julio 28, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

disminuir la incidencia a menos de 100 casos después de Navidad

6 min read

Noticias relacionadas

Culpar de todo a Fernando Simón no tiene mucho sentido a estas alturas. A veces, es necesario ver qué tipo de preguntas hacen los periodistas. Puedes pensar en el comienzo de todo al buscar predicciones para el futuro, el epidemiólogo jefe no fue una mala referencia. Ahora, cuando veas que se aventura demasiado pronto para dar números o señalar tendencias que realmente no se basan en la realidad, sería mejor dejar de preguntar.

Del mismo modo, a un entrenador no se le pregunta si ganará el domingo o no: simplemente no lo sabe. Sin embargo, las preguntas a Fernando Simón sobre cómo se desarrollará exactamente la pandemia en las próximas fechas continúan llenando las ruedas de prensa. Lo sorprendente es que Simón sigue respondiendo en lugar de solo decir una palabra, una opción mucho más sensata.

Si la semana pasada hablamos de que todavía lo damos por sentado, aunque es extremadamente improbable, llegar al final del año con una incidencia acumulada en 14 días de 25 casos por 100.000 habitantes, e incluso garantizó que podría ocurrir en una comunidad aislada -no dijo que, afortunadamente, de momento no es menos de 100- este jueves expresó su convicción de que la incidencia sería menor a 100 en enero.

En principio, no parece una previsión muy arriesgada, dado que 100 es cuatro veces el objetivo inicial, 25. Aun así, y sin ser un número imposible si la tendencia general sigue siendo bajista, tenemos muchos elementos de juicio que apuntan a que es poco probable. ¿Se llegará en algún momento de enero, en un día determinado, ya sea al principio o al final, a tiempo? Sí, pero ya dije que no parece que los disparos vayan allí.

READ  Una de las especies de dinosaurios más grandes del mundo descubierta en Australia

Desde el inicio, el mismo jueves que Fernando Simón manifestó su condena, la incidencia nacional fue 188,7. Si tenemos en cuenta que hace un mes eran más de 500, podemos hablar de una disminución de aproximadamente el 70% en un corto período de tiempo. Si en los próximos 30 días repitiéramos una bajada similar, ya estaríamos en 56,61 y la meta estaría totalmente alcanzada.

Desafortunadamente, sabemos que no funciona de esa manera. Fernando Simón también lo sabe, por supuesto. Salvo en casos de confinamiento absoluto, incluso sin brotes severos ni terceras oleadas, lo normal es que las medidas que hemos implementado ahora llevan a mesetas, ese mínimo desde el que ya no se puede bajar o el descenso es exasperantemente lento. Lo vimos en Cataluña, Aragón o Navarra en verano y lo vimos en otoño con Madrid, por ejemplo, que, a pesar de hacer un trabajo formidable, continúa tras casi tres meses de caídas en 195,9 casos por 100.000 habitantes.

Acumulación incurrida por las CCAA.

@ ngbpadel2

Por mucho que reduzcas la transmisión, mientras haya una movilidad relativamente amplia, incluso dentro de las propias comunidades o municipios, todavía hay viajes regulares al trabajo, reuniones, por muy limitadas que sean, etc … es muy difícil caer por debajo de 150. No digo que sea imposible, pero es complicado y, por supuesto, cuanto más complicado, mayor es la muestra.

Entonces, la incidencia en dos semanas puede caer por debajo de 150 en Canarias (De hecho, es el único que lleva meses por debajo de esa cifra, aunque su tendencia actual es preocupante al alza), pero le cuesta caer en suficientes comunidades al mismo tiempo para que el promedio nacional baje ese listón. Esto sucedería en cualquier circunstancia, pero también estamos en la situación actual con tres factores que complican aún más el desafío a corto / mediano plazo.

READ  El volcán Pacaya de Guatemala sigue en erupción | tierra

Para comenzar, las cifras actuales no son fiables. Venimos de cuatro festivos y sabemos que en festivos hay menos casos de lo normal por cuestiones burocráticas de transmisión de información. En ese sentido, los incidentes se alteran levemente y solo reflejarán bien la realidad a partir del próximo jueves.

De momento lo que tenemos es evidencia, y esa evidencia en algunos lugares no es buena: la semana pasada vimos que había siete u ocho comunidades autónomas que ya habían entrado la famosa meseta en su incidencia a los 7 días, que es lo que refleja los cambios de tendencia anteriores. El problema es que este parámetro también es el más afectado cuando existe un problema de comunicación de datos.

Cuatro de cada siete días festivos influyen en más de seis de cada catorce. Incluso teniendo en cuenta esta circunstancia, Baleares y Canarias siguen aumentando respecto a la semana anterior ya que los datos nacionales suben este viernes en comparación con el miércoles, aunque también puede haber notificaciones de comentarios que estén influyendo.

Por Comunidades, las que más sufren este paro en la caída de la incidencia a 7 días, que tendremos que comprobar la semana que viene, son Aragón, las dos Castilla, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja y, sobre todo, Cataluña y Madrid, con importantes incrementos para finalizar la semana.

Si miramos la incidencia en 14 días, también comenzamos a ver una ralentización muy clara: por primera vez en más de un mes el promedio nacional es superior al publicado ayer (189,6 por 188,7), lo que, aun considerando el mencionado efecto rebote puramente burocrático, es preocupante. Los incrementos más importantes de las últimas 24 horas se registran en Castilla La Mancha, Cataluña y Madrid. En Baleares y Canarias, la incidencia es mayor hoy, no como ayer, sino el viernes pasado.

READ  Los científicos quieren construir un banco de esperma en la luna

Incidencia acumulada en Baleares y Canarias.

Incidencia acumulada en Baleares y Canarias.

Por último, como lo hemos dicho durante mucho tiempo y el propio Fernando Simón comenta en más de una ocasión, sería normal que hubiera una recuperación significativa en Navidad. O vimos en YEstados Unidos con Acción de Gracias y parece que se da por sentado. Si las medidas no parecen suficientes para reducir la transmisión al mínimo, imagínese lo que puede suceder cuando las medidas se suspenden en días específicos.

No necesariamente tiene que ser una tercera ola, pero es extraño que lleguemos el 10 de enero con el dato del 10 de diciembre. Sería un éxito rotundo, bueno, pero aún así sería un éxito insuficiente: nos dejaría, como dije, casi el doble del número objetivo de Simon.

Reducir la incidencia en un 100% en las tres semanas restantes de enero parece ciencia ficciónSeguirá haciendo frío, continuará la transmisión e incluso una vacunación temprana solo servirá para levantar muros parciales que tardan un tiempo en funcionar.

En general yo diría de 100 durante el invierno, es decir, dárnoslo hasta el 21 de marzo, sería fantástico. Y a partir de ahí, intenta llegar al verano por debajo de los 25 en medio de restricciones y medicamentos. Esto parece más seguro, aunque también depende de no dejarse llevar por el entusiasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.