mayo 28, 2023

Cronica

Mundo completo de noticias

El Campeonato del Mundo de Ciclocross Masculino 2023 fue un momento en – Rouleur

5 min read

Perfección técnica, ataques despiadados y una batalla para siempre. Mathieu van der Poel y Wout van Aert, nunca hemos visto nada como ustedes dos

A veces ves carreras de motos que son tan perfectas que es difícil creer que están ocurriendo en tiempo real. Es casi como si los pilotos hubieran ensayado cómo se desarrollaría la carrera, planificado cómo iban a tomar las curvas y establecido los parámetros de cuándo atacar para que las personas adecuadas estuvieran al frente de la carrera en el momento adecuado. Hasta el último momento, el Campeonato del Mundo de Ciclocross Masculino 2023 fue una de esas carreras.

Todo salió al guión. Fue un comienzo agitado y rápido, pero Mathieu van der Poel y Wout van Aert se escaparon limpiamente. No golpearon el frente de inmediato, nunca lo hacen, sino que marcaron un ritmo, siguiendo las líneas de los demás, Van Aert un poco detrás y Van der Poel al frente. En tan solo tres minutos en este tipo de carreras, el piloto holandés lanzó por primera vez su ataque que daría forma al resto del Campeonato Mundial de élite masculino. Cuando Van der Poel hizo ese movimiento hacia arriba y sobre el puente, casi como un imán, Van Aert se salió de las ruedas traseras. Durante el largo sprint del recorrido, el belga fue el único, como de costumbre, capaz de seguir el ritmo de los movimientos explosivos de Van der Poel. A partir de ahí, recorrieron la distancia, dejando nada más que huellas de neumáticos en el barro para que los rivales los siguieran.

READ  Carrera por la alcaldía de Buffalo: revancha India Walton vs Byron Brown

Mientras los dos ciclistas luchaban, enormes grupos de personas se alinearon a un lado de la pista, transformando lo que normalmente es solo un campo sin pretensiones en el pequeño pueblo de Hoogerheide en un estadio en expansión que alberga un acto principal. Van der Poel y Van Aert fueron los artistas de un público adorado que vitoreaba, vitoreaba, lanzaba sus cervezas y comía sus papas fritas. Como lo habían hecho durante los últimos 11 años de sus carreras, el dúo rival estaba simplemente por encima del resto, como dos antiguas deidades griegas enzarzadas en un duelo deportivo que quedará grabado para siempre.

Cada golpe de pedal que daba cada uno de ellos tenía un propósito. Estaba más cerca del arte que del ciclismo, ambos pedaleaban al unísono, dando vueltas uno tras otro, tomando las curvas con gracia, desmontando y volviendo a montar con una técnica ejemplar, recorriendo cada bache con el equilibrio perfecto entre control y relajación, dejando que sus bicicletas tomaran la delantera. conducirlo por debajo de ellos, controlándolos como si no estuvieran siendo montados, sino como si fueran una extensión del cuerpo de cada jinete. Era como si Van der Poel y Van Aert hubieran nacido para hacer lo mismo; ambos con un don que los otros pilotos en la carrera simplemente no tienen. Cuando uno atacaba, el otro podía igualar; ninguno cometió errores, rodando ambos cerca de carreras técnicamente perfectas hasta los últimos metros de la carrera.

Pero en el ciclismo, siempre se debe decidir un ganador. Generalmente, hay dos razones por las cuales una persona es coronada victoriosa; son los pilotos más fuertes de la carrera físicamente, o son los que menos errores cometen. En el Campeonato Mundial de Ciclocross de 2023, Wout van Aert perdió por culpa de este último. Solo cometió un error minucioso en la parte más importante de la carrera.

READ  Lista de convocados de All Nations para Argentina

Todos, especialmente el propio Van Aert como el oponente más cercano de Van der Poel, saben que el piloto holandés tiene mejor potencia explosiva que su rival belga. Cuando ambos pilotos se acercaban al tramo final de la carrera, era crucial que Van Aert no permitiera que Van der Poel usara esa fuerte aceleración a su favor. El belga necesitaba mantener el ritmo alto y no dejar que Van der Poel diera el salto. Sin embargo, en una fracción de segundo, cometió un error. Durante los últimos cien metros, disminuyó la velocidad y, por última vez en la carrera, miró por encima del hombro. Esto le dio a Van der Poel el trampolín perfecto desde el que lanzar su sprint, para hacerse con el hueco y arrebatarle el maillot arcoíris.

“Fue como en todas las carreras, Mathieu salta un poco más rápido porque lo hace mejor”, dijo Van Aert después de la carrera. Explicó que esperaba que Van der Poel rebotara antes en las barreras, lanzando su ataque antes. Van Aert estaba tan concentrado en eso que dijo que casi se olvidó de hacer su propio sprint. De Van der Poel, fue la jugada perfecta y un símbolo de su madurez como atleta. En carreras de ciclocross en el pasado, el ciclista holandés ha cometido el error de ir demasiado pronto, demasiado pronto, pero este año esperó hasta el momento adecuado y fue recompensado con el premio final: un maillot arcoíris.

Pero a pesar de que Van der Poel se sentó en el escalón más alto del podio al final, el ganador del Campeonato Mundial de Ciclocross 2023 es casi secundario a la narrativa más amplia de las carreras del día. La historia real fue sobre un duelo de una década que nunca antes se había visto en ciclocross. Se trataba de estos dos ciclistas creando un momento en la historia del deporte. Tanto los que estuvieron en la carrera ese día en persona como los que la vieron por televisión tuvieron el honor de ser testigos de esta generación de ciclistas que muestran lo mejor que el deporte tiene para ofrecer. Sus habilidades técnicas impecables, su físico increíble y la historia entre ellos, combinados con los rugidos y la atmósfera de la multitud, hicieron del Campeonato Mundial de Ciclocross Masculino 2023 uno de los mejores que se recuerden. Wout y Mathieu, gracias por el entretenimiento.

READ  Así lució la mesa tras la fuerte caída de la Roja en Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.