septiembre 28, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Desechos plásticos cubren ríos, lagos y playas en Centroamérica

4 min read

Un manto de desechos plásticos multicolores que fluyen de los afluentes cubre el lago Suchitlán en El Salvador.

Es una escena lamentable que también se ha vuelto muy común en las playas del Caribe hondureño, donde llegan miles de toneladas de basura de la vecina Guatemala.

Botellas de refrescos, paquetes de medicinas, pantuflas andrajosas: todo tipo de desechos plásticos se pueden encontrar flotando en las 13.500 hectáreas del lago Suchitlán, que sirve como reservorio para una central eléctrica y es considerado por la UNESCO como un humedal de importancia internacional.

Los pescadores locales dicen que la contaminación obliga a la tilapia y los cíclidos a pescar más profundamente en el lago artificial, el cuerpo de agua dulce más grande del país, donde no se pueden alcanzar con redes de pesca.

“Hace más de dos meses que no podemos pescar”, dijo a la AFP el pescador Luis Peñate, de 25 años.

Para sobrevivir, comenzó a transportar turistas en un bote propiedad de otro pescador.

Los patos se abren camino entre la basura, las pequeñas tortugas se suben a las botellas flotantes para tomar el sol y los caballos flacos se meten en el lago para beber el agua contaminada.

Esta contaminación no tiene precedentes, dice Jacinto Tobar, alcalde de Potonico, un pequeño pueblo 100 kilómetros al norte de San Salvador en el departamento de Chalatenango.

“La fauna y la flora están sufriendo mucho”, y cada vez hay menos turistas, dijo.

Las personas recolectan plástico, vidrio y otros materiales de desecho en el embalse de Cerron Grande en Potonico, El Salvador, el 9 de septiembre de 2022.

Los pescadores también deben competir con los 1,5 millones de cormoranes negros del lago, según Tobar, quien dice que se han convertido en una especie de plaga desde que llegaron como aves migratorias y luego se congelaron.

Con una población de 2.500 habitantes, Potonico es el más afectado de los 15 pueblos ribereños.

La agencia estatal que administra el embalse emplea a decenas de trabajadores para limpiar manualmente el lago.

Algunos aldeanos también ayudan con la tarea, que Tobar dice que llevará de tres a cuatro meses completarla.

“¿Qué podemos esperar en el futuro si no cuidamos el medio ambiente, si ensuciamos nuestras calles, ríos, lagos, bosques y playas”, dijo a principios de esta semana el presidente Nayib Bukele en el lanzamiento de la iniciativa “Residuo Cero” Campaña.

El ministro de Medio Ambiente, Fernando López, dijo que el país genera 4.200 toneladas de basura al día, de las cuales 1.200 toneladas van a parar a ríos, playas y calles.

‘No se puede parar’

Una de las zonas más afectadas de la costa caribeña de Centroamérica son las playas de la región de Omoa en Honduras.

Es un hermoso litoral con abundante vegetación y palmeras, a unos 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Pero en algunos lugares la arena está cubierta casi por completo con desechos plásticos de todo tipo, incluidas jeringas.

Se ven desechos de plástico, vidrio y otros materiales en el embalse de Cerron Grande en Potonico, El Salvador, el 9 de septiembre de 2022.

Se ven desechos de plástico, vidrio y otros materiales en el embalse de Cerron Grande en Potonico, El Salvador, el 9 de septiembre de 2022.

“Esta basura viene del río Motagua, del lado guatemalteco, no la pudieron detener”, dijo Cándido Flores, de 76 años, residente local.

«A medida que el río crece, vuelve de nuevo».

Ha creado islas de basura flotante que han sido denunciadas por autoridades locales y activistas y han provocado tensiones entre ambos países.

Cada año, alrededor de 20.000 toneladas de desechos plásticos pasan por el río Las Vacas, afluente del Motagua, según la ONG holandesa The Ocean Cleanup.

La mayor parte proviene de un vertedero en la capital guatemalteca.

Los activistas ambientales dicen que el problema debe abordarse en su origen.

“Debemos atacar de dónde proviene la corriente principal de desechos”, dijo Eduardo Arguera, de 29 años, estudiante de arquitectura de la Universidad de El Salvador que ha lanzado varias campañas de limpieza.

Para contener los desechos plásticos y evitar que lleguen a ríos y lagos, sugiere cercar puntos estratégicos.

Ricardo Navarro, presidente del Centro de Tecnología Apropiada, dice que solo el 30% de los desechos flota; el resto se hunde hasta el fondo de cuerpos de agua.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dice que 11 millones de toneladas métricas de plástico ingresan a los océanos del mundo cada año y advierte que este número podría triplicarse en los próximos 20 años.

READ  HACE 25 AÑOS: Presentan plano conceptual de Saddle Mountain

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.