julio 2, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

De EL FARO ESPAÑOL: Cumbre de Los Ángeles muestra el problema centroamericano de Biden

6 min read

La vicepresidenta Kamala Harris viajó a Guatemala en junio de 2021 para hablar sobre migración, inversión extranjera y otras prioridades bilaterales. (Víctor Peña/El Faro)

Centroamérica, en resumen: Cuatro días antes de que comience la Cumbre de las Américas el 6 de junio en Los Ángeles, a EE. UU. le faltan amigos en el Triángulo Norte. El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, ex aliado del último recurso del presidente Joe Biden, dijo que no comparecerá en medio de una disputa abierta sobre la reelección del corrupto fiscal general. La hondureña Xiomara Castro dijo que no asistiría sin Cuba, Venezuela y Nicaragua. Solo el provocador presidente de El Salvador, Nayib Bukele, guarda silencio.

¿USAID se va a casa?

El día de la toma de posesión, el gobierno de Biden miró al liderazgo en problemas de América Central y vio al presidente Giammattei como su mejor oportunidad, si no la única, de preservar su influencia en el norte del istmo para frenar la corrupción política. Un año después, Guatemala fue el primer país centroamericano en anunciar que declinaría la invitación de Estados Unidos a la Cumbre de las Américas, que se realizará del 6 al 8 de junio.

Las tensiones se han estado gestando durante meses. la semana pasada, el Fundación Heritage y Washington Examiner informó que Giammattei acusó en privado al embajador de Estados Unidos en Guatemala, William Popp, en abril de reunirse con líderes indígenas para “derrocar” a su gobierno. Giammattei también dijo a los autores que «decidió pedir» a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que saliera del país por promover el «indigenismo», que para Giammattei, interpretan los autores, es una versión guatemalteca de la «teoría racial crítica». » ”. ”

Es cierto que Estados Unidos ha insistido, como lo hizo la vicepresidenta Kamala Harris en su viaje de junio de 2021, en expresar su preocupación por la marginación de los pueblos indígenas en Guatemala, alrededor del 45% de la población. Pero en el centro de las tensiones están las críticas estadounidenses a la decisión de Giammattei de cambiar el nombre de una aliada clave, la fiscal general Consuelo Porras, el 16 de mayo para un segundo mandato hasta 2026, a pesar de las sanciones en su contra por proteger al presidente de investigaciones criminales sobre esquemas de soborno multimillonarios.

READ  Sharjah explora formas de fortalecer los lazos culturales y económicos con las ciudades centroamericanas - Noticias

Giammattei calificó la reelección de Porras como una expresión de «soberanía nacional». Su candidatura recibió un fuerte apoyo de CACIF, la poderosa asociación empresarial de Guatemala, y de la Fundación Contra el Terrorismo, un grupo de defensa con profundos vínculos con las fuerzas armadas y un artífice clave de los ataques legales contra fiscales y jueces independientes.

La administración Biden, que ve la corrupción como un problema crítico de seguridad nacional, vio el nombramiento del nuevo fiscal general como una pequeña ventana de oportunidad en una democracia en retroceso. Una fuente cercana a la Casa Blanca le dijo a El Faro English que se habían fijado el objetivo diplomático de nombrar a cualquiera menos a Porras. Trece embajadas ofrecieron asistencia técnica al Congreso en el proceso de nominación, lo que provocó las acusaciones de «interferencia extranjera» de Giammattei.

Los hechos provocaron rumores en Washington. El 29 de abril, el senador republicano Marco Rubio de Florida y Mike Lee de Utah solicitaron un informe del Departamento de Estado sobre la «influencia inapropiada» de la Embajada de EE. UU. y USAID en el proceso de selección, un ejemplo de cabildeo muy respetado. el activismo como intromisión partidista. La Fundación Heritage tituló su análisis: «La administración Biden aplaca a los enemigos estadounidenses mientras ataca a los amigos estadounidenses».

La noche de la reelección de Porras, el Departamento de Estado revocó la visa de su esposo, familiar de un funcionario involucrado en “corrupción significativa.” Giammattei respondió al día siguiente anunciando que no asistiría a la cumbre. “Este país puede ser pequeño, pero mientras yo sea presidente, este país y su soberanía serán respetados”. el dice en un evento en la Embajada de México.

READ  Si Biden se toma en serio Covid, protegerá la frontera

Secuencia de Ausencias

Sería la segunda vez que Guatemala no participa en una reunión diplomática de Biden. En el período previo a la Cumbre de la Democracia en diciembre, EE. UU. citó preocupaciones sobre las instituciones democráticas al no invitar a Giammattei, junto con Nayib Bukele y el expresidente hondureño Juan Orlando Hernández, el último de los cuales se encuentra ahora en una prisión estadounidense. Daniel Ortega de Nicaragua nunca estuvo en la lista, ni asistirá a la cumbre de Los Ángeles.

Pero el caso que más resaltaría un fracaso diplomático en el istmo sería que Xiomara Castro se quedara en casa. Desde que asumió la presidencia de Honduras en enero, ha expresado su interés en una relación más estrecha con Estados Unidos, que ha dicho que apoyará a su nuevo gobierno en todo lo posible. El vicepresidente Harris asistió a su toma de posesión y los dos intercambiaron llamadas telefónicas diplomáticas en los últimos meses.

El noviazgo mutuo aún no ha convencido a Castro de volar a Los Ángeles. Se unió a México y Bolivia para solicitar que Cuba, Venezuela y Nicaragua estén en la lista de invitados. En una conferencia de prensa el miércoles, el asesor de seguridad nacional de Biden, Juan González, trató de minimizar el problema y dijo que «no están tan concentrados en quién está invitado y quién no» como en el resultado de la reunión. Luego reconoció que la Casa Blanca aún está evaluando -cuatro días antes de la cumbre- la presencia de los tres países.

No está claro si Nayib Bukele será parte de la cumbre, posiblemente preparando el escenario para más enfrentamientos, o si mirará hacia otro lado. Solo dijo, tras reunirse con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador a principios de mayo, que “es importante discutir los temas hemisféricos de manera holística”.

READ  American Airlines permitirá a los viajeros usar pasaportes digitales de vacunas en lugar de llevar copias impresas

Sobrevolando la reunión está la promesa del Departamento de Estado de ampliar las sanciones a la ‘Lista Engel’ de este mes que se espera apunten al círculo íntimo de Bukele, así como a los funcionarios guatemaltecos involucrados en la reelección de Consuelo Porras.

Según todos los indicadores, Costa Rica participará, pero el gobierno demócrata de EE. UU. aún tiene que establecer su relación con el nuevo presidente conservador conservadorRodrigo Chaves, quien declaró una emergencia nacional a mediados de mayo, una semana después de asumir el cargo, para defenderse de los piratas informáticos rusos que secuestraron servidores del gobierno para pedir rescate.

Eso deja a Panamá como uno de los pocos socios de Estados Unidos en la mesa larga, y que se espera que esté en gran parte vacía, en la cumbre. Los temas bilaterales centrales en el país son la influencia china, el narcotráfico y la migración global, no centroamericana, a través del Tapón de Darién.

Es irónico que el aliado más cercano de Biden en Centroamérica sea el más alejado de la frontera con Estados Unidos. La gente de la región incluso bromea diciendo que el país, que hace dos siglos era parte de la Gran Colombia, no es realmente Centroamérica.

Gracias por su tiempo. Si ganó con nuestro trabajo, considere Financiando el periodismo independiente en Centroaméricaen su hora más crítica, en soporte.elfaro.net.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.