“Está vivo … mátalo”; orden militar para asesinar a civiles

En la madrugada del 3 de julio, soldados fusilados cientos de veces con armas largas y a corta distancia, contra un camión donde miembros de la crimen organizado, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La versión oficial indicó que luego del alto el fuego no había nadie que tuviera signos vitales y así se presentaron 12 personas muertas después de un enfrentamiento, pero un video de El universal revela lo contrario. En el video se ve que una persona se mueve en la caja del recoger acaba de recibir al menos 243 disparos. Junto a ella hay cuerpos. Delante de él hay cinco soldados mexicanos apuntándole con lámparas y armas. El ejército grita: “¡Está vivo!” y un soldado ordena: “Mátalo hasta el gallo”.

Un elemento del ejército mexicano lleva una cámara adherida a su casco, como parte del protocolo de operaciones urbanas. Está frente a una ametralladora montada en una camioneta Cheyene. Dispara de frente apuntando a una camioneta plateada. Se queda sin balas y pide más munición. Esto lo repite cuatro veces. Tiene problemas para cargar mientras lo persigue.

Ante esto, cuatro vehículos oficiales realizaron reconocimientos motorizados en la calle A. Valdez Reyna del barrio Nueva Era, al salir rumbo a la carretera Aeropuerto rumbo norte, fueron atacados con armas de fuego por integrantes del crimen organizado, revela el informe aprobado por la comisaría a al que tuvo acceso El Universal.

Eran tres camionetas pick-up que transportaban personas armadas. Él Ejército repelió la agresión y los siguió. Más tarde, dos de esas tres camionetas darían la vuelta en U y dispararían contra los militares, dejando un vehículo inmovilizado. Los otros vehículos militares siguieron a la camioneta plateada.

También dice: “Disparan a matar”. Investigan a los militares

Mientras el soldado carga su ametralladora, un vehículo blindado del ejército, modela Sancat, golpea la camioneta plateada por detrás y hace que pierda el control, cruce la mediana y permanezca en la dirección opuesta y en el lado opuesto de la carretera.

En todo este tiempo, no se ve que la gente de la camioneta perseguida disparara al ejército, un soldado declaró que utilizó 27 cartuchos en el evento, otros más de al menos 70 disparos.

Cuando estás al otro lado de la carretera, una persona intenta abrir una puerta, pero no baja. Dos personas emergen del lado del piloto y mueren metros por delante. Desde el golpe, el ejército no ha dejado de dispararle al camión.

READ  Lizbeth Rodríguez y sus mejores videos de perritos en Tik Tok

Ahora están llegando dos vehículos más del ejército, un Cheyenne con Ametralladora y otro sancat y disparan a quemarropa. La cantidad de impactos es tal que parte de la caja del pick up enciende una llama.

Llegan otros dos vehículos del ejército, otro Cheyenne y otro Sancat, se suman al tiroteo.

En este momento, un militar ya pidió un alto el fuego. Esto dura solo un segundo cuando los elementos se disparan nuevamente.

Lea también: Seis soldados mueren en accidente de vehículo en Tijuana

Escuchas en la radio que piden salud, “nadie se acerca”. Y los soldados que ya están a pie se acercan a los que huyeron y les dispararon y volvieron a dispararles a quemarropa.

Un soldado se acerca a todos los vehículos para preguntar si están bien. Responden que sí. En el informe señalan que los vehículos recibieron 9, 7 y 7 disparos, sin bajas.

Más militares rodean el camión. Llevan lámparas y armas. Cinco vienen a ver la caja de la camioneta, alguien se mueve. Ordenan matarlo, ahí corta. El video tiene una duración de 4:16 minutos.

Los presuntos criminales

El 14 de julio, 11 días después de los hechos, El Universal reveló que, en el enfrentamiento con presuntos delincuentes, también hubo tres civiles que fueron secuestrados por integrantes del crimen organizado. Había tres jóvenes: uno, un migrante de Chiapas; otro, un universitario, y el tercero que aún no tiene información. Estas tres personas fueron incluidas entre los 12 presuntos delincuentes que miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) afirman haber dado muerte, sin registrar bajas.

Estas personas fueron secuestradas, les ataron de pies y manos. Dos de ellos recibieron un impacto de bala en el tórax, de arriba a abajo, y el tercero murió por un disparo en el cráneo, disparado desde uno a tres metros de distancia.

A diferencia de los otros cuerpos, estos tres solo tuvieron impacto de bala. Fotografías en poder de este diario revelan cómo los cuerpos presentan gran cantidad de disparos.

En esa fecha, la Sedena, al ser interrogada por El Universal, explicó que “en el momento en que termina el hecho, la agresión, si no hay personas que puedan recibir atención médica, se informa a la FGR”, y así lo hicieron, informaron. que nadie tenía signos vitales.

Los familiares de las víctimas interpusieron denuncias contra la Sedena ante la Fiscalía General de la Nación por el delito de homicidio doloso, una semana después de los hechos.

La Sedena, consultada al respecto, explicó que el procedimiento es que si hay un delito investiguen y sancionen. “Si alguien comete un delito. Aquí no hay impunidad. No hay superposición con nadie. En todas las ocasiones en las que se ha determinado a través de una investigación que hay responsabilidad de personal militar, la institución siempre ha investigado y si hay responsabilidad ha procedido. Es algo que siempre se ha hecho. No es nuevo “.

También dice: Militares matan a dos hombres durante ataque en Aguililla, Michoacán

El uso de cámaras

Como se ve en el video, hay indicios de que al menos una persona está viva. Este video es parte de una versión completa que tienen las autoridades militares.

El Manual de Uso de la Fuerza de aplicación común a las Tres Fuerzas Armadas, emitido durante la administración anterior por los Secretarios de Defensa y Marina, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de mayo de 2014, disponía para el uso de cámaras en operativos para documentar incidentes e interacciones con la población civil y tener evidencia de que la actuación del personal de las Fuerzas Armadas respeta los derechos humanos. Ya en este sexenio, la Ley Nacional de Uso de la Fuerza aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el DOF en mayo de 2019, disponía en su artículo 30 fracción XI lo siguiente: “Es legal grabar o filmar el desarrollo de la operación, desde el inicio hasta el final de la misma. “

Desde 2010 a la fecha, tomando como referencia las recomendaciones de la CNDH, se ha demostrado que el patrón de actuación de las Fuerzas Armadas altera la prueba cuando cometen violaciones a los derechos humanos, documentando en al menos siete casos, seis contra la Sedena y uno contra más. contra Semar.

Para Santiago Aguirre, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), estos hechos confirman los riesgos de la decisión de profundizar la militarización de la seguridad, que primero quedó patente con la creación de la Guardia Nacional, que sólo se civil en la carta, y posteriormente en el Acuerdo Presidencial publicado el 11 de mayo de 2020 que daría permiso a los militares para ejercer funciones policiales.

“Por eso, al mantener el despliegue militar sin controles efectivos y al tolerar el continuo encubrimiento militar sistemático de las violaciones de derechos humanos, sin duda se podría hablar de complicidad y esto se podría afirmar en mayor medida si después de la revelación del pleno video no son los responsables llevados ante la justicia civil ”.

En México se ha documentado que en el ámbito militar se han emitido órdenes escritas explícitas que instruyen al personal militar en conductas contrarias a los derechos humanos. Así lo demostró el Centro Prodh en el caso Tlatlaya, ocurrido en 2014
Adicionalmente, investigaciones periodísticas como el proyecto “Cadena de Mando” han documentado que en las fuerzas militares que tienen presencia en los estados con mayor violencia, lo que las tropas reciben como instrucción de ciertos comandantes sobre el uso de la fuerza es a menudo un conjunto de órdenes verbales con contenido implícito o implícito sobre la posibilidad de utilizar medios no compatibles con los derechos humanos, incluidas las ejecuciones extrajudiciales, explica Aguirre.

Para José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Right Watch, este hecho es alarmante, “consistente con los patrones de conducta que hemos documentado por las fuerzas armadas durante décadas. ¿Cuántos de los más de 70 mil mexicanos que han desaparecido desde 2006 han muerto de esta forma? No sabemos. Lo que sí sabemos con certeza es que el presidente López Obrador pudo haber terminado con la política de enviar al ejército a patrullar las calles. Pero en cambio, ha dado más responsabilidad que nunca a los militares. “

More from Sofronio Maldonado

Dónde comprar las máscaras CSIC (Bioinicia), las FFP2 ‘made in Spain’ que se pueden utilizar durante varios días

29/08/2020 – 17:54 Actualizado: 29/08/2020 – 17:59 Madrid, la región con mayor...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *