agosto 3, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

la comunidad abandonada al desarrollo del aceite de palma

3 min read

Pero Julia Barrera, portavoz del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, dijo que había llegado un puesto de salud temporal para brindar consultas básicas una vez por semana.

“No hay puesto de salud, porque cuando se definieron los servicios en la comunidad había poca población. Actualmente existe un puesto temporal compuesto por dos personas [a nursing assistant and health promoter] que vienen una o dos veces por semana ”, dijo Barrera.

Agua comunitaria desviada

Además de la contaminación, otra crítica frecuente a las plantaciones de palma aceitera y otros monocultivos es que agotan el agua.

Tres veces a la semana, Elicita Guzmán lava su ropa en el río La Noria, a temperaturas que a veces superan los 35ºC. Como más de la mitad de la gente del pueblo, no tiene agua corriente.

“Por eso dependemos de este río. Ya se ha secado varias veces, porque la poca agua de este río va a las palmas aceiteras ”, explica.

Frente a Guzmán y sus dos hijas pequeñas, que se bañaban con un balde, se extendían las interminables hileras de palmas aceiteras del Grupo HAME. El caudal del río La Noria era bajo y la plantación estaba siendo regada con agua del río.

Guzmán explicó que cuando el río no se desvía para regar las palmeras, el agua llega a su cintura. En este día, el flujo apenas le llegó a las rodillas. “El río se está muriendo cuando empiezas a regar las palmeras”, dijo.

Lo mismo ocurre con el vecino Río Madre Vieja, cuyas aguas también se desvían hacia plantaciones de palma. Las mujeres ya se ven afectadas de manera desproporcionada por la palma aceitera, y tener que encontrar agua potable para cuidar a sus familias representa una carga adicional para ellas.

READ  Una brutal represión en Nicaragua está impulsando una nueva ola de migrantes a los EE. UU.

apoyando a la comunidad

La mayoría de los hombres en San Juan La Noria trabajan en plantaciones de palma aceitera. Aquellos que no tienen uno trabajan en granjas locales de banano y caña de azúcar. Abán dice que Grupo HAME no tiene suficientes proyectos para apoyar a la población local.

“Las palmas de aceite no apoyan a la comunidad con proyectos. Ellos (el Grupo HAME) nos dicen que debemos estar agradecidos porque le dan trabajo a nuestra gente ”, dijo.

Edwin Juárez, de 20 años, cosecha fruta de plantaciones de palma aceitera y gana alrededor de 2.500 quetzales (330 dólares) al mes. “Pagan muy poco, pero por necesidad tengo que pagar porque no hay otra fuente de trabajo aquí”, dijo.

En Guatemala, el salario mínimo mensual para las actividades agrícolas es de 2.992 quetzales, unos 400 dólares, lo que significa que las empresas de palma aceitera no cumplen con el salario mínimo fijado por el Ministerio de Trabajo.

Los padres José Luis Paiz y Mario Jolón ofrecen misa una vez por semana en la iglesia de San Juan La Noria. Ambos coinciden en que el pueblo está abandonado y que las granjas cercanas explotan a los trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.