noviembre 30, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Estos migrantes fueron deportados repetidamente. Ahora están de regreso en la caravana mexicana.

5 min read

TAPACHULA, México – Mientras la Guardia Nacional Mexicana marchaba por la carretera, Nilton Aguilar, un guatemalteco de 41 años, sostenía a su hija de 9 meses con fuerza contra su pecho.

La última vez que él y su familia intentaron salir de Tapachula, un pequeño pueblo mexicano en la frontera con Guatemala, para dirigirse al norte hacia los Estados Unidos en agosto, Nilton dijo que los funcionarios de inmigración mexicanos lo derribaron al suelo, tomaron a su bebé de sus brazos y lo azotaron. durante horas antes de meterlo en la cárcel durante tres meses. Le dijo a The Daily Beast que cuando fue liberado, su familia ya había sido deportada a Guatemala, donde regresó para reunirse con ellos después de salir de prisión.

Ahora Nilton vuelve a intentarlo, y esta vez es uno de los cerca de 4.000 migrantes en una caravana que salió de Tapachula el 23 de octubre con dos objetivos principales: llegar a la Ciudad de México para presionar a las autoridades migratorias mexicanas para que proporcionen documentos legales para que puedan moverse libremente. dentro del país y luego llegar a América.

En el camino, los otros cuatro hijos de Nilton están presionados entre su padre y su madre, siguiéndolos de cerca. El calor extremo, las fuertes lluvias ocasionales y la gran cantidad de niños y mujeres embarazadas en la caravana frenaron el paso del grupo, que avanzaba sólo unos 20 km diarios.

“Eso no me volverá a pasar”, dijo Nilton, de pie junto a su familia a la sombra de un árbol. “Esta es la tercera vez que intentamos salir de Tapachula en caravana y esta vez decidimos ir a Estados Unidos”.

La familia de Nilton descansa a la sombra después de caminar 10 millas en un clima cálido desde Huixtla hasta Villa Comatitlán.

Luis chaparro

La familia logró llegar más lejos que la última vez. Después de que los hombres al frente de la caravana de migrantes se enfrentaron y atravesaron el bloqueo de la Guardia Nacional, Nilton supo que se habían mudado de los límites de la ciudad de Tapachula a la carretera principal que finalmente conduce a la Ciudad de México.

Nilton explicó que la caravana ofrecía seguridad en números, siendo la única forma de salir de Tapachula sin ser golpeada y deportada de regreso a casa. Bajo la intensa presión de Estados Unidos, México esencialmente construyó una “prisión de inmigración” en las afueras de Tapachula. Aquí, el ejército mexicano y las autoridades de inmigración han instalado varios puntos de control a lo largo de cada carretera para evitar que los migrantes sin papeles lleguen a Estados Unidos.

No hay otra manera [to leave Tapachula] sino unirse a una caravana y rezar para que no nos arresten de nuevo.

“Esta es, hoy, la prisión de inmigración más grande de Estados Unidos”, dijo Luis Villagran, activista por los derechos de los migrantes y fundador de la ONG Pueblos Unidos Migrantes. “Desde la actual administración, las autoridades mexicanas han instalado tácticas violentas para evitar la libre migración”.

En un acuerdo con Estados Unidos luego de una serie de discusiones bilaterales a principios de este año, las autoridades mexicanas se comprometieron a enviar unos 10,000 soldados a la frontera sur “para hacer más difícil viajar y hacer más difícil cruzar las fronteras”, según White House. Secretaria de prensa Jen Psaki Ponlo en una conferencia de prensa en abril.

En octubre, las autoridades mexicanas desplegaron más de 28.000 militares entre las dos fronteras, superando en número a los aproximadamente 21.000 agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. Estacionados en las fronteras de EE. UU.

Los residentes distribuyen agua a los migrantes dentro de la caravana en las afueras de Huixtla en su camino hacia el norte hasta la siguiente ciudad antes de llegar a la Ciudad de México.

Luis chaparro

Carlos, un salvadoreño de 46 años, conoce muy bien esta “prisión migratoria”. Dice que ha sido deportado dos veces de Estados Unidos a El Salvador, y esta es la tercera vez que se une a una caravana de migrantes.

“Estoy aquí solo, no tengo familia en El Salvador ni en Estados Unidos. Fui deportado por segunda vez hace unos meses después de ser arrestado en Nueva Jersey ”, le dijo al Daily Beast. Carlos no reveló su apellido ni el motivo de su presunto arresto, pero dijo que antes de ser deportado de Estados Unidos por primera vez hace dos años, pasó cinco años trabajando en Nueva Jersey.

Carlos dijo no tener conocimiento de la caravana hasta el mismo día que cruzó ilegalmente de Guatemala a Tapachula. “Mi plan era cruzar y esperar en Tapachula para tener la oportunidad de seguir hacia el norte, pero ese mismo día escuché que una caravana salía temprano en la mañana y entré”, dijo. “No tengo nada que hacer en El Salvador, las Maras [gangs] y la economía no nos permite trabajar ni vivir con dignidad. “

Para Nilton, vale la pena arriesgar la vida para llegar a Estados Unidos.

“Estuvimos atrapados en Tapachula durante dos meses antes de partir, esperando el día en que comenzara la caravana. No hay otra manera [to leave Tapachula] pero súbete a una caravana y reza para que no nos arresten de nuevo ”, dijo Nilton.

Esta sería la tercera caravana de migrantes que intentará llegar a Estados Unidos este año. En enero, una caravana de unos 6.000 migrantes partió de Tapachula hacia Estados Unidos, pero después de caminar más de 120 kilómetros, las autoridades mexicanas invadieron la caravana y deportaron a cientos. La segunda caravana partió a fines de agosto y fue bloqueada violentamente por las autoridades migratorias mexicanas antes de salir de Tapachula. Durante el enfrentamiento entre funcionarios y migrantes, un hombre fue brutalmente pateado en la cabeza por un funcionario de inmigración mexicano.

Carlos, de El Salvador, se cubre con una bandera estadounidense mientras camina por el centro de la caravana.

Luis chaparro

Con la esperanza y la determinación de llegar a los Estados Unidos, Carlos dice que tiene dos cosas: la “devoción a Dios” de Biden y una bandera estadounidense que lleva en la cabeza.

“Este es mi pasaporte”, dijo, colocando la bandera gastada sobre sus hombros mientras caminaba con el resto de la caravana. “Este es todo el pasaporte que necesito”.

READ  Precio del dólar hoy viernes 2 de octubre de 2020 al cierre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.