enero 24, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

El cometa más grande que jamás hemos visto acaba de dar una curiosa sorpresa

3 min read

El cometa Bernardinelli-Bernstein (BB), el más grande que hayan visto nuestros telescopios, está en un viaje desde los confines más lejanos de nuestro Sistema Solar que lo verá volar relativamente cerca de la órbita de Saturno. Ahora, un nuevo análisis de los datos que hemos recopilado en BB ha revelado algo bastante sorprendente.

Investigar las lecturas registradas por el Satélite de estudio de exoplanetas transitorios (TESS) entre 2018 y 2020, los investigadores encontraron que BB se activó mucho antes y más lejos del Sol de lo que se pensaba.

Un cometa se activa cuando la luz solar calienta su superficie helada, convirtiendo el hielo en vapor y liberando polvo y arena atrapados. La niebla resultante, llamada coma, puede ser útil para que los astrónomos averigüen exactamente de qué está hecho un cometa en particular.

En el caso de BB, todavía está demasiado lejos para sublimar el agua. Según estudios de cometas a distancias similares, es probable que la niebla emergente sea impulsada por una liberación lenta de monóxido de carbono. Solo un cometa estuvo activo anteriormente observado directamente a una distancia mayor del Sol, y era mucho más pequeño que BB.

“Estas observaciones están empujando las distancias a los cometas activos drásticamente más de lo que sabíamos anteriormente”. dice el astrónomo Tony Farnham, de la Universidad de Maryland (UMD).

Se necesitaban algunas capas de imágenes inteligentes para detectar el coma alrededor del BB: los investigadores tuvieron que combinar varias instantáneas de TESS, que utiliza exposiciones de 28 días, alineando la posición del cometa cada vez para obtener una mejor vista.

READ  Un flujo de casi 500 estrellas en la Vía Láctea es en realidad una familia

El tamaño del cometa (unos 100 kilómetros o 62 millas de diámetro) y su distancia del Sol cuando se activó son las principales pistas de la presencia de monóxido de carbono. De hecho, según lo que sabemos sobre el monóxido de carbono, probablemente BB ya estaba produciendo un coma antes de que lo vieran nuestros telescopios.

“Asumimos que el cometa BB probablemente estaba activo incluso más lejos, pero simplemente no lo vimos antes de eso”. dice Farnham.

“Lo que todavía no sabemos es si existe algún punto de corte en el que podamos empezar a ver estas cosas almacenadas en frío antes de que se activen”.

Al repetir la técnica de apilar imágenes en objetos del cinturón de Kuiper, los investigadores pudieron confirmar que sus métodos eran realmente sólidos, y que la actividad que observaron alrededor del BB no era solo un efecto borroso causado por la colocación de múltiples imágenes encima de cada.

Todos estos cálculos cuidadosos son útiles para que los astrónomos descubran de dónde provienen los cometas individuales y, a partir de ahí, trazar la historia de nuestro Sistema Solar. Este es sin duda el caso de BB, que sigue siendo de gran interés para los especialistas.

Y a medida que nuestros telescopios y sondas se vuelvan aún más poderosos, los descubrimientos de cometas seguirán llegando, ya sea encontrando los tipos más raros de cometas en el espacio o encontrando cometas con composiciones químicas muy alejadas de lo normal.

“Este es solo el comienzo,” dice Farnham. “TESS está analizando cosas que aún no se han descubierto, y esta es una especie de caso de prueba de lo que podremos encontrar”.

READ  Bloqueo de derechos laborales - Efecto Cocuyo

“Tenemos el potencial de hacer mucho de eso, una vez que se ve un cometa, retroceder en el tiempo en las imágenes y encontrarlos mientras están más lejos del Sol”.

La investigación fue publicada en Revista de ciencia planetaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.