agosto 1, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Cómo ha afectado el cambio climático a la población de este asentamiento maya

4 min read

TORONTO – Un estudio dirigido por la Universidad McGill encontró que el asentamiento maya en Itzan, hoy Guatemala, ha variado en tamaño a lo largo del tiempo en respuesta al cambio climático.

La evidencia, publicado en Quarternary Science Reviews en un estudio titulado “Evidencia molecular del cambio de la población humana asociado con eventos climáticos en las tierras bajas mayas”, muestra que tanto los períodos secos como los muy húmedos llevaron a una disminución dramática de la población y sugiere que el asentamiento maya en Itzán comenzó antes y duró más que antes. .

Los investigadores pudieron determinar el reflujo y el flujo de la población maya mediante el estudio de estanoles, o moléculas orgánicas que se encuentran en la materia fecal humana y animal, tomadas de muestras en el fondo de un lago cercano.

Al medir los estanoles, los investigadores pudieron estimar los cambios en el tamaño de la población y examinar cómo esto se alinea con la información sobre la variabilidad climática y los cambios en la vegetación obtenida de fuentes biológicas y arqueológicas.

El estudio rastreó los principales cambios en la población maya en el área durante un período que comenzó hace 3.300 años e identificó cambios en los patrones de asentamiento que han ocurrido durante cientos de años, asociados con cambios en el uso de la tierra y prácticas agrícolas.

La evidencia del análisis de estanol fecal sugiere que los humanos estaban presentes en la escarpa de Itzan unos 650 años antes de que la evidencia arqueológica lo confirme, dice el estudio.

Los datos también mostraron que los mayas continuaron ocupando la zona, en menor número, luego de un período conocido como el “colapso” entre el 800 y el 1000 d.C., donde se piensa que guerras prolongadas o sequías intensas provocaron que toda la población abandonara la zona. .

READ  La UACH está capacitada en medicina de rehabilitación y habla sobre el manejo de la diabetes y la hipertensión en pacientes con Covid-19

Se encontró otra evidencia de un gran aumento de población casi al mismo tiempo que los registros muestran una gran población huyendo del ataque español al último bastión maya de Nojpeten (ahora Flores, Guatemala) en 1697, algo que no se conocía antes.

Tradicionalmente, as estimativas da população baseiam-se na inspeção arqueológica e escavação de assentamentos que, em seguida, alimentam as reconstruções da dinâmica populacional, emparelhada com a análise de pólen e indicações de erosão do solo em lagos para reconstruir as mudanças ecológicas que ocorreram ao mismo tiempo, según una declaración.

“Esta investigación debería ayudar a los arqueólogos al proporcionar una nueva herramienta para observar los cambios que pueden no verse en la evidencia arqueológica porque es posible que la evidencia nunca haya existido o se haya perdido o destruido”, dijo el autor del estudio, Benjamin Keenan, en el comunicado. “Las tierras bajas mayas no son muy buenas para preservar edificios y otros registros de la vida humana debido al ambiente de la selva tropical”.

Los estanoles fecales del sedimento del lago confirmaron que la población maya en el área de Itzán disminuyó debido a la sequía en tres períodos distintos: entre 90 a 280 d.C., 730 a 900 d.C. y durante 1350 a 950 d.C.

El estudio también sugiere que los mayas pueden haberse adaptado a los problemas ambientales, como la degradación del suelo y la pérdida de nutrientes debido al cambio climático, utilizando desechos humanos como fertilizante.

Los investigadores también encontraron que la población disminuyó durante un período muy húmedo entre 400 y 210 a. C., algo que no se había estudiado bien antes, señala el estudio, y agregó que la disminución de la población en respuesta a períodos de sequía y lluvia muestra que hubo efectos climáticos. ambos extremos del clima, no solo la sequía.

READ  Estas babosas marinas se cortan la cabeza y desarrollan un cuerpo completamente nuevo.

“Es importante para la sociedad en general saber que ha habido civilizaciones antes que nosotros que se han visto afectadas y adaptadas al cambio climático”, dijo en la nota el autor principal del estudio y profesor asistente Peter Douglas. “Al vincular la evidencia del cambio climático y poblacional, podemos comenzar a ver un vínculo claro entre las precipitaciones y la capacidad de estas ciudades antiguas para mantener a su población”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.