enero 24, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Buscando oro en la complejidad económica

4 min read

Al concluir los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Australia obtuvo un impresionante sexto lugar con 46 medallas, incluidas 17 de oro. Para una nación de 25 millones de habitantes, Australia ha superado su peso para lograr una de sus mejores actuaciones en los Juegos Olímpicos modernos.

Este éxito llegó con años de planificación e inversión. La Comisión Australiana de Deportes (ASC) invirtió más de $ 500 millones para preparar a los atletas en los cuatro años previos a los Juegos de Tokio.

Si bien la gloria olímpica juega un papel importante para inspirar la participación de la comunidad y generar un sentido de orgullo nacional, Australia se queda peligrosamente atrás en un reflejo crítico del éxito económico a largo plazo: la complejidad económica. La complejidad económica mide la capacidad productiva de una economía y la sofisticación de sus exportaciones. Estos son fundamentales para el crecimiento de la productividad y la competitividad global.

En 2019, Australia calificó un 79º en el mundo por la complejidad económica. Para un país que se percibe a sí mismo como una “economía avanzada”, nuestra clasificación nos coloca detrás de economías emergentes como Kazajstán y Chile y solo ligeramente por delante de Mauricio y Guatemala. En contraste, las 10 naciones con mayor complejidad económica están compuestas por otros países ricos como Japón, Taiwán, Suiza, Alemania, Corea del Sur, Singapur y Estados Unidos.

A diferencia de la mayoría de las economías avanzadas, las exportaciones australianas carecen de diversificación y sofisticación. Las principales exportaciones incluyen mineral de hierro, carbón y combustibles minerales, que no solo dejan a la economía vulnerable a los cambios en los precios de las materias primas, sino que pierden la oportunidad de que Australia aproveche su capital humano y financiero para agregar valor a la tierra. Si bien la eficiencia de los mineros australianos es incuestionable, el modelo de excavación y barco que sustenta nuestra prosperidad merece ser reconsiderado para que Australia prospere en las próximas décadas.

READ  Datos breves sobre las estadísticas de inmigración - KVIA

Las limitaciones en la capacidad industrial de Australia se revelaron de manera aguda durante la pandemia de COVID. Las interrupciones en la cadena de suministro de equipos de protección esenciales y máscaras faciales prevalecieron en las primeras etapas de la pandemia, mientras que la falta de competencia en la fabricación de vacunas de ARNm en tierra restringió la capacidad de Australia para vacunar rápidamente a la población. Por el contrario, la capacidad de fabricación de CSL ha sido fundamental para mantener un suministro constante de vacunas frente a los embargos de exportación de otras naciones y demuestra la importancia de mantener la capacidad soberana.

Otras naciones ven el valor de mantener y desarrollar la capacidad soberana en una economía global cada vez más impulsada por la destreza tecnológica y científica. A través de políticas cuidadosamente diseñadas, Corea del Sur se ha convertido en un importante productor y exportador de maquinaria eléctrica, placas de circuitos, computadoras, baterías y automóviles. Esto apoya la prosperidad de sus ciudadanos y la balanza de pagos. Además, Corea del Sur ha invertido aproximadamente 2.700 millones de dólares australianos para convertirse en uno de los cinco principales productores de vacunas del mundo para 2025. Esta inversión por sí sola supera el Plan de Fabricación Moderna de 1.500 millones de dólares del Gobierno. Por el contrario, los políticos australianos han estado mucho más interesados ​​en estimular la economía a través de proyectos de infraestructura “extravagantes” como el metro de $ 11 mil millones del aeropuerto de Sydney.

Si una inversión de esta escala se redirigiera hacia la promoción de la fabricación avanzada, surgirían enormes posibilidades. La transición a una economía global baja en carbono y la reciente introducción de impuestos fronterizos sobre el carbono en Europa colocaron a Australia en la primera posición para convertirse en un importante exportador de hidrógeno limpio y productos manufacturados de alto consumo energético. Agregar un mayor valor nacional a las exportaciones, como las tierras raras, y aprovechar nuestra base de investigación a través de una mejor comercialización de los descubrimientos creará empleos de alto valor, aumentará la productividad y fortalecerá nuestra capacidad para exportar de manera competitiva durante generaciones.

READ  Lion Links: 14/07/21 - La Tierra de las Mane

Australia es una nación con un gran potencial. Es hora de buscar oro en la complejidad económica, aprovechando, en lugar de exportar, nuestra abundancia de recursos para construir una capacidad industrial de clase mundial. ¡Ayudar a arreglar el planeta en el proceso no estaría de más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.