Coronavirus pone a Barranquilla en alerta | EL UNIVERSAL

El crecimiento acelerado de infecciones y muertes debido a COVID-19 alertó a las autoridades de Barranquilla, en el momento en que se completaron los tres meses del primer caso en el país sudamericano este sábado.

El departamento del Atlántico y su capital Barranquilla son actualmente uno de los brotes más preocupantes de la pandemia, con 5.808 casos de COVID-19, de los cuales 2.283, o el 40%, se han confirmado en los últimos siete días. Esto muestra la tendencia al alza en la curva, atribuida en parte a la desinformación, la indisciplina social y la pobreza.

En Colombia, hay 36.635 infectados confirmados, 1.145 fallecidos y 13.638 recuperados, según el Ministerio de Salud.

Al aumento de las infecciones en el Atlántico se suma la cantidad de muertes, que este viernes fue la más alta del país, con 24 muertes, incluidas 17 en Barranquilla, la cuarta ciudad de Colombia.

Situaciones similares se experimentan en Soledad, Malambo, Puerto Colombia y Galapa, que conforman el área metropolitana de Barranquilla y representan a casi 90 de la población de 2.5 millones de habitantes del Atlántico, donde algunos temen que los servicios superarse si la tasa de infección no disminuye.

SATURACIÓN DE USI

En este contexto, el Fiscal General de Colombia, Fernando Carrillo, alertó al Ministerio de Salud de “la progresiva saturación de las capacidades” de las 411 unidades de cuidados intensivos (UCI) de Barranquilla, que alcanzaron el 90%.

Al respecto, el secretario de salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, dijo a Efe que “ya hay 110 respiradores nuevos en la ciudad que han comenzado a instalarse (…) y agregarán 200 más que se agregarán pronto enviado por el gobierno nacional “.

Además, en el centro de eventos Puerta de Oro, se estableció un hospital de campaña de 600 camas para aliviar hospitales, y otros 300 fueron autorizados en el Hospital Universitario de Cari gracias a una donación de empresas privadas.

DESINFORMACIÓN Y NOTICIAS FALSAS

Para lograr la situación que hoy causa ansiedad en la ciudad, se ha mezclado la información errónea, la falta de solidaridad y la falsa creencia de que no aceptar la realidad te salva de contraer COVID-19.

Diosa Morales, quien vive el 7 de abril, uno de los distritos del sudoeste de la ciudad donde hay más infecciones y trabaja en los servicios generales de una clínica de oncología, da un ejemplo de desconfianza. y quién tuvo que hacerse la prueba porque un colega había dado positivo.

“La prueba que me hicieron fue negativa, la misma que la de mis seres queridos, pero temíamos que apedrearan nuestra casa cuando vieron que las muestras habían sido tomadas en el vecindario”. Esto ya sucedió en Barranquilla ”, le dijo a Efe.

Según la secretaria de Salud del Atlántico, Alma Solano, el notable aumento de casos en los municipios también tiene que ver con la pobreza de muchas familias que viven en hacinamiento, lo que dificulta el aislamiento social.

PUNTO ROJO EN EL MAPA

A nivel nacional, el Atlántico solo es superado por Bogotá, con 12,185 casos, con la diferencia de que la capital colombiana tiene alrededor de 7,5 millones de habitantes, triplica este departamento.

Según el Instituto Nacional de Salud (INS), Barranquilla y los municipios del Atlántico, uno de los más pequeños del país, tienen la segunda tasa de incidencia de COVID-19, con 212 positivos por cada 100.000 habitantes, aunque por encima del promedio nacional de 72.

En cuanto a las 167 muertes que acumula el Atlántico, equivalen al 14.5% de las 1,145 muertes en todo el país y también ubican a esta región entre las más afectadas, con 61.95 casos por millón de habitantes, mientras que El promedio nacional es 23.

RENOVACIÓN CIUDADANA

Para el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, una de las razones de la gran cantidad de infecciones se debe al hecho de que se están realizando pruebas exhaustivas para detectar a aquellos que probablemente hayan contraído el coronavirus.

“Barranquilla no está ocultando los casos, vamos a buscarlos para evitar que nuestra gente vaya a la UCI, donde tienen que luchar por sus vidas”, dijo.

Sin embargo, esta campaña de las autoridades se enfrenta a la renuencia de los ciudadanos a pasar la prueba de desinformación pura en ciertos distritos.

Incluso ha llegado al extremo de que el personal médico ha sido atacado después de que circulara información en las redes sociales acusando a las brigadas de salud de infectar a quienes se sometieron a pruebas con COVID-19.

Al respecto, David Peláez, director del hospital en Baranoa, una población a 40 kilómetros de Barranquilla, le dijo a Efe que esta actitud negativa de la gente se debió a la desinformación y la especulación en las redes sociales.

“Muchas personas se hacen eco de estas teorías especulativas, lo que lleva no solo a negarse a hacerse la prueba, sino que cuando muestran síntomas, están en silencio, no buscan atención oportuna y cuando llegan (al hospital), tienen demasiadas complicaciones “, dijo.

A pesar de la intensa campaña educativa de las autoridades sobre cómo prevenir el contagio, es común ver personas en Barranquilla y en las ciudades del Atlántico que no usan máscaras o están entre la multitud, ignorando el distanciamiento social.

Por esta razón, la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, en coordinación con los alcaldes de Soledad, Malambo y Sabanagrande, ordenó la extensión de la cuarentena obligatoria vigente desde el 25 de marzo en todo el país hasta el 15 de junio.

You May Also Like

About the Author: Alejandra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *