Gobierno, para aprovechar la última fase de la segunda crisis económica | EL UNIVERSAL

Cuando el presidente Iván Duque declaró la emergencia económica como una alternativa para adoptar medidas para enfrentar la pandemia de coronavirus a mediados de marzo, el gobierno explicó a todos los niveles y a los colombianos que esta emergencia debería utilizarse en particular para el sector de la salud.

En consecuencia, se comenzaron a prever medidas para fortalecer los hospitales, el suministro de suministros médicos necesarios a los trabajadores del sector, a lo que se agregaron medidas económicas, educativas, laborales, políticas e incluso judiciales.

La cifra que utilizó el presidente nacional aparece en la Constitución Política, el estado de shock, y que esta vez se configuró porque la crisis de salud causada por la pandemia estaba a punto de ocurrir. La carta política indica que puede declararse por un máximo de noventa días. El primero ya tenía 30 días y en el segundo se declaró para el mismo período.

La peculiaridad de esta figura es que durante este tiempo el jefe de Estado, con el apoyo de los ministros de la oficina, puede adoptar medidas que normalmente requieren la aprobación del Congreso de la República, por medio de leyes. En consecuencia, los senadores y representantes ya han pedido ir al Capitolio Nacional para seguir los decretos legislativos, que ahora son más de 100, que han sido publicados por el gobierno.

Entre estas normas, el presidente Duque incluso creó un impuesto temporal, que estableció una contribución especial a los salarios de más de 10 millones de pesos de altos funcionarios, comenzando por el propio Jefe de Estado.

El ex asesor legislativo Luis Estrada, asegura que en medio de esta agitación interna, lo que aún está en deuda, es que el Congreso decide en profundidad los decretos. “No debe confundirse que el Congreso, porque se han llevado a cabo docenas de debates sobre el control político, piensa que este monitoreo ya se ha llevado a cabo. Hay dos comités, en el Senado y en la Cámara, que evalúan el informe enviado por el gobierno en la primera emergencia económica, pero no han hablado. El problema es que ya estamos en medio de la segunda y nada “.

Frente a las medidas en general, el analista Andrés Fandiño dice que “en general, las medidas han sido exitosas. El país ha entrado en varias fases emocionales, como la primera en la que el aeropuerto tuvo que cerrar. Explica que en medio de estos momentos, el gobierno adoptó las medidas.

El politólogo Jhon Mario Gonzáles cree que, en conjunto, también debe reconocerse que, por el lado positivo, el gobierno “está listo para activar el aparato estatal en diferentes sectores sociales”. También señaló que Duque, en la adopción de numerosos decretos legislativos, lo hizo incluso por la oposición de sectores de su partido político.

Andrés Fandiño, quien también fue gobernador a cargo de Santander a fines del año pasado, argumenta que en los asuntos pendientes que siempre tiene la administración nacional, es la atención especial y urgente que debe prestar a departamentos de Amazonas, Chocó, Guainía y Arauca, donde los casos de contagio de coronavirus se están disparando.

El analista Estrada también cree que en esta segunda fase “aunque el gobierno ha tenido regulaciones como el subsidio salarial para las empresas afectadas por la pandemia, debería ser aún más profundo, por ejemplo, ser más enérgico en el tema. arrendamientos, porque es un problema que ha detenido el comercio, entre otros aspectos “.

Políticamente, el analista Jhon Mario González sostiene que “el presidente siempre tiene más liderazgo, a veces parece ser, cada noche, un presentador de televisión”.

El experto en administración pública y director de Biogouvernement et Stratégie DC, Diego Corrales, analiza las emergencias locales y regionales, es decir, lo que los municipios y departamentos deben vivir para salir de la crisis que estábamos experimentando en ese momento, la pandemia y su desaceleración económica.

“Las medidas tomadas por el gobierno permiten a los líderes locales y regionales tener un margen especial para continuar lidiando con el problema de la pandemia con sus posibles consecuencias de acuerdo con las necesidades de cada contexto. Hay una cosa muy clave, debe venir una fase estratégica de acupuntura, es cada comuna del país, cada territorio, tendrá que ser estudiado y se deben tomar las medidas necesarias de acuerdo con lo que está sucediendo. No es el mismo municipio donde el coronavirus nunca ha llegado a otra gran ciudad, donde hay grandes problemas, cada municipio, cada región debe verse en su contexto y allí los poderes que el gobierno otorga a los gobernadores y los alcaldes también pueden tomar decisiones, es un tema como la acupuntura, punto por punto “.

También enfatizó que parte de las medidas que se han tomado están ayudando a redirigir recursos y hacer transferencias, incluidas las adiciones para asistir, dependiendo de los problemas encontrados.

Corrales también afirma que “una segunda cosa y más importante es que esta debe ser la base para que los gobernadores y alcaldes comiencen a reactivar la economía, les brinda protección legal y les da un impulso legal en asuntos económicos pero eso tendrá que ser una gran parte de lo que hacen los líderes para poder reactivar la economía “.

El consultor cree que los líderes deben ser estratégicos en el futuro cercano, como aprovechar el turismo como una alternativa a la reactivación, especialmente al final del año, ya que el turismo en el extranjero seguirá siendo muy limitado y estas opciones nacionales serán las que harán que viajar sea Colombianos.

Para Corrales, estaba claro en medio de la crisis que el país todavía está muy lejos de la digitalización de la economía, “este gran salto en torno a la virtualidad no solo del teletrabajo y la educación, sino también de la voluntad económica Será fundamental para todo esto, muchas de las ayudas que el gobierno no ha podido proporcionar es que no hay un sistema claro para digitalizar la economía. “

Una gran parte de las medidas, en el concepto del abogado Ricardo Burgos, tienen que ver con las decisiones tomadas sobre el hacinamiento en las cárceles, esto porque las prisiones se convirtieron en ese momento en una de las principales fuentes de contagio masivo de La pandemia. Sobre el destino que todas las medidas pueden tener durante su interrogatorio ante el Tribunal Constitucional, el abogado Ricardo Burgos, sostiene que “tenemos un hacinamiento de 50,000 detenidos, la solución no fue el decreto que se emitió, que impone más restricciones a la detención domiciliaria que el mismo Código Penal ”.

Para Burgos, mientras que en países como España o Portugal, se tomó la decisión de liberar a más de 10.000 personas bajo presión, en Colombia, somos poco más de 500, mientras que el número de enfermos en las cárceles ya se ha disparado, es decir, no lo han hecho. hizo prevención a tiempo. “Es un decreto que es inútil … muestra la incompetencia del Ministerio de Justicia para encontrar soluciones a este respecto”.

Los analistas coinciden en que se debe aprovechar la última fase de la emergencia económica para tener una serie de medidas que conduzcan a la reactivación, incluso si tiene un alto costo para las finanzas públicas, pero esta vez es la recuperación millones de colombianos.

You May Also Like

About the Author: Benjamin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *