julio 25, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Centroamérica: Huracanes Eta e Iota – Actualización de operación de 6 meses (MDR43007) – Guatemala

7 min read

Resumen de las principales revisiones del Plan de acción de emergencia:

Se han omitido algunos indicadores informados en informes de actualización operativa anteriores para proporcionar una visión general más común de las tres Sociedades Nacionales y para alinear las acciones de intervención. El informe presenta los indicadores más relevantes para cada área de enfoque, especialmente aquellos que contribuyen a “personas afectadas”, para visualizar mejor el impacto que la operación está teniendo de manera colectiva.

A. ANÁLISIS DE SITUACIÓN

Descripción del desastre

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la temporada de huracanes del Atlántico 2020 fue la más activa de la historia. También fue la quinta consecutiva en mostrar una actividad superior al promedio, con 30 tormentas tropicales con nombre, de las cuales 13 se convirtieron en huracanes.

El 3 de noviembre de 2020, el huracán Eta azotó Nicaragua como huracán de categoría 4, provocando deslizamientos de tierra e inundaciones que desplazaron a miles de personas y dejaron decenas de muertos o desaparecidos en Centroamérica y partes del Caribe.

Apenas 14 días después, el huracán Iota agravó la situación en áreas ya afectadas por Eta y expandió significativamente el impacto a otras regiones de Nicaragua y otros países de Centroamérica. Originada como una onda tropical en el Caribe oriental el 10 de noviembre, Iota se convirtió rápidamente en un huracán el 15 de noviembre y se convirtió en un huracán de categoría 5 el 16 de noviembre. Finalmente, azotó Nicaragua y la región de Gracias a Dios en Honduras como un huracán de categoría 5 el 17 de noviembre, causando inundaciones repentinas, inundaciones de ríos y deslizamientos de tierra1

Estos dos huracanes afectaron a más de 7.5 millones de personas en Centroamérica. Como resultado, Guatemala, Honduras y Nicaragua declararon el estado de emergencia en los departamentos de riesgo y solicitaron asistencia humanitaria y financiera, elevándolo a una solicitud oficial a nivel internacional para intensificar las acciones de respuesta de emergencia.

Guatemala

Entre el 3 y el 17 de noviembre de 2020, las tormentas tropicales Eta e Iota azotaron la mayor parte del territorio de Guatemala con fuertes lluvias que provocaron inundaciones y decenas de deslizamientos de tierra y deslizamientos de tierra catastróficos. Según la Coordinación Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), 16 de los 22 departamentos del país fueron afectados por las dos tormentas, principalmente Alta Verapaz, Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula. Estos departamentos albergan alrededor de cinco millones de personas.

READ  Miguel Layún regresa al Tri tras 1 año de ausencia a pedido de Tata

Al igual que en 2005 con la tormenta Stan, Eta e Iota afectaron principalmente a zonas rurales con altos niveles de pobreza extrema. El departamento más afectado fue Alta Verapaz, cuyos habitantes son en su mayoría comunidades indígenas mayas Q’eqchí. Las poblaciones afectadas en los departamentos de Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula comparten varias características estructurales con las de Alta Verapaz: viven en áreas rurales, la mayoría se autoidentifica como pertenecientes a pueblos indígenas y presenta pobreza (ingresos) y niveles de pobreza multidimensional por encima del promedio nacional.

En el caso de Izabal, las crecidas provocadas por el desbordamiento del río Motagua afectaron principalmente a los municipios de Los Amates, Morales, Puerto Barrios y El Estor. Según el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación (UNITAR), cerca de 150 kilómetros cuadrados se inundaron en estos cuatro municipios, afectando directamente a unas 8.600 personas. Las inundaciones, que en algunos lugares alcanzaron los 2,50 metros, destruyeron viviendas y su contenido (muebles, electrodomésticos, ropa, utensilios de cocina, entre otros), inundaron calles y espacios comunitarios con barro y piedras, contaminaron pozos artesanales y destruyeron sistemas de agua comunitarios. causando daños considerables a la infraestructura vial comunitaria y municipal.

En el caso de Alta Verapaz, algunas inundaciones fueron causadas por grandes ríos y sus afluentes. En contraste, principalmente entre Cobán y Chisec y San Pedro Carchá, fueron causadas por una combinación de escorrentías y aguas subterráneas, creando enormes lagunas que inundaron al menos 20 comunidades. Estas comunidades informaron daños totales a hogares, medios de vida, infraestructura y cultivos, ganado, puestos de salud, escuelas y redes de carreteras.
Según la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia de la República (SEGEPLAN), las tormentas tropicales ocasionaron pérdidas, daños y costos adicionales en todo el país del orden de 6 mil millones de quetzales.

Honduras

El huracán Iota afectó a comunidades del Valle de Sula en el norte de Honduras, así como a los departamentos de Copán, Choluteca y Comayagua, y agravó los daños causados ​​por la tormenta Eta en los departamentos de Cortés, Yoro, Atlántida, Santa Bárbara, Olancho y Colón.

READ  La mortal tormenta tropical Amanda azota el Salvador, Guatemala -

Aproximadamente 4,7 millones de personas se vieron afectadas por la emergencia. Más de un millón fueron evacuados, alrededor de 93.000 fueron trasladados a centros colectivos y más de un centenar murieron por las inundaciones. Cerca de 1.000 casas fueron destruidas, más de 6.000 resultaron dañadas y más de 88.000 resultaron afectadas. El Ministerio de Agricultura y Ganadería (SAG) registró pérdidas de hasta el 80% en el sector agropecuario y, según la CEPAL, el impacto de los huracanes provocó pérdidas cercanas a los 45 mil millones de lempiras (unos US $ 1.860 millones).

La mayoría de los servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) han sido restaurados por los municipios, aunque en necesidad debido a que los sistemas de distribución en la mayoría de las regiones se han derrumbado y se encuentran en un lento proceso inicial de recuperación. La asistencia en viviendas sigue siendo una prioridad, ya que las estructuras han sufrido daños considerables. El regreso de las comunidades a sus hogares ha impulsado la formación de centros colectivos improvisados, a menudo cerca de las estructuras que solían ser sus casas o campos.

Las medidas de restauración de los medios de vida son considerables dado el daño causado a los cultivos agrícolas y, aunque la temporada de lluvias ha terminado, todavía se pueden encontrar escombros y lodo en las comunidades. Las grietas en las paredes de la ribera han creado condiciones inseguras que hacen imposible una cosecha exitosa, lo que afecta a los agricultores de subsistencia y a los trabajadores informales que dependen de los cultivos de temporada. Las áreas urbanas han sufrido los efectos socioeconómicos de la emergencia, la pandemia COVID-19, la recesión económica y la pérdida de empleos en los sectores de transporte, comercio y agroindustria, y dijeron que estas amenazas exacerban los efectos socioeconómicos.

Nicaragua

El 3 de noviembre de 2020, el huracán Eta golpeó la costa norte del Caribe de Nicaragua como un huracán de categoría 4 con vientos de 240 km / h, golpeando la comunidad de Wawa Bar al suroeste de Puerto Cabezas.
Bilwi, por más de 30 horas. Después de Eta, el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED) estimó que más de dos millones de personas estuvieron expuestas a esta tormenta.

READ  Argentina abrirá nuevo consulado en Playa del Carmen - MercoPress

Como medida preventiva, el SINAPRED y otros mecanismos de respuesta del país, incluida la Cruz Roja Nicaragüense (CRN), evacuaron a cerca de 70.000 personas y abrieron 325 centros colectivos. También declaró alerta roja para la región del Caribe y alerta amarilla para los departamentos de Wiwili, Jinotega, Nueva Segovia,
Matagalpa y Chinandega. La región del Pacífico también se vio afectada por lluvias torrenciales que provocaron deslizamientos de tierra, lo que provocó la activación de más de 300 centros colectivos y familias de acogida para albergar y acoger a las familias.

El 16 de noviembre Iota azotó Nicaragua como huracán de categoría 5, con vientos de hasta 260 km / hy golpeó la comunidad de Halouver (350 familias, aproximadamente 1.750 personas, principalmente indígenas miskitos) a 45 km al sur de Puerto Cabezas.

Como resultado, la región norte del Caribe quedó incomunicada, sin servicio de teléfono e internet, sin electricidad y sin servicio de agua potable. Puerto Cabezas resultó gravemente dañado. Se destruyeron casas y muelles. El hospital temporal instalado tuvo que ser evacuado a la sede del gobierno regional, ya que el edificio comenzó a derrumbarse debido a los fuertes vientos y los daños sufridos por el hospital regional Bello Amanecer fueron aún más graves.

Iota, ahora degradada a tormenta tropical, ha golpeado la región del Pacífico de Nicaragua, dejando a su paso puentes y casas destruidas, deslizamientos de tierra, árboles caídos e inundaciones en los departamentos de Rivas, Managua, Carazo, Jinotega, Nueva Segovia y Wiwili.

El informe oficial del gobierno emitido el 24 de noviembre de 2020 después de que Iota indicó que casi tres millones de personas se vieron afectadas por ambos huracanes y estimó las pérdidas por daños causados ​​en 56 condados en $ 742,671,000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.