La pandemia en Montes de María: El Carmen de Bolívar | EL UNIVERSAL

OUna persona infectada y 240 en cuarentena es el saldo que dejó el paso de COVID-19 en El Carmen de Bolívar, quizás el municipio más famoso de los Montes de María.

Tiene solo dos hospitales: uno del primer nivel de complejidad y el otro del segundo, pero la administración municipal aplica todas las estrategias restrictivas posibles para prevenir la propagación del virus y el colapso de los centros médicos.

Aquí, también rocían y miden la temperatura de los recién llegados, que deben lavarse las manos en dos dispensadores operados con los pies, obviamente, para que no sea necesario exponer las manos a un contagio hipotético.

La aparición de la primera persona infectada el 25 de mayo no solo hizo que todas las medidas fueran más estrictas, sino que también se sabía que hubo intentos de intimidar a los habitantes de un distrito de clase trabajadora, que no ‘no fue confirmado, pero sirvió para que las autoridades incluyeran en su diario la pedagogía de la solidaridad con las posibles víctimas del virus.

El alcalde, Carlos Torres Cohen, dio sus impresiones sobre este tema.

¿Cómo es la infraestructura hospitalaria en El Carmen?

– Diría que COVID-19 nos llevó a todos muy mal preparados; y para nadie, no es ningún secreto que la salud en Colombia es un sistema que se presenta muy mal. El Carmen de Bolívar no es la excepción. Aquí están todas las dificultades de salud que desea, hasta el punto de que todavía no tenemos una cama de cuidados intensivos, ser un hospital regional, y eso es grave. Pero estamos trabajando en un plan de acción con la gobernación de Bolívar. Ya hemos traído las camas, pero los ventiladores y otros artículos necesarios para hacer una unidad de cuidados intensivos aún no han llegado. Hasta ahora, el plan de acción incluye 15 unidades de cuidados intensivos para El Carmen.

¿Cuál es el tamaño de la población que frecuenta el hospital?

– Alrededor de 300,000 personas de El Carmen, San Juan Nepomuceno, San Jacinto y áreas rurales. En el hospital, había un área que no se usaba, pero recientemente la hemos adaptado para poner las unidades de cuidados intensivos que se están considerando. Para empezar, el hospital había brindado un servicio muy deficiente, con muchos problemas en la sala de emergencias porque es muy pequeño para una población tan grande. En otras palabras, se trata de una serie de problemas que se revelaron con la aparición de COVID-19, porque todos los problemas del sistema de salud en Colombia quedaron expuestos.

La clínica ambulatoria está suspendida, ¿sabe qué respuesta dan el operador Fundaser y la administración del hospital?

– Somos conscientes de una situación con pruebas rápidas en el personal del hospital. Estas pruebas fueron positivas. Estamos a la espera de los resultados de algunas PCR que se han tomado. Pero trabajamos de la mano con el hospital. Ya le hemos enviado dos cartas que hacen referencia a dos médicos diferentes, porque el gran problema era que los médicos de otras ciudades acudieron una semana, otro en Sabanalarga, otro en Sincelejo, etc. Entonces abrió una ventana muy grande. Ahora, no culpo a nadie. Pero tenemos que comenzar por lo siguiente: si tenemos pruebas positivas, incluso si son pruebas rápidas, para nosotros es COVID-19 y debemos actuar como tal. Como entidad territorial, rectora de salud pública en El Carmen de Bolívar, tenemos un plan de acción, en el que hay un bloque de investigación compuesto por ocho personas: un médico, una enfermera registrada y seis asistentes, quienes fueron responsables de llevar a cabo los cierres epidemiológicos en las situaciones difíciles que tuvimos con COVID-19, además de poner en cuarentena a las personas que vienen de otras ciudades, de lo cual tuvimos mucho cuidado. El hospital ya nos envió una lista de personas que han sido tratadas por ciertos médicos que hoy, durante las pruebas rápidas, han resultado positivas. Pero la idea es hacer la gran barrera epidemiológica para estos pacientes. Además, le pedimos a Fundaser que no solo nos enviara los pacientes atendidos por los médicos. Permítales que también nos envíen a todos los pacientes que vinieron a la sala de emergencias, y nosotros hacemos el cierre epidemiológico.

¿Cómo se comportaron los carmeros ante las restricciones?

– Para empezar, en esta comuna el uso de la máscara es obligatorio por decreto. Cualquiera que no lo use merece una citación. Las campañas han sido muy agresivas: hemos realizado ejercicios, ocupamos los medios de comunicación, tenemos una unidad de investigación que visita todas las comunidades y distribuimos folletos constantemente. En otras palabras, se trata de hacer que las personas se den cuenta de que es responsabilidad de todos cuidar de sí mismos y de los demás. Funcionó tan bien que con el paciente número uno que teníamos (desde el 25 de mayo cuando lo identificamos), hicimos una cerca tan grande que se revelaron el primer y el segundo anillo de seguridad. negativo en las pruebas COVID-19. Estamos esperando los resultados de las pruebas de un pariente del paciente; y si estos resultan negativos, significa que la cerca ha funcionado y que hemos verificado la entrada a la ciudad. Hoy, el paciente número uno y su hermano están hospitalizados en Cartagena.

¿Cómo funciona EPS en El Carmen con respecto a COVID-19?

– El único que trabaja en este aspecto es el Ser Mutuo, ya necesitamos a los demás. El problema es que no tienen infraestructura para proporcionar servicios; y hay algunos que ni siquiera tienen personal médico, sino una pequeña oficina con una secretaria, y eso no es suficiente. Teme que no estén en la línea del frente tratando de identificar a su población más vulnerable, para tratar de trabajar preventivamente con ellos. Mutual ha realizado pruebas de rutina para identificar a su población vulnerable, lo que creemos que es un gran trabajo. Los otros brillaron por su ausencia; y corresponde al ESE municipal defenderlos y tomar muestras de sus pacientes.

¿El SEA municipal, Giovanni Cristini, está equipado para atender a un paciente con COVID-19?

– En la actualidad, un paciente COVID-19 no debe ser consultado por el SEA municipal. Debe ser seguido por ESE Nuestra Señora del Carmen, quien es quien administra el segundo nivel. Pero la pregunta es, ¿qué haríamos si Nuestra Señora del Carmen se derrumbara debido a un exceso de COVID-19? En Giovanni Cristini, incluso si está a punto de intervenir, tenemos la posibilidad de hacer diez camas. También tenemos un puesto de salud en el distrito de Bureche, donde podemos poner otras diez camas. Este sería el plan B. Al igual que el plan C, es la escuela Lucho Bermúdez, que tiene aire acondicionado y una planta de energía que abastece a la mitad del municipio. Allí podríamos poner unas 25 camas. Por otro lado, estamos concluyendo un acuerdo con Indumil para comprar alrededor de 30 camas a un buen precio. La idea es prepararse en caso de un problema con ESE Nuestra Señora del Carmen.

¿Qué se planea con PSE que no le está dando la espalda a la pandemia?

– Ya le hemos hecho solicitudes a través de comunicaciones, donde le pedimos que asuma su responsabilidad. Ahora estamos esperando sus respuestas, pero también entregaremos el archivo a los organismos de supervisión, como la Oficina del Fiscal General y la Superintendencia de Salud, para llevar a cabo investigaciones y procedimientos de seguimiento.

¿Cómo pensaste en reabrir la economía?

– Hicimos la solicitud al Ministerio del Interior antes de que se nos presentara el primer caso de COVID-19, incluso si ya lo habíamos hecho gradualmente, abriendo ciertos sectores importantes. Por ejemplo: librerías, zapaterías y tiendas de ropa. También un comercio minoritario, como tiendas de diversos tipos. Sin embargo, hemos tenido en cuenta las restricciones impuestas por el gobierno nacional con respecto al cierre de comedores, discotecas y gimnasios. Pero ahora que tenemos el primer caso de COVID-19, estamos deteniendo la reapertura y cerrando todas las tiendas en la carretera Troncal de Occidente, porque es una puerta de contagio muy grande. La otra cosa es que aplicamos el pico y la identificación activando un número en la mañana y otro en la tarde. Además, prohibimos el estacionamiento de motocicletas en La Troncal y la parrilla, porque los taxistas de motocicletas se convirtieron en una preocupación muy peligrosa para nosotros, ya que estaban estacionados en La Troncal, recogían personas que venían ‘otras ciudades y entró en la ciudad. La policía tiene controles estrictos y, por esa razón, creo que fue la ciudad la que impuso más cargos. Creo que estamos cerca de 400.

¿Cuán cierto fue el presunto acoso contra los residentes del barrio de Las Colonias?

– Lo dijeron, pero la verdad es que no tenemos evidencia concluyente de esta supuesta discriminación. Sin embargo, estamos muy atentos y, a través de los medios de comunicación, le decimos a la gente que lo que debemos hacer es solidarizarnos. Tenemos 240 personas en cuarentena, pero no aceptamos ser estigmatizados. El día que tengamos evidencia contra alguien que discriminó a las personas en cuarentena, tomaremos acciones legales.

¿Se respetan los toques de queda?

– La nuestra es todas las tardes y fines de semana. Comienza el viernes a las 8 p.m. y termina el lunes a las 4 a.m. Aunque hemos aplicado este toque de queda desde antes de que la gobernación de Bolívar lo impusiera. Comenzamos a imponerlo por la noche y el domingo. Si necesita expandirse, lo ampliaremos.

You May Also Like

About the Author: Alejandra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *