julio 2, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Cómo una nueva semilla le da a Guatemala una salida al hambre y la mala salud

7 min read

Los agricultores pobres de Guatemala comen poco más que maíz. Un primer paso para salir de la desnutrición es una nueva semilla producida para producir las vitaminas y minerales que necesitan.

Pendientes empinadas, clima abrasador, pobreza y desnutrición: así es Camotán, una ciudad en el sureste de Guatemala, hogar de los hermanos Luis y Antonio Mejía. No tienen ingresos monetarios: viven del maíz que cosechan. Ambos son casados, padres de niños pequeños y viven en una pequeña casa de hormigón y chapa, sin baño ni electricidad.

“Mi familia y yo comemos alrededor de 3,6 kg de maíz al día. Como no tengo dinero, solemos comer tortillas sin frijol, como cinco o seis al día, lo que nos llena”, dijo Luis.

No se puede estar sano con este tipo de dieta. El noventa por ciento de los guatemaltecos que viven en la pobreza extrema comen todos los días lo mismo. Tienen muy pocas oportunidades de tener una dieta equilibrada rica en proteínas. Y en Camotán, el 41,1% de la población vive en pobreza extrema, según datos del Instituto Guatemalteco de Estadística.

La desnutrición es crónica entre personas como estas. “En las familias rurales y de bajos recursos, la dieta es monótona. Consumen principalmente maíz y sus derivados, como tortillas”, dijo Mónica Mazariegos, investigadora del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP). Guatemala tiene uno de los riesgos más altos de deficiencia de zinc y hierro en América Latina.

Los hermanos Mejía aprendieron a sembrar maíz cuando eran pequeños, recuerda Antonio, de 40 años. “Nuestro padre nos enseñó este tipo de actividad como una forma de supervivencia cuando teníamos unos ocho años”, dijo.

Siguen la misma rutina todos los días, se despiertan a las 5 am, caminan aproximadamente 20 minutos hasta el campo donde cultivan su maíz y regresan a casa alrededor de las 6 pm para comprar tortillas.

El noventa por ciento de los guatemaltecos que viven en la pobreza extrema comen maíz todos los días. Imagen: Markus Spiske

Mientras su esposa y su hija se quedan todo el día en casa preparando tortillas y otros alimentos a base de maíz, Luis, de 42 años, lleva a su hijo de 10 años al campo para que lo ayude a trabajar la tierra.

El trabajo no ha cambiado, pero ahora la familia tiene mejor comida gracias a un nuevo tipo de semilla de maíz.

READ  Cómo ver una transmisión en vivo de la serie Gateshead Diamond League

Semilla Nuevauna iniciativa sin fines de lucro que opera en Guatemala desde 2017, les entregó una semilla híbrida, producida por crianza selectiva convencional -no modificación genética- que tiene más nutrientes esenciales que el maíz que cultivaban antes los hermanos.

“Nuestra solución mejora el alimento más barato y de mayor importancia cultural, que es el maíz”, dijo Curt Bowen, cofundador y director ejecutivo de Semilla Nueva. “La semilla de maíz F3 se produce para aumentar la densidad de vitaminas y minerales del cultivo. Debido a que es consumido regularmente por estos agricultores y familias, esta práctica agronómica tendrá un gran impacto en el estado nutricional de la población”.

Guatemala

Luís Mejía saca una tortilla del fogón en su casa de Camotán. Imagen: Isabella Rolz

El proceso de hacer que los alimentos sean más nutritivos se llama biofortificación. “A biofortificação se concentra na adição de micronutrientes específicos que são insuficientes nas dietas de populações de países em desenvolvimento com poucos recursos que dependem fortemente de um único alimento básico, como o milho”, disse Jere Haas, especialista em nutrição da Universidade Cornell em Ithaca , Nueva York. .

Al distribuir semillas biofortificadas, dijo, podemos “corregir las deficiencias de micronutrientes de hierro, zinc y vitamina A que contribuyen a una alta carga de enfermedades y deficiencias en estas poblaciones de escasos recursos”.

Tanto Luis como Antonio Mejía describen la semilla F3 como “más suave y abundante” que otras semillas de maíz. También notaron que sus familias se han enfermado menos en los últimos años y sus hijos tienen más energía durante el día.

La biofortificación es una herramienta elegante para mejorar la salud humana de las personas pobres.

La esposa de Antonio, María Mejía, de 30 años, quien pasa la mayor parte del día en la cocina haciendo las tortillas, dijo que con la F3 nota “que las tortillas cada vez son más grandes, amarillas y pesadas”, por lo que la familia se siente más llena.

Sin embargo, las nuevas semillas no resuelven todos sus problemas. “La biofortificación es una herramienta elegante para mejorar la salud humana de los pobres [but] no es perfecto y debe combinarse con otros métodos según sea necesario”, dijo Stephan Haefele, experto en suelos y cultivos sostenibles en Rothamsted Research, un centro de investigación sin fines de lucro en el Reino Unido.

READ  Fuerza Aérea de Guatemala actualiza su cabina Bell 212

Si bien la familia Mejía se ve más saludable desde que comenzaron a cultivar la semilla biofortificada, no es fácil medir cuánto del aumento de la ingesta de nutrientes es realmente absorbido por el cuerpo. Por esta razón, existe un debate sobre cuánto ayuda la biofortificación a remediar la deficiencia de nutrientes.

Guatemala

María Mejía prepara tortillas, que van engordando gracias a la nueva semilla. Imagen: Isabella Rolz

También puede haber intercambios. “En algunos casos, los cultivos biofortificados rinden poco [lower volumes of produce] que las mejores variedades normales, en cuyo caso la compensación es entre alimentar a las personas con suficientes calorías o suficientes micronutrientes”, dijo Haefele.

No hay ningún riesgo informado por comer cultivos biofortificados convencionalmente. Aún así, no todos los aceptarán de inmediato. “Un desafío podría deberse a un posible cambio en el sabor y la apariencia de los comestibles que la población debe adoptar”, dijo Abdul Wakeel, profesor asistente de la Universidad de Agricultura Faisalabad en Pakistán.

Los agricultores también necesitan algo más que una entrega única de semillas. “Es un proceso continuo para mantener y mantener las variedades biofortificadas y, al mismo tiempo, los suelos necesitan ser alimentados con minerales, especialmente si son deficientes en minerales específicos”, dijo Wakeel.

Las tortillas son cada vez más grandes, amarillas y pesadas

Semilla Nueva está reuniendo los datos necesarios para resolver estos debates y cuestiones. Encuesta a los agricultores que siembran semillas F3 para ver cuánto maíz consumen durante el año. Luego trabajan con agricultores y laboratorios para evaluar el contenido nutricional del maíz biofortificado. Luego colaboran con INCAP, el centro de estudios de nutrición líder en la región, para visitar a las familias que la consumen y recopilar datos de consumo alimentario y nutricional de las mujeres y los niños de estas familias.

“Esta investigación le permite al INCAP modelar los nutrientes que faltan en las dietas de estas poblaciones y cuánto reducen esas deficiencias al comer nuestro maíz más nutritivo”, agregó Bowen. Con estos datos, Semilla Nueva estima lo que aún falta en la dieta de estas familias rurales.

Semilla Nueva creó alianzas y programas de emergencia para dar semillas gratis a agricultores en comunidades necesitadas, como los hermanos Mejía. Además, la organización vende semillas a bajo costo a las asociaciones de agricultores. Se ven felices: en 2021, el 35 % de los agricultores replantaron semillas de su cultivo F3.

READ  Congreso de Puebla aprueba legalización del matrimonio igualitario

Guatemala

La tasa de pobreza de Guatemala ronda el 52%, lo que pone de relieve la necesidad de mejorar la nutrición. Imagen: Scott Umstattd

En 2021, con el apoyo de la filantropía estadounidense y la iniciativa Feed the Future de USAID, Semilla Nueva llegó a 12.600 agricultores y sus familias. Se enfoca en agricultores que cultivan maíz para comer en casa y pequeños agricultores comerciales que venden en los mercados locales. Treinta y seis por ciento de los agricultores que cultivan semillas F3 viven por debajo de la línea de pobreza nacional de Guatemala, viviendo con menos de US$3,64 al día.

Actualmente, solo hay un puñado de productores de semillas de maíz biofortificado en los sectores público y privado. Las semillas son distribuidas por algunas organizaciones locales e internacionales como Semilla Nueva.

Según datos anecdóticos de Semilla Nueva de los últimos dos años, el 37,5% de los pequeños productores que recibieron donaciones de semillas en 2020 pudieron replantar semillas híbridas, utilizando semillas recolectadas en su propia cosecha, y estaban satisfechos con los rendimientos; El 64% planea replantar en 2022.

Esta práctica agronómica tendrá un gran impacto en el estado nutricional de la población.

“Esto da optimismo para crear una menor dependencia de las compras y donaciones de semillas, dado que los rendimientos continúan siendo más altos que otras variedades biofortificadas de polinización abierta”, dijo Bowen.

“Ya es hora de incorporar este avance tecnológico a la salud y nutrición de más guatemaltecos que viven en la pobreza extrema”, dijo Manolo Mazariegos, experto en nutrición del INCAP. Teniendo en cuenta los recursos limitados a su disposición, el proyecto está muy avanzado y llega a miles de familias en Guatemala.

Sin embargo, también es necesario llegar a miles de otros agricultores. Para solucionar este problema, “es necesario fortalecer las políticas públicas e iniciativas como esta deben ser consideradas de urgente interés público para combatir la desnutrición en poblaciones de escasos recursos”, agregó.

Este artículo se publica bajo una licencia Creative Commons. la versión original apareció en Democracia Abierta.

Imagen principal: Perry Grone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.