Cronica

Mundo completo de noticias

Las organizaciones sin fines de lucro están ayudando a los inmigrantes.  Pero necesitamos un plan.
Economy

Las organizaciones sin fines de lucro están ayudando a los inmigrantes. Pero necesitamos un plan.

Mary y Rosa se bajaron del autobús en el condado de Larimer el invierno pasado sin lentes de contacto, refugio, comida ni abrigos. Formaban parte de un grupo más grande de alrededor de 80 migrantes, en su mayoría de Venezuela, que fueron trasladados al azar en autobús a una ciudad desconocida después de sobrevivir a los angustiosos viajes que emprendieron, y esto es importante, porque sus vidas estaban en peligro.

Por decir lo menos, no había un plan real para darles la bienvenida porque, en su conjunto, las agencias gubernamentales no están preparadas para la crisis migratoria que se está desarrollando y se intensificará con el levantamiento del Título 42.

Afortunadamente, las organizaciones sin fines de lucro y los individuos son más ágiles, y con solo unos días antes de la Oficina de Manejo de Emergencias del Condado de Larimerla organización sin fines de lucro Alianza NORCO se organizaron rápidamente: los voluntarios renunciaron a las vacaciones, recolectaron comida y ropa y establecieron un refugio de emergencia.

Junto a Alianza NORCO, otros grupos como Iglesia Unitaria de Sopé, Fort Collins Fuerza Latina, ISAAC del norte de Colorado, El Centro Familiar/La Familia y sus voluntarios proporcionaron transporte, alimentación, atención médica, ropa y vivienda. Tuvieron que moverse rápido como un rayo por necesidad.

Y estuvieron a la altura de las circunstancias. Patricia Miller, directora ejecutiva de Alianza NORCO, resumió en su pagina de Facebook: “Nuestro hermoso personal y voluntarios se presentaron con obsequios y aplaudieron cuando los recién llegados ingresaron al edificio de admisiones en Loveland. Celebramos la valentía de su viaje, su llegada a nuestra región y los talentos y sueños que trajeron consigo, junto con sus humildes bolsas de plástico de sus pocas pertenencias”.

READ  Cómo una unión aduanera entre Guatemala y Honduras redujo el tiempo comercial de 10 horas a 15 minutos

Si bien esta generosidad y dedicación ciertamente deben celebrarse, también vale la pena señalar que la situación es increíblemente aleatoria y frágil. Independientemente de la opinión de uno sobre la inmigración en general, una cosa en la que todos podemos estar de acuerdo es que el sistema no funciona. “No hay infraestructura en nuestras ciudades, pueblos o estados para este tipo de crisis humanitaria”, me dijo Miller, quien también es inmigrante. “Los esfuerzos de nuestra organización son minúsculos en comparación con lo que realmente se necesita a largo plazo. Las ONG ya están haciendo mucho con muy poco: nuestras agencias gubernamentales necesitan financiar una respuesta coordinada para integrar a los inmigrantes en nuestras comunidades a través de un esfuerzo continuo e intencional, colaborando con organizaciones sin fines de lucro e iglesias comunitarias. Las contribuciones de los inmigrantes alimentan nuestra vitalidad cultural y económica a largo plazo. Lo bien que una sociedad integra a sus miembros más vulnerables es una medida importante de su éxito, y actualmente estamos fallando”.

María y Rosa, sin embargo, lo están consiguiendo. Encontraron trabajo y ahora comparten la renta, aunque no se conocían en Venezuela y se encontraron en el autobús aquí. Ambos relatan viajes increíbles y los motivos de su partida, y aunque sus viajes son variados, comparten una motivación común: la terribles condiciones en Venezuela son reales. La gente se está muriendo de hambre, la gente está muriendo y ha huido por su seguridad y sus vidas.

Por ejemplo, Rosa, que tiene 32 años, me dijo que se especializó en administración de empresas. Pero las condiciones eran desesperadas, así que viajó con su hermana a trabajar a Colombia y luego a Chile. Pero las cosas también se deterioraron allí. No buscaba lujos, solo mantenerse con vida y ganar suficiente dinero para mantenerse a sí misma ya su padre discapacitado. Entonces, durante los siguientes tres meses, ella, su hermana y una amiga caminaron y hicieron autostop hacia el norte con, dijo, «mi corazón en mis manos».

READ  Bangladesh acogerá la Cumbre de Finanzas Vulnerables al Clima V20 el 8 de julio

Perú. Ecuador. Colombia. Panamá, donde buscaban comida en la selva con los animalescon los pies ensangrentados y cortados, con fiebre. enconado, dice, mostrándome una foto de teléfono celular de sus piernas, hinchadas con picaduras de insectos y cortes. Pero siguieron adelante: Nicaragua, Honduras, Guatemala, México. Comer fruta de los botes de basura y pan ofrecido por extraños. Finalmente, atravesaron México y llegaron a El Paso unas semanas antes de Navidad, y luego tomaron un autobús a Denver y de Denver al condado de Larimer.

Desde entonces, han encontrado trabajo y están trabajando arduamente, recibiendo atención médica, pagando el alquiler y aprendiendo sobre la vida en Colorado. Huyendo del caos político y humanitario, las pandillas y el cartel, estas valientes mujeres caminaron miles de kilómetros confiando en su fuerza, determinación y la amabilidad de los extraños en el camino.

Como sabemos, no están solos. Habrá más personas que huyan para salvar sus vidas a medida que las condiciones se deterioren en todo el mundo. Y me temo que las organizaciones sin fines de lucro y los individuos no pueden satisfacer esta necesidad. Más allá de la división política, podemos estar de acuerdo en que una solución a gran escala radica en economías y gobiernos estables, y otra radica en políticas de inmigración claras y bien pensadas. Todos tienen diferentes opiniones sobre cómo se ve una respuesta medida, pero ciertamente podemos estar de acuerdo en que, mientras tanto, las personas harán lo que puedan para sobrevivir y vendrán. Es por eso que nuestras ciudades, estados y países deben elaborar un plan de apoyo intencional y bien organizado.

Me parece que una de las soluciones inmediatas más útiles sería que las oficinas de gestión de emergencias nombren, organicen y financien un centro de recepción de inmigrantes. Luego, con un sistema general y alguien al mando, los esfuerzos de las personas y las organizaciones sin fines de lucro pueden tener un mayor impacto.

READ  Guatemala: Nuevos ataques contra la democracia

Mary y Rosa me han dicho innumerables veces lo agradecidas que están de estar aquí. Qué agradecidos están por todos los que se acercaron a ofrecer una mano solidaria y humanitaria. Pero no quieren limosnas. Quieren trabajar. Quieren vivir. No están solos en este deseo, y debemos prepararnos lo mejor que podamos para los otros que están por venir.


Laura Pritchett es autora de cinco novelas y ganadora del premio PEN USA de ficción, el premio WILLA, el premio nacional de ficción Milkweed, el premio High Plains Book Award y varios premios Colorado Book Awards. Dirige el MFA en Escritura de la Naturaleza en la Universidad de Western Colorado. Más en www.laurapritchett.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".