marzo 9, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Caravana con destino a Estados Unidos frustrada en Guatemala mientras continúa la presión contra los migrantes

5 min read

La demostración de fuerza de las autoridades guatemaltecas fue una señal más de la represión migratoria en Centroamérica y México, que se intensificó a pedido de la administración Trump.

Durante años, los migrantes vieron una caravana como una alternativa segura y asequible a pagarle a un traficante de personas, que puede cobrar más de $ 10,000 por el viaje al norte y maltratarlos en el camino. Pero el método ya no parece viable, ya que las caravanas ahora se dirigen a una respuesta militarizada de las fuerzas de seguridad de Centroamérica y México, bajo la presión de Washington y luchando contra una pandemia.

La caravana más reciente, la más grande en un año, salió de una estación de autobuses en la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, el viernes. Los migrantes incluían familias cuyas casas fueron destruidas por los dos huracanes que azotaron el país en noviembre. Otros perdieron sus trabajos en hoteles y restaurantes en la isla de Roatán, frecuentada por turistas hasta la pandemia del coronavirus. Otros aún huían de las graves amenazas de bandas criminales violentas.

Lucy Cervello se unió al grupo con su esposo y tres hijos de la ciudad de La Lima.

“El huracán destruyó todo lo que poseemos. Hemos estado sin hogar desde noviembre ”, dijo Cervello, de 32 años.“ No tenemos nada más para comer. El gobierno no hizo nada para ayudar ”.

Cervello había escuchado a los migrantes hablar sobre Biden, pero no sabía quién era o qué se suponía que estaba cambiando en Estados Unidos. Su hija, Marjorie, estaba de luto por el perro de la familia, Princess, que se ahogó en una de las tormentas.

READ  CONTG LGT VA EMS. a 15.000 pies (4600 m) / VolcanoDiscovery

Los comentaristas conservadores en Estados Unidos redujeron las motivaciones de los migrantes a un puro cálculo político, sugiriendo que la elección de Biden fue la razón principal para la formación de la caravana. La historia y las entrevistas de campo sugieren lo contrario. Antes de que la región fuera bloqueada contra el coronavirus, periódicamente se formaron caravanas durante la presidencia de Trump. Aunque a menudo son organizados por activistas locales y ganan fuerza en las redes sociales, la conciencia política entre los grupos suele ser limitada.

El número de migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos se ha mantenido relativamente estable desde la elección de Biden. aumentando solo ligeramente de 71.726 en octubre a 73.513 en diciembre. Esos números … que incluyen múltiples entradas para migrantes que son expulsados ​​rápidamente bajo una política de la era de la pandemia e intentan cruzar nuevamente – permanecen muy por debajo del pico reciente de 144.116 en mayo de 2019.

Antes de que Marlon Wood dejara Roatán para unirse al grupo, publicó una foto de su familia en Facebook. El joven de 23 años planeaba encontrar trabajo en los Estados Unidos para poder enviarles dinero.

“Tú eres la razón por la que mañana decido salir de mi país para tener una vida mejor”, escribió. “Dios conoce mi corazón y sabe todo lo que hice y sufrí por todos ustedes”.

Los ciudadanos de Guatemala, Honduras y El Salvador generalmente disfrutan de libertad de movimiento entre los tres países. Pero como Guatemala ahora requiere una prueba de coronavirus negativa a su llegada, los migrantes hondureños han sido detenidos en la frontera. Aun así, la mayor parte de la caravana cruzó la intersección.

READ  Interjet vale la pena, pero los cupones no se pueden canjear: Profeco

El canciller guatemalteco, Pedro Brolo, dijo que su entrada “violó la soberanía nacional”.

Miles lograron cruzar la frontera con Guatemala y se dirigieron al norte. Sin embargo, menos de 160 kilómetros después, fueron detenidos en varios controles militares. Fotos y videos mostraban al personal de seguridad golpeando a los migrantes con porras.

Jordan Rodas, el defensor del pueblo de derechos humanos del fiscal general de Guatemala, calificó la respuesta de “deplorable”.

Las autoridades dijeron que 3.329 personas fueron detenidas o devueltas a Honduras. Algunos grupos más pequeños intentaron continuar hacia el norte. Pero las posibilidades de que un grupo sustancial logre atravesar no solo Guatemala, sino también México, donde ya se han desplegado fuerzas de seguridad, eran delgadas.

En parte como respuesta a las amenazas de la administración Trump, tanto Guatemala como México han intensificado sus esfuerzos para combatir el tránsito de migrantes a sus países. El gobierno de Biden no dijo si la presión continuaría, pero los nuevos funcionarios dijeron que los migrantes recién llegados no podrían ingresar a Estados Unidos de inmediato para solicitar asilo.

Los esfuerzos para detener las caravanas también han atraído apoyo interno en México y América Central.

“Algunas comunidades ya han apoyado a las caravanas, pero han llegado a un punto en el que fue demasiado”, dijo Maureen Meyer, vicepresidenta de programas de la Oficina de Washington para América Latina.

“El año pasado, tres caravanas se detuvieron en el sur de México o Guatemala, lo que sugiere que ya no es posible viajar de esta manera.“, dijo.” La coordinación entre los gobiernos en torno a esta caravana sugiere que no hay mucho apetito en estos países por estos grandes movimientos de personas. “

READ  Pumas UNAM: Andrés Lillini 'tira' de las riendas a los felinos pese a su liderazgo

Los funcionarios mexicanos dicen que no están deteniendo el flujo de migrantes solo como un favor a Estados Unidos, sino en un esfuerzo por simplificar su propio sistema migratorio y minimizar los riesgos para la salud pública durante la pandemia.

“Seguiremos haciendo lo mismo”, dijo el lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Muchos de los migrantes están siendo enviados de regreso a condiciones precarias. Algunas de las víctimas del huracán viven en tiendas de campaña proporcionadas por donantes extranjeros; otros están agachados en el suelo de las escuelas locales.

“Algunos días comemos”, dijo Wendy Treches, de 40 años, el día antes de irse con el remolque. “Algunos días no comemos nada”.

Viajaba con sus tres hijos luego de que las tormentas destruyeran su casa en la ciudad de Santa Bárbara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *