¿Ha dejado huella la solidaridad del encierro? ¿Somos mejores personas?

Salimos en masa y a tiempo para que los balcones honrar a los profesionales de la salud, muchas empresas han recurrido a distribucion de comida la población en riesgo o en la fabricación de material sanitario de manera altruista, atendemos a las personas mayores, vecinos dejaron de ser personajes anónimos, el trabajar como voluntario de las ONG ha crecido exponencialmente … El encierro desató una ola de solidaridad nunca antes vistay estábamos encantados con la especulación de que la pandemia – global, transversal, implacable – nos transformaría para mejor como individuos y como sociedad.

Ahora las necesidades han cambiado y el soufflé desinteresado esta cayendo al ritmo de la desaceleración. ¿La solidaridad del encierro dejó un residuo consistente o, por el contrario, somos los mismos de antes, pero con una máscara? Los expertos hablan.




Aplaudir a los profesionales de la salud todos los días a las 8 de la noche fue para muchos la forma de sumarse a la ola de solidaridad desatada con el encierro (Mané Espìnosa)

“Si somos mejores personas, es una pregunta que me hacen mucho mis pacientes”, reconoce Mònica López, quien fue la coordinadora del dispositivo de asistencia psicológica al ciudadano del Colegio de Psicologia de Catalunya durante los primeros tres meses de emergencia. “No diría que somos mejores, diría que aprendemos muchas cosas es que reflexionamos mucho. La mayoría de la gente dejará este aprendizaje con un crecimiento, pero eso no es generalizable ”.

Covid-19 reveló importantes debilidades, como la de los ancianos, y la población respondió. “El ser humano, ante las dificultades, se reorganiza de inmediato. Lo que aumenta nuestra resiliencia es ayudarnos y acompañarnos. Lo hacemos por los demás, pero también por nosotros mismos: ‘cosiendo máscaras, controlo la situación en el descontrol que siento’ ”, argumenta López.


“Lo que aumenta nuestra resiliencia es ayudarnos; Lo hacemos por los demás, pero también por nosotros mismos ”



“El nivel de ayuda espontánea”, continúa, “probablemente fue más alto en el momento del mayor impacto de la emergencia. Como esta caer algunas de las emociones se han normalizado que tuvimos. Las personas que han tenido una actitud solidaria y voluntaria ciertamente seguirán haciéndolo. Con el Covid-19 también se crearon grupos de personas que trabajan de forma organizada ”, añade.




Anna García es una de esas personas que se adhiere a cualquier causa social. Unos días antes del encierro, atendió una llamada de una empresa Rubí que buscaba voluntarios para confeccionar máscaras y organizó grupos que fabricaron y contribuyeron a la distribución de miles de unidades. “Las personas a las que apoyan siempre están ahí, pero son anónimos, no quieren medallas”, explica. Y utiliza un tono de decepción para presentar sus conclusiones: “También pensé que seríamos mejores personas, pero la gente mira en casa”.


“Las personas solidarias siempre están presentes, pero son anónimas”



El sociólogo Francesc Núñez se mostró escéptico desde el primer momento sobre la ola solidaria. “Ya dije que no había necesidad de arriesgar eventos”, recuerda. “No era tanto entonces, ni ahora es tan poco”.

“En una situación en la que se rompe la normalidad, la gente puede organizarse rápidamente; Se ha demostrado en situaciones de guerra o represión. La solidaridad surge en circunstancias en las que es posible y necesaria, pero con circunstancias cambiantes volveremos a ser los mismos. Es el individualismoVivimos en sociedades muy competitivas, donde la distribución de recursos se basa en la competencia. Qué (confinamiento) no nos cambió: fue un efecto de las circunstancias ”, reflexiona Nuñez.





“Siempre fui escéptico sobre la ola solitaria: no tanto entonces, no ahora para ninguno de ellos”



En su opinión, el fenómeno fue multiplicado por los medios. “Tantas tonterías empezaron a molestar”, dice Núñez, refiriéndose a una “excesiva voluntad de solidaridad”. Todo esto será bueno: “Las dinámicas de apertura siempre son buenas, algunos comportamientos sociales han dejado huella. No era un saldo cero, pero las circunstancias ahora no los hacen tan visibles como entonces ”.

La impactante experiencia nos hizo reflexionar sobre aspectos como la solidaridad o el valor de las personas mayores. “Vale la pena esforzarse y no olvidar”, prescribe la psicóloga Dolors Liria. “Si hemos aprendido como una sociedad, lo sabremos en unos años”, Razona.

Un voluntario de Cruz Roja (Mané Espinosa)

Un voluntario de Cruz Roja (Mané Espinosa)

Pero primero, un posible empeoramiento de la situación epidemiológica puede conducir a severos confinamientos y restricciones. ¿Volverá a crecer el espíritu de solidaridad? “Por mucho que nos confinaran por un segundo hola difícil, no creo que reaccionáramos de la misma manera. Al comienzo de la pandemia, todo tenía un papel épico que ahora no tendría ”, predice Francesc Núñez. “Estamos más debilitados, enojados, incrédulos. Recientemente ha sido el día con más muertos y más contagiados del mundo y parece que no pasa nada. Siempre trabajamos así por motivos antropológicos, solemos trabajar en piloto automático ”.




“Lo que cambiaría es la intensidad de la respuesta”, entiende Mònica López. Y agrega: “Sería diferente porque la experiencia del primer encierro nos enseñó muchas cosas que sería muy bueno volver a activarlas. Hay personas que se sorprenden mucho de la capacidad de hacer las cosas y adaptarse que tienen. Sería bueno que comenzáramos todo lo que funcionó para nosotros. Y lo volveríamos a apoyar, porque es una actitud y la gente solidaria es siempre tan, confinado no “.


EN PRIMERA PERSONA

“Los jóvenes han sido nuestros aliados”



Josep Quitet (Ana Jiménez)

Josep Quitet (Ana Jiménez)

En más de 40 años de implicación con la organización, el presidente de Cruz Roja en Cataluña, Josep Quitet (Manresa, 1955), no había visto un movilización de voluntarios tan masivo como lo que sucedió durante la pandemia. Es, dice, el lado positivo de toda esta crisis.




¿Respondieron los voluntarios a la emergencia?

Siempre decimos que la sociedad es cada vez más materialista y egoísta, que no es solidaria y no vive pensando que hay gente que sufre y que hay que ayudar. Pudimos verificar, y quedamos gratamente sorprendidos, que este no es el caso. En Cataluña pasamos de 16.000 a 22.000 voluntarios, y sin haber podido realizar campañas de afiliación. Encontramos que los voluntarios de más de 60 años tenían que ser colocados en segunda línea por motivos de salud, pero no se iban a casa: realizaban tareas administrativas o realizaban 120.000 llamadas a personas mayores que vivían solas.

Los jóvenes deben estar en primera línea.

Desde marzo han entrado más de 6.000 voluntarios y el 90% son jóvenes, y se han incorporado de forma espontánea. No entendemos algo. A veces criminalizamos a los jóvenes, decimos que no colaboran en nada, pero para Cruz Roja han sido nuestros aliados, hemos podido hacer todo con su ayuda. Aquí aguantan todo el verano, están todos conectados y quieren seguir colaborando.

¿Cómo explica esta inesperada movilización juvenil?

La conclusión es que los jóvenes deben creer en algo que los motive. Estamos en una situación que nunca ocurrió, inusual y descontrolada, que muestra la fragilidad de la sociedad. Nos pareció que lo controlamos todo y nos dimos cuenta de que la humanidad es frágil. Entendemos que los jóvenes hayan visualizado esta fragilidad y digan ‘escucha, tenemos que luchar por algo’.




Luchan por el presente y el futuro, una causa que les importa y que les motiva. Aproximadamente el 70% de los 6.000 nuevos voluntarios, el 57% de los cuales son mujeres, quieren seguir colaborando. El 32% tiene entre 18 y 27 años y casi el 30% tiene entre 28 y 38 años.

Alimentos para familias vulnerables por la crisis del coronavirus (Mané Espinosa)

Alimentos para familias vulnerables por la crisis del coronavirus (Mané Espinosa)

¿Somos mejores como sociedad?

De la experiencia que hemos vivido intensamente, desde el inicio en la primera línea, este mito que la gente no apoya es falso. Se ha demostrado la solidaridad, especialmente entre los jóvenes. Cuando vemos que hay un problema que afecta a la humanidad, la gente se solidariza. Y no solo personas, sino también empresas. Llegamos a 258 empresas, fundaciones y entidades catalanas que colaboran con Cruz Roja mediante aportaciones económicas, alimentarias o logísticas. Primero, existe la solidaridad; en segundo lugar, debemos dejar de criminalizar a los jóvenes, son nuestros aliados, saben que están luchando por una causa.

¿Qué pasará de ahora en adelante con la ola de solidaridad?

El 70% de los jóvenes que acudieron espontáneamente a Cruz Roja para hacer un trabajo quieren continuar. Podemos decir que esta solidaridad continuará. Los mayores de 60 años van a seguir, están luchando en la telefonía, en los trabajos de administración … Esta solidaridad que hemos ganado se quedará.

¿Ha hecho la pandemia más visibles las necesidades de los ancianos?

Tenemos personas mayores en situaciones de soledad no deseada. Estábamos trabajando en ello, pero quizás no éramos plenamente conscientes de esta fragilidad social y humanitaria. Las personas que han llamado han visto que estaban esperando las llamadas, para que puedan tener alguien que hable contigo, para ver que hay. Nos damos cuenta de que esto es extremadamente importante.

También está el tema de los derechos sociales: hay muchas personas que tendrían derecho a la asistencia social pero no saben cómo hacer los trámites. También es un tema que teníamos antes, pero ahora sabemos la importancia de acompañar a estas personas.


“Estamos en una situación que nunca ocurrió y ha puesto de relieve la fragilidad de la sociedad”




¿Qué es lo que más está aumentando después de la crisis de Covid-19?





Puntuaciones totales: 0

READ  Muere Mario Molina, premio Nobel de Química en 1995
Written By
More from Piedad Ocanas

Cómo borrar la caché de WhatsApp y qué beneficios traerá a su dispositivo

(Foto: Dado Ruvic / Reuters) Aplicaciones móviles como WhatsApp se encuentran en...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *