Enfrentamientos y lesiones por incumplimiento de cuarentena | EL UNIVERSAL

No El respeto del decreto de aislamiento obligatorio por parte de muchas personas en Cartagena y en los municipios vecinos genera confrontaciones con la policía nacional que, para preservar y respetar estos estándares de salud, se encontró con la resistencia de ciertos ciudadanos.

Sin embargo, por otro lado, hay quienes señalan que aunque hay personas que violan el decreto y que la ley es necesaria para que la obedezcan, las autoridades no deben esconderse detrás de esta situación. esconderse detrás de un abuso de poder.

Dos situaciones ocurrieron el Viernes Santo, durante las cuales la comunidad solicitó uniformes para llevar el orden a los lugares donde hubo disturbios de personas que violaron la cuarentena nacional.

El primer caso reportado fue que en el cantón de La Boquilla, en Cartagena, donde alrededor de las 7 p.m., varias personas probablemente bebían bebidas alcohólicas y jugaban en una calle y un campo de softball.

Después de que la comunidad llamó, la policía del cuadrante respondió a esta solicitud y al llegar al sitio, se les pidió que regresaran a sus hogares.

Los testigos dijeron que la solicitud había causado disturbios entre los delincuentes, lo que había llevado a un enfrentamiento entre los miembros de las fuerzas de seguridad y los presentes.

“Después de ordenarles que se fueran a casa, varias personas atacaron a los hombres de uniforme y les arrojaron armas contundentes: botellas, palos, piedras”. Del mismo modo, la motocicleta institucional en la que llegaron fue robada, dañada por los atacantes y luego recuperada por la policía nacional “, explicó el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Henry Sanabria.

El general explicó que cuando varias personas atacaron a sus tropas y después de escuchar varias detonaciones, forzó una intervención con el Grupo de Operaciones Especiales -GOES- y Esmad para controlar los disturbios.

Desde las redes sociales, los residentes de Turbaco han estado pidiendo acciones más enérgicas por parte de las autoridades locales durante días para cumplir con las medidas restrictivas para el movimiento de personas en las calles y en ciertos lugares que venden alcohol sin la debida autorización.

Específicamente, algunas personas que obedecen el decreto de cuarentena son aquellas que informan a la policía de la multitud de personas en ciertas áreas de Turbaco. Como también sucedió el Viernes Santo, cuando los policías del cuadrante llegaron al sector de Buenos Aires, en el distrito de Paraíso, para sellar una gallera clandestina que operaba dentro de una casa y en la que había una gran cantidad de personas peleando colas hermosas. y apuestas

Algunos residentes de esta área informaron la situación a la policía y los hombres uniformados llegaron inmediatamente a la escena. Se dice que es alrededor de las 5:00 p.m.

“La policía llegó uno por uno y no pidió favores ni nada. Pero inmediatamente expulsaron a las personas, las golpearon una por una y distribuyeron un carrete. También dispararon por todas partes, hubo casas donde se encontraron pruebas del tiroteo “, dijo un testigo.

Cuando los hombres uniformados llegaron a la escena, aparentemente del Comando, encontraron a la multitud y luego de pedirles que regresaran a casa, comenzaron a ser atacados por personas que vieron la lucha. Los participantes también incluyeron menores, mujeres e incluso adultos mayores.

También se informó que algunas personas arrojaron piedras, palos y otros juegos de objetos contundentes a la policía. Según los informes, otros dispararon y utilizaron armas afiladas para atacar al personal uniformado que manejaba el caso.

Los miembros de la comunidad, que no tuvieron nada que ver con los combates, piden a la policía que los ayude a reparar el daño causado por las balas en sus puertas, ventanas y techos.

Se ha informado que en La Boquilla, dos patrulleros resultaron heridos con armas contundentes, uno en las extremidades inferiores y el otro al que golpearon con una pala en la cabeza.

Según los informes, tres civiles resultaron heridos con un proyectil. Incluyeron a un niño de 17 años, un hombre de 30 años y una mujer de 28 años.

Después de la pelea en Turbaco, la policía informó que dos personas fueron baleadas. Uno de ellos está en la clínica Madre Bernarda y ha sido identificado como Amaury José Zabaleta Ríos, de Turbaco y 41 años; como Eduardo Luis Zabaleta Ríos, de 39 años. Fue enviado al hospital Universitario del Caribe en Cartagena.

Los familiares de las víctimas, que no querían discutir los hechos, dijeron que Manuel Zabaleta, de 19 años, e hijo de Amaury José, también resultó herido. En ningún caso atrapó ninguno.

You May Also Like

About the Author: Caca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *