julio 28, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

La muestra de arte 2020 muestra la influencia mexicana en el arte estadounidense

7 min read

Quizás no haya una presentación más satisfactoria a la xenofobia de la era Trump que una exposición que reescribe la historia del arte estadounidense y, en el proceso, la hace más mexicana.

Esta exposición es “American Life: Mexican Muralists Remake American Art, 1925-1945”, que se inauguró en el Museo Whitney de Nueva York en febrero y, tras una pandemia, milagrosamente logró permanecer a la vista. La muestra toma a algunos de los pintores estadounidenses más conocidos de la primera mitad del siglo XX y documenta minuciosamente las formas en las que estos artistas fueron moldeados indeleblemente por la política y la estética del movimiento mural mexicano.

Jackson Pollock. Philip Guston. Jacob Lawrence. Thomas Hart Benton. Ben Shahn. Charles White. La lista de artistas influenciados por los mexicanos parece literalmente quién es quién de la pintura estadounidense.

Los tres principales muralistas mexicanos: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco (conocidos colectivamente como los tres grandes) – todos pasaron largos períodos en los Estados Unidos durante la década de 1930. Durante ese tiempo, enseñaron, exhibieron y completaron pedidos de murales en Los Ángeles, San Francisco, Detroit y Nueva York.

Guston ayudó a producir un mural de Siqueiros en Los Ángeles para el Instituto de Arte Chouinard; Shahn trabajó como asistente en el famoso mural en el Rockefeller Center de Rivera en Nueva York (el que fue destruido porque Rivera incluyó una imagen de Vladimir Lenin en la composición).

Un panel de la “Serie Migración” de Jacob Lawrence, pintado en 1940-41. Lawrence dijo que se inspiró en las composiciones arquitectónicas del muralista mexicano José Clemente Orozco.

(Colección Phillips / Sociedad de Derechos de Artistas)

La presencia de muralistas mexicanos ayudó a cambiar el curso del arte estadounidense, alimentando un interés en el trabajo social, político y racialmente consciente que involucró a la mayor audiencia posible.

Lawrence y White se inspiraron en las composiciones arquitectónicas de Orozco y las formas viscerales en las que retrató la lucha, elementos que encontraron su camino en las representaciones de los artistas estadounidenses de la experiencia negra en los Estados Unidos.

READ  Las familias mexicanas reducen las celebraciones navideñas mientras la pandemia asola México

Shahn, el implacable cronista del trabajo estadounidense, fue influenciado por las escenas densamente pobladas de Rivera. Guston estaba motivado por la política, y más tarde produjo otros murales de mentalidad social (incluyendo uno en Morelia, México, con su amigo y colega Reuben Kadish). Más adelante en su carrera, Guston se haría conocido por sus lienzos oscuramente subversivos del Ku Klux Klan (lienzos que inspirar controversia todavía).

Una pantalla circular muestra figuras humanas agitadas que huyen por una calle de la ciudad en medio de explosiones de bombas.

Philip Guston, “Bombardment”, 1937. Los artistas estadounidenses y mexicanos utilizaron el lenguaje de la pintura barroca para contar historias modernas.

(Museo de Arte de Filadelfia)

La influencia se extendió más allá de la pantalla. Los tres grandes indirectamente, también ayudó a dar forma a la política cultural de los Estados Unidos.

En 1933, George Biddle, un artista que pasó un tiempo con Rivera en México, escribió una carta a su amigo Franklin Delano Roosevelt, quien recientemente había asumido la presidencia. En él, le contó a Roosevelt sobre las formas en que el gobierno mexicano había financiado la creación de murales en edificios gubernamentales como una forma de expresar “las ideas sociales de la Revolución Mexicana”.

Roosevelt envió la carta al Departamento del Tesoro, que lanzó un proyecto de obras públicas en edificios gubernamentales. A esto le siguió, un año después, el establecimiento de la Administración de Progreso de Obras Proyecto de Arte Federal, un programa que ayudó a mantener empleados a miles de artistas durante la Gran Depresión y resultó en la producción de miles de murales y esculturas públicas.

Una pantalla vertical muestra robustas figuras masculinas, una envuelta en bandoleras, sobre una barricada.

José Clemente Orozco, “Barricade (Barricada)”, 1931. El artista mexicano inspiró a figuras como Jacob Lawrence y Jackson Pollock.

(Museo de Arte Moderno / SCALA, recurso de arte)

Vínculos históricos entre destacados artistas estadounidenses y los tres grandes han sido bien documentados. (Ah, sí una foto legendaria de Pollock pasando el rato con Siqueiros fuera de un taller que el artista mexicano llevó a cabo en Nueva York durante la década de 1930). Pero “Vida americana” es la primera exposición que explora sistemáticamente las formas en las que estas conexiones han remodelado a los estadounidenses y cómo reformular una historia. bien rastreado es sísmico.

READ  ¿Qué es el Adviento y cuándo comienza?

“La idea de que los franceses influyeron en la historia del arte de los Estados Unidos, sigue siendo así”, dice la curadora de Whitney, Barbara Haskell, quien diseñó la exposición. “Pero se convierte en eso”.

Como dijo una vez Kadish, “la llegada de Siqueiros a Los Ángeles significó tanto como los surrealistas que llegaron a Nueva York en la década de 1940”.

Incluso Pollock, el robusto ícono de la pintura estadounidense nacido en Wyoming, vio la naturaleza de su cambio en el trabajo como resultado de su encuentro con los muralistas. El artista pasó sus años de formación en Los Ángeles, durante los cuales realizó una visita al mural de Orozco. Prometeo en Pomona College, una obra que describió como “la pintura más grande realizada en los tiempos modernos”.

Después de mudarse a Nueva York, Pollock trabajó en la casa de Siqueiros Taller experimental en Manhattan, donde experimentó con diferentes materiales. (Siqueiros fue un importante innovador en esta área, utilizando materiales industriales como pintura automotriz y pistolas rociadoras desde una edad temprana).

Una pintura muestra a Emiliano Zapato con una cara de acero que se asemeja a una escultura mesoamericana precolombina.

David Alfaro Siqueiros, “Zapata”, 1931. El artista influyó en artistas de dos costas de Estados Unidos a través de sus enseñanzas y encargó murales.

(Lee Stalsworth / Hirshhorn Museum and Sculpture Garden)

La llegada de “American Life” en medio de una elección nacional, que involucra a un presidente en funciones que ha defendido durante mucho tiempo la retórica antimexicana, suena como un llamado a una mayor tolerancia. También requiere un autoexamen intenso, ya que admirar la pintura estadounidense del siglo XX es también admirar sus influencias mexicanas.

READ  Un millón de firmas requieren que Amber Heard sea despedida de 'Aquaman 2' y la actriz responde

Además, el tema no podría ser más relevante.

“Son temas que aún están muy activos, ya sea el desempleo, la injusticia racial o la lucha por los derechos de los trabajadores”, dice Haskell, quien organizó la exposición en colaboración con la curadora asistente Marcela Guerrero y las asistentes curatoriales Sarah Humphreville y Alana Hernández.

Otro paralelismo interesante entre hoy y aquella época: durante la Gran Depresión, mientras las instituciones artísticas alababan el genio de los muralistas mexicanos, el gobierno federal de los Estados Unidos se afanaba en “repatriar” – es decir, deportar – mexicanos y mexicoamericanos, caracterizándose a sí mismos. ellos como “una gran carga financiera” para el país.

Si no está en Nueva York para ver el espectáculo, el catálogo bellamente ilustrado, publicado por Prensa de la Universidad de Yale, ofrece gran comodidad.

La llegada de Siqueiros a Los Ángeles significó tanto como los surrealistas que llegaron a Nueva York en la década de 1940.

Reuben Kadish, pintor

Curiosamente, gran parte de la historia de “American Life” tiene lugar en California.

Rivera pintó importantes murales en el área de la bahía – en el Instituto de Arte de San Francisco y City College de San Francisco. Orozco pintó en Pomona. Siqueiros enseñó pintura mural en el Instituto de Arte Chouinard y también pintó el “América tropical” mural en la calle Olvera en 1932, que explora temas del genocidio colonial y representa a un hombre indígena asesinado bajo un águila americana. (La obra fue notablemente encalada y restaurada en 2012).

Una pintura muestra el rostro de una mujer indígena enmarcada en cálidos tonos marrones.

Alfredo Ramos Martinez, “La Malinche”, 1940. El artista aborda con frecuencia temas indígenas en su obra.

(Museo de Arte de Phoenix)

Figuras como Alfredo Ramos Martínez, un pintor de principios del siglo XX que nació en México pero hizo de Los Ángeles su hogar en la década de 1930, también fueron una parte importante de la escena, depositando murales en todo el sur de California (incluido Scripps College). Además, su obra se lleva a cabo en la colección permanente de Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Ramos Martínez cuenta con numerosas obras en la muestra, incluido un impactante lienzo de 1940 titulado “A Malinche (Joven de Yalala, Oaxaca)”, que ofrece un primer plano cinematográfico de una mujer que mira impasible al espectador.

Pero lo más conmovedor es el dibujo de un hombre en una hoja de Los Angeles Times. En medio de anuncios personales y subastas, el espectador se ve obligado a confrontar los contornos del rostro del indio. Puede que tu historia no esté en las páginas del periódico, pero está ahí. Solo tienes que mirar.

“Vida América: muralistas mexicanos rehacen el arte estadounidense, 1925-1945”

Dónde: Whitney Museum of American Art, 99 Gansevoort St., Nueva York
Cuando: Hasta el 31 de enero
Info: whitney.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.