Cronica

Mundo completo de noticias

Estudiantes construyen más que una casa con viaje ‘sweat equity’ en Guatemala
Las noticias más importantes

Estudiantes construyen más que una casa con viaje ‘sweat equity’ en Guatemala

Estudiantes construyen más que una casa con viaje ‘sweat equity’ en Guatemala

Una docena de estudiantes de secundaria están intercambiando sus libros y tecnología por botas de trabajo y trabajo manual con la esperanza de marcar una diferencia en la vida de una familia.

Del 22 de marzo al 1 de abril, los estudiantes de la Escuela Secundaria Católica Holy Cross, junto con los maestros Chris Clarke, Christine Clarke y Julia Taylor, aprenderán la cultura y los valores de las personas que viven en un área remota de Guatemala y trabajarán junto a ellos para construir una casa.

El “viaje de trabajo” marca el quinto año de Holy Cross en Guatemala trabajando con Wells of Hope, una organización interdenominacional sin fines de lucro fundada por Ted y Miriam Van der Zalm. El grupo tiene como objetivo llevar agua limpia a los pobres en Guatemala y ayudarlos con vivienda, educación y atención médica.

“Estoy muy emocionado de salir y ayudar a la gente, ver cómo lo que puedo hacer puede tener un impacto en los demás… hacer del mundo un lugar mejor”, dijo Kurtis Baddeley, estudiante de 12º grado. “Quiero ser maestra y me encantaría hacer eso con mis alumnos algún día”.

Talisyn Leckie, estudiante de grado 12, quien fue la primera de unos 40 estudiantes en inscribirse en el viaje, está de acuerdo.

“Creo que fui puesto en esta tierra para ayudar a la gente; mi vocación, se podría decir”, dijo el joven de 17 años. “Quiero llevar la experiencia aún más lejos… [youth] son el futuro. Nosotros somos los que podemos cambiar las cosas. Y algo así es mucho más grande que simplemente darle un hogar a una familia, lo cual es enorme. Estamos siendo un ejemplo para los demás”.

READ  Más claridad sobre la entrada sin visado para 25 nacionalidades

A pesar de que los estudiantes pasarán alrededor de 10 horas al día haciendo trabajo manual, principalmente transportando ladrillos de adobe hechos a mano de 45 libras al lugar de trabajo, la experiencia también significa cortar todos los lazos con la tecnología.

“Curiosamente, obtienen un mayor sentido de comunidad sin él”, dijo Chris Clarke, quien, junto con su esposa, Christine, ha organizado los últimos cuatro viajes misioneros a Guatemala. «Por lo general, tenemos un motín el segundo día… pero, en última instancia, son más felices sin él porque están muy conectados con la gente y entre ellos».

En cierto modo, no tienen elección.

“Prácticamente nadie habla inglés y estamos a tres horas de la civilización… Allá todo es medieval. Realmente están en el corazón de la nada”, dijo Clarke. “Pero los niños son niños; son capaces de comunicarse sin importar las barreras”.

Los estudiantes también participan en chats instantáneos enviados a los padres y escriben en sus diarios diariamente.

El grupo también presentará su experiencia a la escuela a su regreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Fanático del tocino. Amable evangelista zombi. Practicante del alcohol. Explorador. Entusiasta del café. Escritor. Se cae mucho".