marzo 9, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Estados Unidos está deportando a migrantes infectados a países vulnerables

6 min read

“Nos preocupa que eventualmente, con estas deportaciones, todos nos infectemos”, dijo Calderón, director regional del instituto estatal de inmigración de Tamaulipas.

Desde que el coronavirus golpeó a Estados Unidos, las autoridades de inmigración han deportado a decenas de migrantes infectados, dejando a gobiernos y organizaciones sin fines de lucro en México, Centroamérica y el Caribe luchando por responder.

Cuando algunos países se resistieron a las deportaciones continuas, los funcionarios estadounidenses dijeron que examinarían a los migrantes con miras a su expulsión. Pero no se comprometieron para administrar pruebas de coronavirus. En muchos casos, las pruebas, que consisten principalmente en tomar la temperatura de una persona, no han logrado detectar casos. Aunque las deportaciones generales se han ralentizado este mes, Estados Unidos devolvió a miles de personas en todo el hemisferio occidental en abril.

El presidente Trump dijo el lunes que “suspendería la inmigración” a Estados Unidos. Incluso antes de ese anuncio, las autoridades de la región estaban preocupadas por las deportaciones. El ministro de Salud de Guatemala habló este mes sobre la preocupante cantidad de deportados infectados enviados desde Estados Unidos, el “Wuhan de las Américas”, dijo.

El estado mexicano de Tamaulipas, al otro lado del Río Grande desde el extremo sur de Texas, recibe alrededor de 100 deportados al día, dicen las autoridades. En algunos casos, los trabajadores de repatriación han notado que los deportados están visiblemente enfermos cuando llegan. Estas deportaciones son responsables de al menos un nuevo brote en un albergue para migrantes mexicanos.

El lunes, el gobierno mexicano pidió al Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos que hiciera pruebas a los deportados por el virus, pero el DHS no se ha comprometido a hacerlo, según un funcionario mexicano con conocimiento de las conversaciones que habló bajo condición de anonimato para describir diplomático. conversaciones.

En Guatemala, al menos 50 deportados dieron positivo, alrededor del 17 por ciento del total de casos confirmados del país. Tres cuartas partes de los pasajeros de un vuelo de deportación a la ciudad de Guatemala el mes pasado estaban infectados, según el Ministerio de Salud del país. Funcionarios guatemaltecos dijeron la semana pasada que suspenderían el regreso de Estados Unidos.

READ  Nuevo récord mundial de Everesting establecido en menos de 7 horas por Sean Gardner - CyclingTips

En Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, tres personas enviadas de regreso desde Estados Unidos a principios de abril tuvieron un resultado positivo, dijeron las autoridades. El país tiene 62 fanáticos para 11 millones de personas. La administración Trump estaba planeando otro vuelo de deportación a Haití esta semana.

“En lugar de ser deportados donde enfrentan daños graves si se enferman y corren el riesgo de infectar a miles de personas, deben ser liberados de la detención al cuidado de sus amigos y familiares para que puedan ser puestos en cuarentena de forma segura”, una coalición de 164 personas y organizaciones religiosas dijo en un carta abierta exigiendo la suspensión de las deportaciones.

En México, la semana pasada, dos deportados dieron positivo por el virus. El equipo de Calderón vio a un deportado en Reynosa que estaba visiblemente enfermo, con tos seca, ojos rojos y fiebre. Se preguntaron cómo el hombre, que llegó de Atlanta, pasó los controles de salud en Estados Unidos.

Un segundo hombre fue deportado de Houston a Nuevo Laredo “sin saber que era portador del virus”, dijo el gobierno del estado de Tamaulipas en un comunicado, y fue enviado a un refugio para migrantes en la ciudad.

Este caso aparentemente provocó un brote en el albergue, Casa del Migrante Nazareth; Otros 14 han tenido resultados positivos desde entonces.

“El riesgo que enfrentamos es traer un contagio masivo a nuestro propio país”, dijo Raúl Cárdenas, el administrador municipal de Nuevo Laredo. “Estamos mortificados de que estas deportaciones continúen”.

El Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos dijo el lunes que 220 de los aproximadamente 32.000 detenidos que tiene en su poder dieron positivo. Pero dadas las pruebas limitadas, dicen los funcionarios en particular, el número real probablemente sea mucho mayor.

READ  Los 10 mejores goleadores del Madrid

En un correo electrónico, ICE dijo que deportó a 2,985 personas en los primeros 11 días de abril, en camino a una reducción significativa con respecto a los meses anteriores. Entre enero y marzo, ICE deportó un promedio de 20,881 personas por mes. La agencia no respondió a las preguntas sobre la continuación de las deportaciones durante la pandemia.

En su sitio web, la agencia dice que realiza exámenes médicos a los detenidos antes de embarcarse en vuelos de deportación.

A cualquier detenido que no pase el examen o que se sospeche que es contagioso “se le negará el embarque y será enviado a una instalación aprobada por ICE para su examen”, dice la agencia. A partir de la semana pasada, Decía, “cualquier detenido con una temperatura de 99 grados o más será derivado inmediatamente a un proveedor médico para una evaluación y observación adicionales”.

El director interino de ICE, Matthew T. Albence, dijo al Congreso la semana pasada que la agencia había liberado a unas 700 personas. con condiciones subyacentes que los hacen particularmente vulnerables durante la pandemia pero estaba sin considerar nuevos lanzamientos de otros en alto riesgo. En un correo electrónico a The Post, un funcionario de ICE escribió que “la expectativa de la agencia es que cada país continúe cumpliendo con su obligación internacional de aceptar a sus propios ciudadanos”.

El lunes, un juez federal de California ordenó al ICE que revisara los casos de todos los detenidos de alto riesgo para considerar su liberación. El juez de distrito de Estados Unidos, Jesús Bernal, dijo que el ICE “probablemente mostró una indiferencia insensible hacia la seguridad y el bienestar” de los detenidos vulnerables.

Los funcionarios estadounidenses dicen que la pandemia requiere la suspensión de las leyes de inmigración, incluido el cierre del sistema de asilo. Pero también dicen que están obligados por ley a continuar con las deportaciones.

“ICE está tratando de resolver el problema entre sacar a las personas de las instalaciones de detención de la manera más rápida y segura posible, pero no liberarlas masivamente sin realizar pruebas”, dijo un funcionario del DHS que habló bajo condición de anonimato para describir las deliberaciones internas.

READ  El fichaje de Koeman por el Barça en enero por lesiones

La agencia es libre de poner en libertad condicional a ciertos detenidos, como solicitantes de asilo con casos pendientes. Pero muchos de sus detenidos han sido acusados ​​de delitos graves y deben ser detenidos, dijo el funcionario.

El funcionario dijo que el DHS no debe administrar pruebas para todos los deportados, a menos que gobiernos extranjeros establezcan como condición la devolución de personas.

Muchos refugios para migrantes en México y Centroamérica, preocupados por el brote, han cerrado sus puertas. Algunos deportados han pasado décadas en los Estados Unidos y no pueden encontrar fácilmente una vivienda o comida cuando son enviados de regreso al país donde nacieron.

De acuerdo con las nuevas reglas aplicadas durante la pandemia, Los centroamericanos atrapados cruzando la frontera ahora también son deportados a México.

México expresó su preocupación al DHS de que los agentes fronterizos estén expulsando a migrantes ecuatorianos y otros ciudadanos de terceros países que no deberían ser devueltos en virtud del acuerdo de emergencia, dijo el funcionario.

El reverendo Francisco Gallardo, quien dirige un refugio para migrantes en Matamoros, consideró que la posibilidad de que los deportados se infecten “es una gran preocupación para nosotros”.

“Los deportados llegan a una estación de autobuses donde los reciben los trabajadores migratorios, pero no tienen un protocolo de salud serio”, dijo Gallardo. “Solo revisan si hay fiebre y eso es todo. Los migrantes ya son vulnerables y esto solo aumenta el nivel de discriminación. “

Decidió cerrar el refugio hace dos semanas.

Sieff informó desde la Ciudad de México. Miroff informó desde Washington. Gabriela Martínez de la Ciudad de México contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *