septiembre 18, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Crisis en Nicaragua: ¿Estados Unidos intenta derrocar al gobierno de Ortega-Murillo? (Parte II)

8 min read

UNOCon las elecciones generales programadas para el 7 de noviembre, Nicaragua se hunde una vez más en la confusión política. O represión que comenzó a principios de este año por el gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, han colocado hasta el momento a siete candidatos presidenciales y varias decenas de opositores políticos, periodistas, líderes estudiantiles y activistas de derechos humanos en prisión sin juicio, donde se suman a las otras 130 presos políticos han estado detenidos desde las protestas masivas de 2018. La represión también ha obligado a cientos de personas a huir del país, donde se han unido 100.000 más que huyeron al exilio político desde las protestas de 2018 y su violenta represión.

La Revolución Sandinista de 1979, que derrocó a la dictadura de Somoza, ganó la amplia solidaridad de los progresistas y la izquierda en todo el mundo. Pero ahora la crisis está creando profundas fisuras dentro de Estados Unidos y la izquierda internacional. El régimen justificó la represión con el argumento de que los detenidos son agentes extranjeros que forman parte de una conspiración estadounidense para llevar a cabo un golpe de estado. En apoyo de esta afirmación, una parte significativa de la izquierda internacional apunta al financiamiento estadounidense para las organizaciones de oposición nicaragüenses. Aunque Estados Unidos de hecho está proporcionando financiamiento a algunos grupos de oposición, hay una peculiar ausencia maniquea en estos relatos izquierdistas de cualquier enfoque en las contradicciones internas en Nicaragua que dieron lugar a la crisis en primer lugar, como mostré en la Parte I de este análisis.

Junto con varios cientos de ciudadanos estadounidenses y varios miles internacionalistas de todo el mundo, participé en la década de 1980 en el proceso revolucionario. Y a principios de julio, me uní a más de 500 trabajadores solidarios nicaragüenses en los Estados Unidos en firmando una petición quienes declararon: “los crímenes del gobierno de Estados Unidos -pasados ​​y presentes- no son la causa, ni justifican ni excusan, los crímenes de lesa humanidad cometidos por el actual régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo”. La carta instaba al gobierno de Nicaragua a “liberar a más de 130 presos políticos, terminar y anular la draconiana ley de seguridad nacional bajo la cual estos individuos fueron encarcelados y negociar reformas electorales para asegurar elecciones libres y justas”.

Financiamiento estadounidense para la oposición

Tquienes afirman que el gobierno de Estados Unidos está promoviendo un “cambio de régimen” contrarrevolucionario en Nicaragua aspirar a una financiación multimillonaria desde la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), canalizada a través del National Endowment for Democracy (NED), a organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y asociaciones empresariales asociadas con la oposición. En mi opinión, la actividad de la NED en cualquier parte del mundo debería ser condenada por los progresistas, y no hay nada positivo en lo que Estados Unidos está haciendo en Nicaragua. Sin embargo, esta financiación de la NED es vista por algunos de la izquierda como una señal de una operación de cambio de régimen, sin ningún entendimiento o análisis de lo que pretende lograr.

READ  Rusia promete resolver los retrasos en la entrega del Sputnik V, World News

El financiamiento de NED en Nicaragua comenzó a mediados de la década de 1980 y nunca se ha detenido. Esto no es nada nuevo en el período Ortega-Murillo. En la década de 1980 fue parte de la estrategia contrarrevolucionaria. Desde 1990 en adelante ha buscó apoyar a las fuerzas pro-neoliberales / capitalistas, ayudar a estas fuerzas a lograr la hegemonía en la sociedad civil, promover la agenda capitalista transnacional en el país y evitar cualquier radicalización de las bases. La acusación de que este financiamiento tiene como objetivo derrocar al gobierno es difícil de sostener, ya que Ortega co-gobernó con estas mismas fuerzas respaldadas por NED. El programa NED en Nicaragua es diferente al de países como Cuba, Venezuela o Irán, donde forman parte de campañas de desestabilización total.

A principios de la década de 1990, escribí los dos primeros libros exponiendo los orígenes y el modus operandi en todo el mundo de lo que entonces era una agencia poco conocida vinculada a USAID. Mostré que la NED persigue diferentes objetivos en diferentes países, dependiendo de los objetivos generales de política exterior de Washington en cada país. En algunos países, los programas de la NED fueron parte de campañas más amplias para derrocar gobiernos establecidos, como las llamadas “revoluciones de color” en Europa del Este y las ex repúblicas soviéticas, en Nicaragua en la década de 1980 o en Venezuela hoy. En otros países donde las fuerzas populares luchan contra dictaduras y regímenes autoritarios, como en Sudáfrica hasta la caída del apartheid en 1994, Egipto durante la Primavera Árabe o actualmente en Honduras, los programas de la NED buscan reforzar la hegemonía de las élites dentro de estos movimientos de masas por la democratización en para evitar cualquier radicalización de las bases y garantizar resultados compatibles con el orden capitalista global.

NED ejecuta programas en alrededor de 100 países de todo el mundo, la mayoría de los cuales son aliados de Estados Unidos, como las demás repúblicas centroamericanas. De acuerdo con BAJA base de datos, sus programas en Nicaragua totalizaron poco menos de $ 6 millones en los últimos cinco años. La NED gastó una cantidad similar durante el período de cinco años en Colombia, su aliado más cercano en América del Sur, y en Guatemala y Honduras. En ese mismo período, desembolsó: $ 12 millones a Kenia, su aliado cercano en África Oriental; alrededor de $ 8,5 millones para su aliado Egipto; alrededor de $ 8 millones para Filipinas; $ 8.5 millones para México; etcétera. En contraste, durante ese período, el gasto en Cuba – parte de un programa explícitamente contrarrevolucionario – fue de $ 25 millones.

READ  Los líderes latinoamericanos buscan más vacunas en la cumbre de Andorra

A diferencia de la devastadora campaña de desestabilización de Washington contra Venezuela y Cuba, que implica bloqueos económicos y sanciones generalizadas, Nicaragua sigue siendo parte del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (CAFTA) y Estados Unidos es el principal proveedor de petróleo de Nicaragua. El próximo gobierno de Ortega dio la bienvenida al pacto CAFTA en 2006, en un momento en que los movimientos sociales de todo el istmo estaban organizando protestas a gran escala en su contra. Nicaragua no enfrenta sanciones comerciales y el comercio con Estados Unidos, principal socio comercial del país, está creciendo, alcanzando más de $ 5 mil millones en 2020. A pesar de 2018 Ley NICA que amenazó con oponerse a los préstamos de las instituciones financieras internacionales a Nicaragua, el grifo de la ayuda internacional permaneció abierto. En 2020, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un préstamo de emergencia de $ 185 millones para Nicaragua como Banco Interamericano de Desarrollo arrojó otros $ 43 millones. Al mismo tiempo, el Banco Mundial aprobó una Préstamo de $ 20 millones se inauguró el año pasado y principios de 2021 una línea de crédito de $ 80 millones. Nicaragua tampoco enfrenta agresiones militares o paramilitares de Washington.

La principal preocupación de Washington en mi análisis no es deshacerse de Ortega, sino preservar, ante una crisis que surgió por contradicciones internas, los intereses del capital transnacional en el país y la hegemonía del capital sobre cualquier proyecto político post-Ortega. . Lo que más teme Estados Unidos es un vacío de poder inestable e impredecible que podría amenazar los intereses capitalistas en el país y los objetivos de la política estadounidense en la región. Pero el problema es que la derecha política tradicional de Nicaragua carece de una estrategia coherente y se encuentra en un estado de desorganización política, lo que deja al sector empresarial y sus formas corporativas de organización con la tarea de llevar a cabo algún tipo de proceso de transición. Este sector empresarial, sus agencias y grupos de expertos, ha recibido la mayor parte de la financiación estadounidense y ahora considerando un acercamiento con Ortega-Murillo.

Dependiendo de cómo se desarrollen los eventos sobre el terreno, La política estadounidense puede cambiar a medida que se profundice la crisis y aumenten las tensiones políticas entre Estados Unidos y Nicaragua. Este año, USAID, como parte de su Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana (CARSI), que asigna fondos a gobiernos, el sector privado y organizaciones no gubernamentales, ha reservado $ 3 millones adicionales para organizaciones de la sociedad civil nicaragüense, según un aviso del Congreso de USAID sobre Apropiaciones CARSI de fecha 23 de febrero de 2021 (CN # 129). Sin embargo, cabe señalar que además de la NED, Financiamiento de USAID para Nicaragua por 13 años que Ortega estuvo en el poder de 2007 a 2020 fue de cientos de millones de dólares. La gran mayoría de esa cantidad se destinó al propio gobierno: para programas de salud y educación, apoyo a las exportaciones e importaciones, ayuda alimentaria y apoyo a los productos básicos, operaciones antinarcóticos, asistencia técnica para programas gubernamentales de desarrollo, etc. Por lo tanto, simplemente no es defendible afirmar que los programas de USAID en Nicaragua buscan un “cambio de régimen”.

READ  La desconfianza y la falta de acceso a internet retrasan la vacunación en Guatemala

Las fuerzas de derecha y las élites conservadoras tradicionales ganaron la hegemonía sobre la oposición. Los sectores populares han estado atrapados desde 2018 entre el gobierno corrupto y represivo de Ortega y la oligarquía tradicional, apoyada por fuerzas internacionales de derecha, que nunca se conformó con el monopolio sandinista del poder político y estuvo dispuesta a aprovechar la revuelta popular para más directamente devolver ese poder a sí mismo. Es irónico y trágico que los jóvenes que salieron a las calles para protestar en 2018 fueran en su mayoría hijos e hijas de una generación anterior de sandinistas que participaron en la revolución de 1980, irónico porque fueron condenados por el régimen como peones contrarrevolucionarios de un “golpe de Estado estadounidense” fracasó y fue trágico porque la represión contra ellos ayudó a allanar el camino para la hegemonía conservadora sobre la oposición.

El neoliberalismo que cualquier futuro gobierno de derecha ciertamente continuará o incluso profundizará no debe ser un pretexto para que la izquierda internacional se alinee detrás del neoliberalismo, la represión y el autoritarismo del régimen de Ortega-Murillo. Los progresistas deben establecer una posición de izquierda de principios frente a la compleja realidad política dentro de Nicaragua.

La primera parte de este análisis en dos partes aborda la pregunta: ¿El gobierno Ortega-Murillo es de izquierda?


William I. Robinson es profesor distinguido de Sociología, Estudios Globales y Latinoamericanos en la Universidad de California en Santa Bárbara. Trabajó en Managua con la Agencia Nicaragüense de Noticias y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua en la década de 1980 y fue profesor en la Universidad Centroamericana de Managua hasta 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.