septiembre 19, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Campesinos bloquean carreteras y paralizan la actividad económica en Guatemala al rechazar la corrupción

4 min read

Un gran movimiento popular, coordinado por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y otras organizaciones de pueblos de origen maya, bloqueó los puntos críticos de la red vial desde las 6 de la mañana del lunes y, con ello, aisló a Guatemala del resto del mundo. en una movilización que obedece, en palabras de sus dirigentes, al repudio de la “corrupción, impunidad y cooptación del Estado”.

Según los organizadores, cerca de 200.000 personas se suman al movimiento en 21 de los 22 departamentos en los que se encuentra dividido administrativamente el país, a los que se suman grupos que organizan el cierre de calles y carreteras en pueblos y ciudades, lo que es difícil conocer la verdad. magnitud de la protesta. Los cierres de carreteras son un duro golpe para el sector privado, que estima podría causar pérdidas de un promedio de 50 millones de dólares al día.

El objetivo de la protesta, según los organizadores de la protesta, es “castigar a los titiriteros del gobernante actual”. Los manifestantes exigen la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y de la titular del Ministerio Público, Consuelo Porras, “por haber traicionado al pueblo guatemalteco y arreglado la impunidad y la corrupción”, según un comunicado de Codeca. publicado el sábado por la noche. También reclaman la suspensión de las conmemoraciones del bicentenario de la independencia de Centroamérica de España, el 15 de septiembre de 1821, “que lo único que queda para los pueblos indígenas es la pobreza, la exclusión, la desnutrición y la pérdida de nuestro territorio”. El comunicado concluye con un llamado a todos los guatemaltecos a construir la unidad y mantener esta lucha hasta lograr la democracia, la paz social y el desarrollo.

A estos pedidos se suma la formación de un gobierno de transición y la convocatoria de una ‘Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional’ para redactar una nueva Carta Magna que incluya “la voluntad y aspiraciones de todos los pueblos y sectores del país”. Estas solicitudes son, al menos en el corto plazo, imposibles de cumplir, pero tienen un impacto muy fuerte en la imagen ya deteriorada de Guatemala, tanto a nivel nacional como internacional. “La imagen de Guatemala en el exterior es que el gigante dormido, los pueblos indígenas, ha despertado y participa de un debate nacional con propuestas muy concretas cuando el Estado vive una de sus crisis más profundas”, dice el excanciller Edgar Gutiérrez. Tal como está, el futuro parece inestable.

“Giammattei ha entrado en su propio laberinto y no podrá salir. La clase política también carece de madurez para proponer soluciones institucionales. Así, corresponde a la sociedad el desafío de encontrar una salida transitoria ”.

Regístrese ahora en el MRT para seguir todas las novedades y leer sin límites

registrar aquí

Para la ONG Transparencia Internacional, la imagen de Guatemala es la de un estado gobernado por mafias que han generado un descontento social muy alto y permanente, en palabras de uno de sus líderes, Manfredo Marroquín. “Esto afecta la imagen del país para atraer inversiones o turismo, pero la causa última son los gobiernos corruptos que tienen como rehén al Estado. Hasta que esto se corrija, el descontento no cederá ”.

Pero ni Marroquín ni Gutiérrez creen que, en este momento, se vea en el país centroamericano una violenta represión contra los manifestantes por parte del Estado, como se ha visto en otras protestas recientes en América Latina. “El gobierno tiene el control de todo, pero, como carece de legitimidad, también carece de la fuerza física o moral para reprimir a los manifestantes. Una represión acabaría desencadenando un levantamiento social con consecuencias impredecibles, porque el descontento oprime al gobierno. Es contra el sistema ”, dice Marroquín. “Usar la fuerza solo aceleraría la crisis en sí misma”, señala Gutiérrez.

Lo que Giammattei nunca contó es la reacción adversa de los pueblos indígenas, en la que se destaca la participación de las mujeres, que han despertado del letargo de 500 años al que fueron sometidas por las clases dominantes. Son plenamente conscientes de que el peso de la economía guatemalteca está sobre sus hombros y que pueden hacer morir de hambre a la capital guatemalteca, bastión de los poderes tradicionales.

Además de la claridad de los objetivos que se fijaron – recuperar su dignidad como naciones aborígenes y el respeto por sus culturas ancestrales – tienen todo para ganar y nada que perder. El tiempo trabaja a su favor: “Necesitamos un país que nos brinde las condiciones que todos merecemos”, dijo por teléfono Martín Toc, presidente de los 48 Cantones de Totonicapán, la organización más importante del campesinado de origen maya. “Sabemos que esta lucha es un proceso largo, como exige la transformación del país. Entendemos que, a partir de ahora, debemos asumir nuestra responsabilidad de lograr la transformación a través de las urnas, para llevar al poder a las personas adecuadas, cuidando de no caer en el populismo. Creemos en un país de libertad. Es nuestro turno ”, concluye con énfasis.

registrar aquí por Boletin informativo de MRT America y reciba todas las claves de información sobre la situación actual en la región

READ  Transformando el triángulo: el papel de Georgia en la migración y la prosperidad de Centroamérica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.