La historia de Mary Bell, la asesina psicópata de 11 años que horrorizó a un país

Mary Bell, una niña de 11 años, llamó a la puerta de la casa de la familia de su vecino Martin Brown, de cuatro años, y le preguntó a la madre del niño si podía verlo. La mujer, perturbada por la solicitud, le dijo a la niña que su hijo estaba muerto. Días antes lo habían encontrado sin vida en una casa abandonada en ese humilde barrio de la ciudad inglesa de Newcastle. Pero la niña, con escalofriante frialdad, respondió a la mujer: “Sé que está muerto. Quería verlo en su ataúd”.

Mary Bell fue la asesina de Martin. Lo estranguló. Y meses después haría lo mismo con otro chico local, Brian Howe, de tres años. Los mató a ambos por aburrimiento, a sangre fría y sin la menor conciencia.

Era 1968, y cuando se supo la verdad, la opinión pública británica descubrió con horror que el mal, en su forma más pura, podía anidar dentro de una niña. Un verdadero monstruo con mirada angelical. Entonces se enteró de que Mary Bell sufrió todo tipo de abusos en su infancia y sufrió una trastorno psicopático.

Hoy, esa niña es una mujer libre. Transformada en madre y abuela, permanece en el anonimato absoluto gracias a una ley que ella misma impulsó y que protege la identidad adulta de quienes cometieron delitos y están cumpliendo condena. Incluso hoy en día, esta medida se conoce como “la orden de Mary Bell

La historia del crimen de esta chica criminal parece comenzar con la aparición del cadáver del pequeño Martin Brown en una casa abandonada en el humilde y precario barrio de Scotswood, en la ciudad de Newcastle, en el noreste de Inglaterra, el 25 de mayo de 1968. Entonces, nadie sospechaba que había sido asesinado. Había salido a jugar a la calle, como tantos otros muchachos del barrio, se perdió y lo encontró muerto.

El niño tenía la cara con sangre y saliva y un frasco de pastillas al lado de una mano. Pudo haber tenido un accidente, una caída. Pero la autopsia reveló que fue estrangulado y golpeado en la cabeza.

mary-bell-caso.jpg

Mary Bell. Una infancia en el infierno

Mary Flora Bell nació el 26 de mayo de 1957. El crimen de su vecina se cometió la víspera de su cumpleaños número 11. Pero, posiblemente, el origen de esta monstruosa e imperdonable acción se fue sumergiendo lentamente desde los días de su infancia.

Como la propia asesina informó años más tarde para un libro sobre su vida escrito por la periodista Gitta Sereny, la madre de Mary solo tenía 17 años cuando la tuvo y siempre la consideró una molestia.

Adicta y alcohólica, la mujer intentó de varias formas deshacerse de su bebida. Le dio drogas, algo que le provocó una sobredosis a la edad de un año, y cuando creció un poco, empezó a mezclar pastillas en su dieta. Además, los tabloides de la época, revolucionados por este caso, aseguraron que Betty una vez arrojó a su hija por la ventana, provocándole un fuerte golpe en la cabeza.

mary.jpg
Detrás de un rostro angelical había un monstruo capaz de matar a sangre fría y solo “por placer”. Fuente: Archivo

Pero eso no fue todo. Consumida por su adicción, Betty se dedicó a la prostitución, involucrando a Mary Bell, de solo cinco años, en sus encuentros sexuales. La madre se lo entregó al mejor postor. Así es como un pedófilo abusó de ella cuando la niña tenía solo ocho años.

Ante tales aberraciones, Mary Bell se volvió inexpresiva y taciturna. Y comenzó a practicar actos de crueldad. Torturó animales en el vecindario y una vez un maestro de su escuela le impidió estrangular a un compañero de clase.

Después de la muerte de Martin, tuvo lugar el episodio donde Mary Bell Visitó a la madre de su vecino y pidió ver su cuerpo. Así que María ya estaba acompañada por su amiga Norma, curiosamente también de apellido Bell, pero sin parentesco, una niña menor de 13 años que la seguía a todas partes, e hizo el segundo en sus actos de pícaro, que básicamente consistía en maltratar, amenazar y golpear a otros niños del barrio.

Un día, los dos fueron a una guardería en Scotswood, destrozaron varias cosas allí y dejaron una nota autoincriminatoria sobre la muerte de Martin que nadie en ese momento tomó en serio. “Maté … así que lo voy a hacer de nuevo”, dijo el diario encontrado por la policía.

El segundo crimen

El 31 de julio del mismo año, otro niño local fue encontrado muerto en un terreno baldío: Brian Howe, de tres años, un vecino de la misma calle Whitehouse donde vivía Mary Bell. Salió a jugar y no volvió. Su familia dio la alarma hasta que lo encontraron. Esta vez, no había dudas: lo habían asesinado.

brian.jpg
El lugar destrozado donde se encontró el cuerpo de Brian Howe, en un área abierta de Scotswood. Crédito: Chronicle Live

El menor fue estrangulado, al igual que Martin, y también tenía una letra marcada en el vientre con una cuchilla de afeitar; al principio parecía una “N” que se cambió por una “M”. Además, con tijeras cortan mechones de cabello y cortan piernas y genitales.

La actitud suspicaz de las dos niñas luego del crimen alertó a la policía, quienes dirigieron su atención a ambas. La hermana de Brian, la menor asesinada, también aseguró que Mary Bell le había dicho dónde podían encontrar a su hermano cuando todos los vecinos seguían mirando.

En el primer interrogatorio del detective local James Dobson, las dos niñas respondieron con evasiones y contradicciones. Mary era fría y manipuladora, pero cometió el error de mencionar las tijeras como el arma con la que golpearon a Brian cuando nadie se lo había dicho.

Más tarde, cuando Dobson vio a Mary Bell parada frente a la puerta principal de Brian y bromeando con los miembros de la familia, o pasando tiempo frotándose las manos y sonriendo, dio un paso atrás y los detuvo. En la estación de policía de Newcastle West End, ambos fueron arrestados y desde cada una de sus celdas se gritaron insultos y cargos.

Finalmente, Mary Bell confesó. Dijo que había cometido los crímenes. “Lo hice sólo por el placer y la emoción de matar”, dijo, sin mostrar el más mínimo grado de arrepentimiento o empatía.

Norma, quien también estaba detenida esperando el juicio que ambos pasarían, también contó lo que le dijo su amiga el día de la muerte de Brian: “Le apreté el cuello y apreté los pulmones, así lo matas”.

Mary Bell juicio y cadena perpetua

El 5 de diciembre de 1968 se inició el juicio de los dos menores. Norma colapsó un par de veces, pero Mary Bell siempre se mantuvo impasible. Dio respuestas astutas y desafiantes. Debido a las pruebas presentadas y su propia confesión (aunque no fue en el tribunal), la niña no tuvo muchas oportunidades de obtener la absolución.

Fue condenada pocos días después, el 17 de diciembre, a cadena perpetua por el asesinato de las dos menores, aunque la sentencia fue, según indicó el jurado, “homicidio involuntario por responsabilidad reducida”. La crónica de la sentencia publicada en el diario británico The Guardian informó que la niña, por primera vez, comenzó a llorar al escuchar su sentencia.

El juez Cusack señaló luego que Mary Bell era peligrosa y que existía “un riesgo muy grave para otros niños si no se la vigilaba de cerca”. “Tengo el poder de ordenar una sentencia de prisión y me parece que ningún otro método para lidiar con esto en las circunstancias es apropiado”, agregó el magistrado.

Casi como para reconfirmar la opinión del juez, la propia Mary Bell afirmó en el juicio que le gustaba “herir a seres vivos, animales y personas mucho más débiles que yo, que no pueden defenderse”.

David Westbury, psiquiatra del Ministerio del Interior del Reino Unido, dijo en el juicio que la niña tenía un trastorno psicopático y que necesitaba un período de tratamiento que pudiera durar “varios años”.

Norma, sin embargo, fue declarada inocente. El jurado concluyó que actuó bajo la influencia de su amiga, quien, aunque era dos años menor que ella, podía tratar con ella a su antojo.

Confinamiento y libertad

Mary Bell fue enviada a un reformatorio en Lancashire. Luego pasó por otros centros similares. En 1977, a los 20 años, la niña regresó a la portada de los tabloides cuando se enteró de que se había escapado de Moor Court para pasar la noche con dos jóvenes.

El 14 de mayo de 1980, Mary Bell finalmente fue liberada. Las autoridades consideran que ya no representa un riesgo para la sociedad. La ex convicta tuvo varios trabajos en sus primeros días, incluso en la cafetería de una escuela. Al tratar de reconstruir su vida, luchó en los tribunales para que los medios de comunicación respetaran su anonimato, sin el cual la gente no la dejaría sola.

En 1984, Mary Bell era madre. Y en 1998, cuando se publicó el libro de Gitta Sereny, Gritos inauditos, La historia de Mary Bell (“Llantos ignorados, la historia de Mary Bell”), todo se complicó de nuevo. La sociedad se indignó al saber que el escritor había pagado por el testimonio de Bell la suma de 50.000 libras esterlinas (unos 200.000 dólares en valores actuales).

free.jpg

Les parecía indecente que se le pagara a la mujer por sus atroces crímenes. Luego, un policía difundió información sobre la identidad oculta y la dirección de la mujer y su hija, y ambas tuvieron que huir de la ciudad donde vivían. Además, la hija adolescente de Mary Bell se enteró, gracias a este escándalo, de los crímenes que cometió su madre.

Anonimato de por vida

Entre las personas más furiosas por la libertad de Mary Bell se encontraban los familiares de los niños asesinados que, como era de esperar, nunca olvidaron los crímenes de sus vecinos.

June Richardson, la madre de Martin Brown, le escribió al ministro del Interior del Reino Unido para pedirle que dejara de pagarle el libro a la mujer. Según los registros de The Guardian, la carta también fue firmada por Eileen Corrigan, la madre de Brian Howe, el otro niño asesinado por Mary Bell.

En mayo de 2003, la ex asesina consiguió que la Corte Suprema británica renovara su derecho a preservar su privacidad, que terminó cuando su hija cumplió 18 años. Esta vez, pidió que su anonimato y el de su familia sea de por vida. Y lo hizo. Actualmente, se le conoce como “la orden de Mary Bell” por la norma que permite mantener oculta la identidad de los ex presos.

Lo último que le salió a Mary Bell, según el diario británico Daily Mail, es que en 2009, a los 51 años, se convirtió en abuela. En esa ocasión, la madre de Martin -quien moriría en 2013- volvió a dar su opinión. Y fue contundente: “Un hijo es una bendición. Ella tomó mi bendición y me dejó con un dolor que duró el resto de mi vida. Espero que cuando mire a su nieto recuerde a los dos que asesinó”.

Leer la historia original aqui

fml

READ  sostenibles y made in Spain
Written By
More from Curro Bonilla

Los repartidores de Amazon cuelgan sus teléfonos móviles en los árboles para recibir más pedidos

El extraño fenómeno se observó en las afueras de Chicago, Estados Unidos,...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *