septiembre 19, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Huracanes ETA e IOTA: 6 meses después – Guatemala

5 min read

Noel Sampson es asistente de programa para operaciones de ayuda humanitaria y protección civil de la UE en la Oficina Regional para América Latina y el Caribe. Viajó a Guatemala poco después de los huracanes ETA e IOTA para evaluar la situación y apoyar la respuesta.

Luego, Sampson regresó 6 meses después para monitorear los proyectos financiados por la UE y presenciar de primera mano cómo les estaba yendo a las comunidades afectadas. En esta conversación, relata lo que significa sobrevivir a tal catástrofe.

¿Cómo es para las personas que viven en áreas rurales aisladas experimentar un huracán catastrófico, o peor, dos de ellos, como fue el caso de ETA e IOTA en noviembre de 2020?

No hay suficientes palabras para describirlo y solo las personas que han sobrevivido realmente lo saben.

Primero, escucha en las noticias que un gran huracán ha devastado el país vecino. Parece lejano, pero está más cerca de lo que crees. Nadie recibe alertas en sus teléfonos celulares: en las comunidades rurales de Guatemala, casi no hay red. La mayoría de la gente depende de la radio.

Cuando la lluvia aumenta, notas que algo anda mal. Las aldeas de los departamentos de Izabal y Alta Verapaz en Guatemala, así como en muchos otros lugares de Nicaragua, Honduras y El Salvador, están acostumbradas a sequías prolongadas y severas seguidas de temporadas de lluvias intensas.

Un huracán es diferente. Cuando llueve demasiado, la ansiedad se apodera de ti y comienzas a preocuparte por tu hogar, familia, ganado y cultivos.

Después de unos días de lluvia incesante, el agua fangosa invade tu hogar. El suelo está empapado, el agua gotea del techo. La situación empeora cada hora, con el nivel del agua subiendo por encima de la cintura y cubriendo todos los muebles. Vientos extremadamente fuertes soplan partes de su hogar. No tiene más remedio que salir y tratar de proteger a su familia, sin importar lo exhausto que esté.

READ  Ni Trump ni Biden, el oro será el ganador, dice el inversor

¿Qué sucede cuando alguien decide irse y huir por seguridad?

Por lo general, la gente intenta llegar al lugar más cercano que no esté inundado. En Santa Anita y San Cristóbal Verapaz, Guatemala, la comunidad llegó al cerro donde se ubica el cementerio. La gente me decía que era un tanto irónico que un lugar destinado a los muertos les salvara la vida.

El pueblo estaba completamente cubierto de agua. Pasaron las noches en la capilla abarrotada o en cualquier otro refugio que el cementerio pudiera ofrecer, esperando que las inundaciones amainaran. El miedo a estar expuesto al COVID-19 empeora la situación.

No hay refugios de emergencia, las carreteras se deterioran con las fuertes lluvias y las escuelas están lejos. La gente ya era vulnerable antes de las tormentas, dependiendo de pequeñas parcelas de tierra para vivir, a menudo nunca lo suficientemente buenas para una agricultura rentable. Los pocos ahorros que tienen no les permiten comprar alimentos ni construir o alquilar una casa nueva.

A pesar de la ansiedad, cuando las lluvias de ETA amainaron, muchos se sintieron aliviados: habían sobrevivido a la tormenta más catastrófica en América Central en más de 20 años. Desafortunadamente, no fue el final.

Se estaba gestando otro huracán. En español podríamos decir ‘lluvia sobre mojado’ – ‘lluvia en suelo húmedo’ – ¿qué tan precisa es esa expresión?

Mientras la gente luchaba contra ETA, el huracán IOTA se formó frente a la costa atlántica, siguiendo el rastro de destrucción de ETA. Los dos huracanes azotaron Centroamérica con quince días de diferencia, y cuando llegó el segundo, el suelo ya estaba saturado por las lluvias anteriores.

READ  8 errores comunes para evitar

Más pueblos terminaron completamente sumergidos. La UE asignó de inmediato más de 2,85 millones de euros a socios humanitarios de la región para que intervinieran lo antes posible. Cientos de comunidades quedaron incomunicadas y llegar a ellas fue un gran desafío.

Fue una catástrofe sin precedentes en las últimas 2 décadas para Centroamérica. Aproximadamente 254 personas murieron y 205 siguen desaparecidas. Más de 9 millones de personas se han visto afectadas y se estima que 1,8 millones, incluidos 720.000 niños, todavía necesitan asistencia humanitaria.

La emergencia generada por los huracanes tiene graves consecuencias sobre la economía local, la seguridad alimentaria, la salud, la vivienda, el agua y el saneamiento. Muchas escuelas fueron destruidas, poniendo en grave riesgo la educación de los niños de Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador.

En general, la UE ha asignado más de 10 millones de euros en respuesta humanitaria a ETA e IOTA, reorientando 7,3 millones de euros específicamente para proporcionar alimentos a los más vulnerables en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Viajó a Guatemala después de las tormentas y nuevamente 6 meses después, en mayo de 2021. ¿Qué tipo de situación encontró?

Muchas de las comunidades afectadas todavía parecen áreas de posguerra. Algunas personas han vuelto, pero todo ha cambiado. El agua ha bajado, pero muchas casas se han ido o se han hecho añicos.

La ayuda financiada por la UE fue vital, ya que ayudó a las personas en las primeras etapas de recuperación y cubrió sus necesidades básicas, pero el daño sigue siendo enorme. ETA e IOTA también generaron trauma colectivo.

La gente lo ha perdido todo, situación que aumenta la ansiedad y conduce a episodios de depresión, sumándose a la ya difícil situación del coronavirus. La respuesta financiada por la UE también incluyó un amplio apoyo psicológico a todas las comunidades afectadas.

READ  ¿Subir todas las montañas? No a menos que el Congreso apruebe la Ley de sueños y promesas | Cartas al editor

La ayuda en efectivo financiada por la UE proporcionada por socios humanitarios ha ayudado a más de 8.300 familias en Guatemala a comprar alimentos y medicinas, pero todavía queda un largo camino por recorrer. 6 meses después de que los huracanes ETA e IOTA devastaran muchas aldeas, se acerca una nueva temporada de huracanes y ya ha comenzado a llover.

Miles de personas siguen sin hogar, traumatizadas y desesperadas. Muchos fueron desplazados en sus propios países. Sin embargo, algunas personas ahora valoran las redes de apoyo y solidaridad dentro de su propia comunidad, ya que fueron las primeras en apoyarse mutuamente.

Muchos salieron de esta situación más fuertes y más resistentes. Sin duda están agotados, pero saben que no están solos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.