Brasileño violado y asesinado para ser proclamado beato

El Papa autorizó el decreto de “martirio” a la joven Isabel Cristina Mrad Campos asesinada a los 20 años, en 1982.

Por:
EFE

El Papa Francisco autorizó el decreto del “martirio” por el cual se proclamará beato a la brasileña Isabel Cristina Mrad Campos, asesinada a los 20 años mientras se oponía a su violador.

El decreto, junto a otros venerables, fue aprobado este martes por el Papa tras ser presentado por el nuevo prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el italiano Marcello Semeraro, que sustituyó al cardenal Angelo Becciu, separado por su padre. participación en irregularidades financieras.

Isabel Cristina Mrad Campos nació el 29 de julio de 1962 en Barbacena, Brasil, en una familia católica y se mudó en 1982 con su hermano a la ciudad de Juíz de Fora, con el fin de prepararse para el ingreso a la facultad de medicina.

El 1 de septiembre de 1982, cuando regresó a su departamento, un joven que conoció días antes intentó abusar de ella, pero al ser rechazada, comenzó a golpearla con una silla, la torturó y recibió 15 puñaladas.

Desde adolescente formó parte de la Asociación de Voluntarios de la “Conferencia de São Vicente” y muchos fueron testigos de su ayuda a las personas con discapacidad y los más pobres.

Su muerte violenta fue considerada por los católicos como un verdadero martirio y los fieles compararon a la joven víctima con Santa María Goretti, quien también murió luchando contra su agresor.

Su tumba, que se encuentra en la iglesia parroquial de Nossa Senhora de la Piedad en Barbacena, es un destino para los fieles que también vienen de lugares lejanos de Brasil, donde los jóvenes colocan notas con oraciones y peticiones de agradecimiento en su tumba.

READ  Récord de votación anticipada para presidente de EE. UU.

Además, Francisco también autorizó el decreto que aprueba las virtudes heroicas del religioso Roberto João, de la Congregación de los Sagrados Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo; nació el 18 de marzo de 1903 en Río Claro (Brasil) y falleció en Campinas (Brasil) el 11 de enero de 1994.

El camino a la santidad tiene varias etapas: la primera es ser declarado servidor venerable de Dios, la segunda beato y la tercera santa.

Venerable Sierva de Dios es el título que se le da a un difunto al que se le reconoce “haber vivido heroicamente las virtudes”.

Para que un venerable sea beatificado debe haber ocurrido un milagro por su intercesión, y para que sea canonizado, es decir elevado a santo, es necesario un segundo milagro realizado “por intercesión” después de ser proclamado bienaventurado.

Si se reconoce el “martirio”, no hay necesidad de probar un milagro.

Written By
More from Delfina Zayas

Mapa del coronavirus en México 2 de septiembre: CDMX y Baja California Sur en alerta por tener el mayor número de casos activos

Ilustración: Jovani Pérez El Ministerio de Salud federal (SSa) registrado 827 muertes...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *