La vida en Venus se tambalea | Ciencias

Representación de la atmósfera de Venus por el Observatorio Europeo Austral (ESO).ESO / NASA / Reuters

Poco después de la noticia de la detección de un gas asociado con la vida en Venus, un astrónomo holandés hizo lo que todo científico debería hacer cuando se publica un descubrimiento sorprendente: intentar reproducirlo. ¿Era cierto que hay fosfina en la atmósfera de Venus., un gas que en la Tierra está asociado con microbios? Tras hacer un nuevo análisis de los datos originales, el equipo de Ignas Snellen en el Observatorio de Leiden (Holanda) es claro: no se puede decir que el gas esté ahí.

“Es imposible mantener los resultados del estudio original”, explica Snellen a este diario. Su equipo publicó los resultados hace unos días de tu estudio, que aún es preliminar, ya que no ha sido evaluado por expertos independientes.

Al mismo tiempo, el equipo científico del radiotelescopio ALMA, en Chile, el más poderoso de su clase y cuyas observaciones fueron fundamentales en la detección de fosfina, se inició un reanálisis de los datos, que pudo haber sido invalidado por un error de calibración en sus herramientas de análisis de la luz proveniente de Venus.

Este telescopio forma parte del Observatorio Europeo Austral, formado por 16 países europeos, entre ellos España, y que anunció el descubrimiento original con un comunicado de prensa titulado: “Detectado un posible marcador de vida en Venus”. En aquel entonces, muchos expertos se mostraron escépticos de que la vida fuera la explicación más plausible para el signo, si fuera real. Los responsables de ALMA no quieren decir si la señal ha desaparecido o no hasta que los autores del estudio original volvieron a analizar los datos con herramientas bien calibradas y comprobaron si la señal de fosfina sigue ahí. La mayoría de los expertos consultados, incluido el propio Snellen, encuentran esto casi imposible.

“La detección de fosfina en la atmósfera de Venus no es sostenible tras nuestro reanálisis de los datos”, concluye un equipo de casi 30 astrónomos de la NASA, la Universidad de Berkeley y otras instituciones, en un segundo estudio preliminar que asesta un golpe casi fatal al estudio original. Sus administradores volvieron a analizar los datos originales utilizando diferentes herramientas informáticas y concluyeron que había un parámetro incorrecto en el estudio original. Sin este parámetro, la observación de fosfina desaparece.

READ  El segundo ejercicio hacia 6-D tiene como objetivo fomentar la votación

Los autores de este trabajo enviaron sus resultados a Astronomía de la naturaleza, el periódico que publicó el estudio original sobre la fosfina en Venus. El diario se puso en contacto con el equipo responsable del estudio para obtener una respuesta. Esta respuesta puede tardar “semanas”, según los responsables del telescopio ALMA. Y hasta que se pronuncien, no habrá veredicto final.

La astrónoma del MIT Sara Seager y Jane Greaves de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), líderes del estudio original, se negaron a comentar sobre los dos estudios que cuestionan sus hallazgos. Greaves reconoció a este diario que están esperando que ALMA termine de calibrar sus herramientas de análisis para comprobar nuevamente si la señal de fosfina sigue ahí.

Gran parte del problema es que todos estos astrónomos se enfrentan a un reto diabólico: detectar una molécula con una concentración de millonésimas en la atmósfera de un planeta infernal, muy desconocido y que se encuentra a más de 100 millones de kilómetros de la Tierra. Esto representa un desafío tecnológico que solo pueden enfrentar instrumentos como ALMA, compuesto por 66 antenas instaladas en medio del desierto de Atacama. Y aún es posible caer en un error.

Todo comienza con la imagen desnuda que se captura desde Venus, la luz cruda que emite su atmósfera y que está llena de ruido, señales confusas que nos impiden saber qué es qué. Para aclarar esto, los astrónomos usan Software que se probaron en entornos conocidos y luego se aplicaron a nuevos entornos, como la atmósfera de Venus. Este planeta sufre un efecto invernadero tan intenso que su superficie alcanza los 400 grados. Por el contrario, las capas superiores de la atmósfera pueden tener una temperatura similar a la de la Tierra. Es allí donde el equipo detectó una señal de fosfina, un gas que en nuestro planeta está asociado a la presencia de vida: microbios. El cartel original desnudo era extremadamente complejo, lleno de líneas que estaban montadas unas sobre otras como en mapas que representan cadenas montañosas.

READ  Anestesiólogos de todo el mundo promueven una campaña para recordar la importancia de su bienestar en el trabajo

El principal problema del estudio original es que el Software El ALMA diseñado para analizar la imagen en bruto de Venus estaba mal calibrado, como lo demostró el reanálisis del equipo de la NASA. El equipo utilizó otros dos programas alternativos y la señal desaparece con ellos. Pero incluso si hubiera una señal, dicen, no podría ser la fosfina, sino otro compuesto que emite una onda muy similar: el dióxido de azufre tóxico que es omnipresente en el planeta. Además, habría una inconsistencia entre la señal captada y la supuesta altura en la atmósfera en la que fue detectada: la fosfina debería estar a más de 70 kilómetros de la superficie, pero el equipo la vio a unos 50.

El equipo de Snellen muestra además que el estudio original utilizó una función matemática para borrar el ruido del signo de Venus original que no era adecuado. Con la función, la señal de fosfina es 15 veces más fuerte que el ruido ambiental, un gran paso adelante. Pero usando otra función astronómica más convencional y aceptada, la señal de fosfina es solo dos veces más fuerte que el ruido, tan débil que no se puede decir que el compuesto esté allí, explica Snellen. El responsable de este trabajo cree que el equipo de Greaves “cometió un error al analizar los datos, pero no lo hizo adrede”.

“Estoy decepcionado, pero no sorprendido”, explica. Kevin Zahnle, científico de la NASA que se desempeñó como experto independiente al revisar el estudio original. “Yo estaba a favor de publicar este trabajo porque quería ver si otros equipos lo confirmaban o refutaban, que es lo que pasó”. El astrónomo no cree que deba retirarse el estudio original. “Si se retratara cada caso de autoengaño como este, el 49% de todos los estudios publicados en Ciencias Y Naturaleza [las dos revistas científicas más prestigiosas]”, Agregar.

READ  La ambiciosa misión de China a la Luna para traer rocas a la Tierra por primera vez en 40 años

“Está bastante claro que la detección no es correcta”, dice Víctor Rivilla, astrónomo del Centro de Astrobiología de Madrid que trabaja en la detección de fosfina como marcador de vida en objetos astronómicos mucho más distantes. “El tipo de análisis de datos que hicieron fue muy sesgado; vieron fosfina porque era lo que querían ver ”, destaca.

“Es poco probable que el descubrimiento original continúe, los dos grupos que lo cuestionan y sus argumentos son muy poderosos”, dice Ignasi Ribas, astrónomo del Instituto de Ciencias Espaciales (IEEC-CSIC). “Aun así, tendremos que escuchar lo que tienen que decir los autores del estudio original. Esta no es una mancha ni nada inusual, todo lo contrario. La ciencia avanza así y si no hubiera sido así, habría caído en el dogmatismo ”, añade.

“Hay otros trabajos en curso que buscan otras longitudes de onda en busca de fosfina”, explica. Miguel Ángel López-Valverde, del Instituto Andaluz de Astrofísica. “Algunos ya están publicados y tienen resultados negativos, como Teresa Encrenazy otros son trabajos teóricos también en progreso, revisando los modelos de química de nubes, que será interesante examinar. Por tanto, seguirá habiendo noticias sobre este cada vez más dudoso intento de detectar fosfina en Venus ”, añade.

Puedes seguir CUIDADO dentro Facebook, Gorjeo, Instagram o firma aquí nuestro Boletin informativo

Written By
More from Piedad Ocanas

Últimas noticias sobre vacunas Pfizer y estado de alarma, datos en vivo

¡Buen día! Bienvenido al seguimiento En Vivo en hoy de ultimas Noticias...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *