Fotos / El cielo antártico a los ojos de “Astrolina”

La argentina Jorgelina Álvarez cuenta su experiencia en la Antártida, donde exploró el imponente cielo astral y enfrentó temperaturas de hasta 41 grados bajo cero.

Por:
EFE

Apasionada del cielo y sus fenómenos, Jorgelina Álvarez o “Astrolina”, conocida por sus fotografías de paisajes de los cielos nocturnos, es pionera de la astrofotografía en la Antártida. Allí, durante un año y mientras trabajaba como meteorólogo, desafió constantemente temperaturas bajísimas y vientos muy fuertes en su afán por captar el imponente cielo austral con su cámara.

Observar el cielo la deslumbró desde muy joven. Nacida en un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires, a 200 km de la capital argentina, cada noche Jorgelina dirigía su mirada al cielo despejado o tormentoso de la llanura pampeana.

“Desde el patio de mi casa siempre me detenía a mirar, a observar el cielo, durante el día también las tormentas, su evolución”, dice Álvarez a Efe.

“Todas las noches veía puntos que se movían, que ahora sé que son satélites, cosas que brillaban, que ahora sé que son meteoros o estrellas fugaces, y eso me hizo querer saber más”, recuerda.

De adulta, formada en meteorología y afincada en Buenos Aires -ciudad cuya contaminación lumínica impide la observación del cielo-, Jorgelina quiso retomar este vínculo con las estrellas.

Así se incorporó a una asociación que organizaba giras de observación en el cielo nocturno. Bastaba asistir a una para reavivar el entusiasmo que la había acompañado desde pequeña.

“Entonces comprendí que me gustaba mucho la astronomía (…) fue un antes y un después para mí, porque dije que quería empezar a fotografiar esto”, dice.

READ  Este astrofísico de Columbia cree que la posibilidad de vivir en una simulación se acerca al 50% (y aun así, podemos estar seguros)

Antártida: los días

En 2016 Jorgelina trabajó en el Servicio Meteorológico Nacional. A sugerencia de una colega y amiga, que hacía años que formaba parte de la campaña antártica, Álvarez consideró presentarse a la convocatoria 2017. Una experiencia que la llevaría a vivir un año en una de las bases argentinas del continente blanco.

“Hablé de ello con mi familia y me apoyaron porque sabían que era mi oportunidad de hacer todo lo que me gusta, desde meteorología hasta astronomía y fotografía, todo en una misma combinación”, dice.

Así, en noviembre de 2017, llegó al continente sur con otros 40 compañeros, la mayoría militares.

En esos primeros meses, Álvarez se dedicó a aprender: “Aunque ya tenía experiencia, me sentía como un libro en blanco. Tuve que aprender todo de nuevo porque todo es más extremo, los fenómenos son muy diferentes a los del pasado. Viven aquí ”, comenta.

Pero no todo salió bien en el verano austral y Jorgelina tuvo el placer de fotografiar una superluna y observar un eclipse parcial de sol: “Así empecé a determinar que estaba en la Antártida, fotografiando y trabajando lo que me gustaba”, apunta.

Antártida: las noches

“Con el paso del tiempo, llegaron las noches, así que sentí la emoción de ver la Vía Láctea por primera vez en la Antártida”, dice.

A pesar de tener que hacer turnos rotativos de ocho horas, siempre que el tiempo lo permitía, Jorgelina encontró tiempo para salir a fotografiar: “Lo bueno es que cuando vas con el servicio meteorológico, todos tus compañeros te ayudan a decidir si te quieres ir. o no esa noche “, explica en broma.

READ  Tres astronautas regresaron a la Tierra después de pasar seis meses en la Estación Espacial Internacional

Sin embargo, en la Antártida un tour al aire libre requiere un protocolo que implica salir acompañado, cargando ropa que pesa ocho kilos y equipada con una radio para contactar con el centro de comunicaciones “en caso de que no regreses y tengan que ir a buscarte. . “

“Al principio, cuando dije que estaba haciendo astrofotografía, me miraron con extrañeza. Las primeras noches que tuvimos en marzo me acompañaron una o dos personas ”, recuerda.

Pero eso cambiaría pronto cuando el jefe de la base de Marambio le pidió a Jorgelina que hiciera la tradicional fotografía anual del grupo, pero con las estrellas de fondo.

“Esa foto, quiso el jefe de la base con el look de ‘Astrolina’, fue una satisfacción enorme”, dice Álvarez con entusiasmo.

Fue la primera noche que todos vieron las estrellas: “A partir de ahí empezaron a entender lo que decía, fue un antes y un después (…) terminamos con quince en las giras”, dice Jorgelina.

Durante sus excursiones, la astrofotógrafo observó fenómenos que nunca antes había visto: nubes noctilucentes (compuestas por cristales de hielo), lenticulares (en forma de lente convergente) o estratosferas polares, producto del agotamiento del ozono y visibles solo en la Antártida o el Ártico. .

En cuanto a las temperaturas, Jorgelina tuvo que afrontar los 41 grados bajo cero: “Esa noche nosotros y el equipo (cámara y trípode) nos quedamos helados”, dice con vigor.

“Ese año para mí fue muy fructífero porque fue como una terapia, puse mi energía en la astrofotografía”, agrega.

“Cada vez que lo cuento me vuelve la memoria y me emociona, porque no todo fue color de rosa, pero esto también es bueno porque fue como un viaje introspectivo, fue como aprender mucho de mí”, explica.

READ  Una dieta saludable puede ayudar a proteger contra el Covid-19, dicen los expertos

Pandemia, astrofotografía y divulgación

“La Antártida fue un antes y un después de mi carrera astrofotográfica”, comenta Jorgelina.

“El año pasado tomé una decisión y dije, voy a seguir mis instintos y mi pasión al cien por cien, y me dedico a la astrofotografía, soy una empresaria de astrofotografía”, dice.

En 2020, a raíz de la pandemia, Álvarez tuvo que ofrecer la versión de sus cursos online, en los que no solo habla de astrofotografía de paisajes, sino que también difunde sus conocimientos sobre astronomía.

“Tengo estudiantes de la Antártida, que están en la base Esperanza, de España, Perú, Chile y Argentina. Debemos aprovechar este momento para conectar, al menos de forma remota, con muchas personas de todo el mundo ”, enfatiza.

Mientras espera el regreso a las lejanas montañas o campos, “Astrolina” recorre su ciudad natal para fotografiar el paisaje de la “maravillosa llanura” que lo rodea, cuando las condiciones climáticas y la posición astronómica lo permiten.

Sobre la Antártida, dice: “Todavía no sé cómo, pero sé que volveré.

Written By
More from Piedad Ocanas

Así te estafan en WhatsApp y roban tus datos personales

Así te estafan en WhatsApp y roban tus datos personales | Pixabay...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *