de emergencia en Fort Bliss en El Paso, Texas.

La niña, que pasó casi dos meses en las instalaciones hasta el 4 de junio, dijo que fue separada de su padre mientras cruzaba un río hacia Estados Unidos.

“La comida aquí es horrible”, escribió. “Ayer nos dieron hamburguesas pero no pude comerlas porque el pan olía mal … en realidad solo como paletas y jugo porque es la única comida en la que puedo confiar”.

Una niña guatemalteca de 14 años que fue detenida en una unidad de emergencia en Houston en abril dijo que hacía mucho calor y que a menudo tenía sed. Dijo que las niñas tenían que beber leche vencida cuando se les acababa el agua. Vio a ocho niñas desmayarse por el calor y la falta de agua, dijo, y el equipo las llevó a un hospital cercano.

Una niña guatemalteca de 17 años detenida en Fort Bliss describió haber dormido en una gran carpa blanca con unas trescientas niñas, en camas apiladas una encima de la otra.

Dijo que era difícil dormir debido al ruido de las vigas metálicas de la carpa que se hacían por la noche, según un comunicado del 28 de abril. Dijo que hacía frío y que la suciedad entró en la tienda.

READ  El Día Mundial del Refugiado muestra que México enfrenta una avalancha de solicitudes de asilo

La niña dijo que no pudo obtener información sobre su caso y que tuvo dificultades para conseguir una cita con un consejero para hablar sobre su depresión.

“Muchas chicas aquí lloran mucho”, dijo. “Muchos terminan teniendo que hablar con alguien porque piensan en cortarse”.

Un adolescente hondureño de 17 años dijo que dormía en un área grande del centro de convenciones de Dallas donde les dijeron que había 2.600 niños.

“Me siento sofocado por tener tanta gente a mi alrededor”, dijo el adolescente en un comunicado fechado el 29 de marzo.

“No hay nadie aquí con quien pueda hablar sobre mi caso. Tampoco hay nadie aquí con quien pueda hablar cuando estoy triste. No hay nadie aquí; Solo hablo con Dios. Me ayuda y lloro. ayuda si pudiera tener una Biblia. “

Reporte de Ted Hesson en Washington y Kristina Cooke en San Francisco; Edición de Ross Colvin y Michael Perry

Nuestras normas: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.