julio 2, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

La administración de Biden lucha por evitar el boicot vergonzoso de la cumbre latinoamericana programada para el próximo mes

5 min read

La llamada Cumbre de las Américas está programada para ser organizada por Estados Unidos a principios de junio, marcando la novena reunión de países de la región y la primera vez que Estados Unidos organiza la cumbre desde 1994.

Pero la preparación ya se ha visto envuelta en controversia sobre la lista de invitados, lo que obligó a los funcionarios estadounidenses a tratar de suavizar los lazos y arrojó dudas sobre el resultado de la reunión en un momento crítico en el hemisferio.

A principios de este mes, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la participación de México no se confirmará hasta que Estados Unidos invite a todos los países del hemisferio, argumentando que ningún país debe ser excluido de la cumbre. Funcionarios estadounidenses han dicho repetidamente que los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela no serán invitados a la cumbre debido a sus antecedentes en materia de derechos humanos.

Pero en los últimos días, la administración revocó algunas de las políticas de Trump relacionadas con Cuba y alivió algunas sanciones energéticas a Venezuela, lo que indica la importancia de participar en la cumbre y la importancia de evitar un boicot vergonzoso por parte de países clave en un momento político difícil para Venezuela. el presidente Joe Biden.

“Estamos en diálogo, con el objetivo de invitar a todos”, dijo López Obrador en conferencia de prensa este lunes. “Por lo menos ellos (Estados Unidos) actuaron con respeto, no hubo un rechazo total y tajante”.

“Aún faltan días, espero que esta semana podamos informar, para no especular, ni conjeturar, filtraciones; una vez que tengamos todos los elementos, estableceremos nuestra posición aquí”, agregó López Obrador.

READ  Republicano le dice a Harris que lleve a legisladores fronterizos en un viaje a Centroamérica | Examinador de Washington

Un funcionario del gobierno le dijo a CNN que la administración Biden está evaluando opciones para incorporar “las voces de los pueblos cubano, venezolano y nicaragüense al proceso de la Cumbre”.

Si López Obrador se salta la reunión y otros lo siguen, sería un desprecio por la administración Biden, que ha enfatizado los lazos con América Latina y busca fortalecer los lazos a medida que China avanza en la región.

La semana pasada, EE. UU. y México discutieron opciones específicas para que México asista a la cumbre, según una fuente familiarizada con las discusiones. Las negociaciones están en curso y aún no se ha tomado una decisión, dijo la fuente.

El exsenador Christopher Dodd, quien se desempeña como asesor especial de la cumbre, dirigió las discusiones a los EE. UU. por teléfono el miércoles pasado, según un funcionario de la Casa Blanca. Las discusiones, dijo el funcionario, fueron amplias e incluyeron conversaciones sobre la participación de México.

La primera ola de invitaciones a la Cumbre de las Américas salió la semana pasada, según el funcionario de la Casa Blanca, y agregó que la administración está considerando invitaciones adicionales. La Casa Blanca no dio a conocer la lista de invitados.

Sin embargo, el vaivén en curso ha sembrado dudas entre los socios estadounidenses en la región sobre la efectividad de la cumbre.

“Es una cumbre organizada en torno a conversaciones entre presidentes o primeros ministros”, dijo a CNN un alto funcionario guatemalteco. «La cumbre es importante por derecho propio, pero sería menos exitosa si no fuera al más alto nivel».

Antes de que se enviaran las invitaciones, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, dijo que no asistiría a la cumbre luego de que Estados Unidos criticara la reelección del fiscal general de su país. No está claro si cambiará su posición después de que se envíen las invitaciones.

READ  Bajo su estrategia "Regenerar la Tierra y sus Recursos", One Banana crea un proyecto único para restaurar los hábitats de los polinizadores

Otros países latinoamericanos, además de México, discreparon con el hecho de que las invitaciones no fueran extendidas a Cuba, Venezuela y Nicaragua. La presidenta de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, dijo en Twitter: “Si no están presentes todas las naciones, no es una Cumbre de las Américas”.

Guatemala y Honduras son parte de la cartera de la vicepresidenta Kamala Harris para abordar las causas profundas de la migración. A fines de enero, Harris también asistió a la inauguración presidencial de Castro de Zelaya. Pero ella no se ha acercado a ninguno de los dos países en el período previo a la cumbre.

El presidente argentino, Alberto Fernández, a su vez, dijo asistirá a la cumbre, pero se hizo eco de las preocupaciones sobre la exclusión de las naciones. Sin embargo, no está claro si participará el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, uno de los países más grandes del hemisferio.
El presidente boliviano Luis Arce fue un paso más allá, dicho él no participaría si los países fueran excluidos.

Matthew Rooney, director del Instituto de Alcance y Alianzas Estratégicas del Centro Presidencial George W. Bush, señaló que no es raro que la cumbre invite solo a líderes democráticos, pero el revés de las últimas semanas habla de la dinámica de cambio en el región.

“Estados Unidos debería poder invitar a quien quiera a su casa y los demás invitados deberían estar felices de ser invitados”, dijo Rooney a CNN. «Envía una señal política de que el atractivo de Estados Unidos no es lo que solía ser y la fuerza del compromiso de la cumbre con la democracia no es lo que solía ser».

READ  Internacional: La Oficina de Suspensión y Expulsión del Banco Mundial lanza un directorio global sobre suspensión y expulsión

La cumbre llega en un momento de migración masiva en el hemisferio occidental. Según el Departamento de Seguridad Nacional, más de 6 millones de refugiados y migrantes venezolanos han huido del país. Los nicaragüenses también han sido cada vez más migrantes, al igual que los haitianos que se mudaron a la región hace años.

Los elementos de un pacto para proteger a los migrantes están siendo circulados y discutidos entre los países antes de la cumbre, dijo el alto funcionario guatemalteco.

La primera dama, Jill Biden, visitó Ecuador, Costa Rica y Panamá en los últimos días para «enfatizar la importancia de la asociación con Estados Unidos» antes de la cumbre de junio.

Al salir de su viaje a América Latina, Biden respondió a una pregunta sobre si estaba seguro de que los países que visitó participarían en la Cumbre de las Américas.

«Todos los países que visité dijeron que estarían allí. Estoy deseando que llegue. Es en 10 días», dijo.

Cuando se le preguntó si estaba preocupada por las amenazas de boicot de ciertos países, dijo: «No estoy preocupada. Creo que vendrán».

Kate Bennett de CNN contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.