la razón por la que tu salud sufre cuando cambia el clima

Los seres humanos, como el resto de los seres vivos del planeta, se encuentran expuesto directamente al mal tiempo. Dado que nuestro planeta – y en consecuencia nosotros – está rodeado por la atmósfera terrestre, parece lógico pensar que los cambios que se producen en él, especialmente en sus capas inferiores, pueden nos afectan en mayor o menor medida.

“Meteorosensible se refiere a personas que experimentan cambios en su salud física o mental debido al cambio climático”

Esto no es algo nuevo ya que desde la antigüedad Siempre ha existido interés en conocer cómo los factores ambientales pueden influir en la salud humana. El propio Aristóteles ya ha hablado de problemas de salud física relacionados con los cambios en la meteorología, y Hipócrates padre de la medicina, escribió sobre la relación entre tiempo y salud en su tratado ‘Aire, aguas y lugares’. No sería hasta más tarde, en 1956, cuando el Sociedad Internacional de Biometeorología estudiar la relación entre la atmósfera y los seres vivos.

La ciencia

Poco después, surgieron decenas de estudios que vinculaban cada uno de los Variables atmosféricas con diferentes patologías. y cambios de humor. Después de casi décadas de observar cómo ocurrían estos cambios, recientemente se acuñó el término ‘meteorosensible’, que hace referencia a aquellas personas que experimentan cambios en su salud física o mental cuando hay cambios repentinos en el parámetros meteorológicos.

Mar Gómez, meteoróloga de Eltiempo.es.

Por ejemplo, cambios bruscos de presión con la llegada de un anticiclón (presión arterial alta) puede provocar un aumento de las migrañas en quienes ya padecen esta enfermedad; una caída repentina de la temperatura puede afectar los huesos, y un cambio brusco en las condiciones de humedad debido a la llegada de lluvias suele estar asociado con problemas de articulaciones y músculos.

READ  Muere Mario Molina, premio Nobel de Química en 1995

Pero no son los únicos factores, ya que el viento es uno de los elementos de la naturaleza que más cambios puede producir. Los vientos cálidos y secos, con alta ionización positiva, influyen negativamente en la mente y el cuerpo. Suelen estar asociados a un fenómeno conocido en meteorología como efecto Foehn.

Esto pasa cuando una masa de aire se ve obligada a escalar cuando se encuentra con una montaña. Cuando se eleva, el vapor de agua presente en él se condensa cuando encuentra el aire más frío sobre él, lo que puede provocar lluvia en ese lado del Montana.

El viento

En cambio, cuando llega a la cima, se ve obligado a descender muy rápida y abruptamente, produciendo un aumento de temperatura muy alto a través de la montaña. Este aire descendente tiene un alto contenido de iones positivos (moléculas cargadas) que, según las investigaciones, pueden ser perjudiciales para la salud.

Está demostrado que cuando estos vientos soplan, pueden dar lugar a unaAumento de episodios de ansiedad depresión, agresión y aumento de las tasas de suicidio. Además, pueden provocar dolores de cabeza y fatiga. Este fenómeno es muy común en Suiza, donde sopla en la región alpina con tal intensidad que incluso se considera un factor atenuante en ciertos delitos menores.

Foto: Unsplash / @ glamza.
Foto: Unsplash / @ glamza.

Otra variable que influye en nuestra salud es la altas temperaturas, que puede conducir a un aumento en ira e irascibilidad. Algunos trabajos científicos relacionan la agresividad al realizar determinados actos vandálicos o delictivos con altas temperaturas de hasta treinta y ocho grados.

La cantidad de horas de luz También es otro de los aspectos más influyentes de nuestro estado de ánimo. A medida que entramos en el otoño, las horas de oscuridad aumentan y recibimos menos Vitamina D, lo que puede traducirse en una menor secreción de serotonina en el cerebro y una disminución del estado de ánimo. Esto se conoce como trastorno afectivo estacional.

READ  Propiedades y beneficios de la leche para nuestra salud

Aprende a cuidarte

La primavera es una de las épocas más susceptibles para las personas sensibles a los meteoros, ya que es una época de transición de invierno a verano y hay mucho movimiento de masas de aire de diferentes características que pueden provocar cambios bruscos en el clima, ya sea de temperatura, humedad o vientos. Además, en esta época del año, se agregan alergias y astenia primaveral, lo que puede ser un agregado negativo a sensaciones experimentadas con cambios en el clima.

Pero, ¿cómo podemos cuidarnos si somos personas sensibles a los meteoritos? Es fundamental ser muy consciente del cambio climático y especialmente en épocas del año en las que pueden producirse variaciones más bruscas, fortaleciendo nuestro organismo a través de la alimentación y el descanso y cuidando nuestro Sistema inmunológico.

Written By
More from Piedad Ocanas

Nuevo diseño llega a WhatsApp, así que lo descargas

El mensajero más utilizado del mundo, WhatsApp, tener un nuevo diseño. Esto...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *