Cronica

Mundo completo de noticias

Autoridades mexicanas investigan posible mala conducta – Telemundo Chicago
Entretenimento

Autoridades mexicanas investigan posible mala conducta – Telemundo Chicago

Funcionarios mexicanos dijeron el miércoles que ocho funcionarios o funcionarios estaban siendo investigados por posible mala conducta en un centro de detención de migrantes donde un incendio mató a 39 hombres detenidos.

La ira y la frustración en la ciudad fronteriza norteña de Ciudad Juárez se desbordaron cuando cientos de migrantes caminaron hacia un puesto fronterizo de Estados Unidos con la esperanza de cruzar en masa.

Las autoridades mexicanas parecen culpar de las muertes en el incendio del lunes en gran parte a los guardias de seguridad privados subcontratados en el centro de detención de Ciudad Juárez, al otro lado de la frontera con El Paso, Texas. El video mostraba a los guardias huyendo del fuego humeante, aparentemente sin tratar de liberar a los detenidos.

No se anunciaron cargos, pero las autoridades dijeron que buscarían al menos cuatro órdenes de arresto más tarde ese día, incluida una para un migrante que formaba parte de lo que describieron como un pequeño grupo que inició el incendio. Dijeron que un migrante también dañó una cámara de seguridad dentro de la celda donde se produjo el incendio.

Cinco de los investigados por posible mala conducta son guardias de seguridad privada, dos son agentes federales de inmigración y una es la funcionaria del estado de Chihuahua, la secretaria de Seguridad Pública federal, Rosa Icela Rodríguez. él dijo

La investigación se centró en el hecho de que los guardias parecían no hacer ningún esfuerzo por abrir las puertas de las celdas a los hombres detenidos, casi todos de Guatemala, Honduras, Venezuela y El Salvador, antes de que el humo llenara la habitación en cuestión de segundos.

Las muertes causaron frustración y pueden haber influido en una marcha masiva realizada el miércoles por la tarde por cientos de migrantes, que comenzaron a caminar hacia un cruce fronterizo de EE. UU. creyendo que las autoridades estadounidenses los dejarían pasar.

READ  El Noorda presenta al Ballet Folklórico de México para una presentación con entradas agotadas y una clase magistral para estudiantes

A la ira por las muertes se sumó la frustración reprimida de los migrantes que pasaron semanas tratando de hacer citas en una aplicación de teléfono celular de EE. UU. para presentar solicitudes de asilo. Corren rumores entre migrantes de que podrían entrar a EE.UU.

Jorman Colón, un inmigrante venezolano de 30 años, caminaba de la mano de su hija de 9 años, diciendo que escuchó en las redes sociales que conocidos lo habían logrado.

“Queremos entregarnos”, dijo Colón, refiriéndose a la primera etapa del proceso de asilo.

Varios cientos de migrantes cruzaron el poco profundo Río Grande de México hacia Estados Unidos y se acercaron a una puerta en la valla fronteriza que separa El Paso y Ciudad Juárez. Agentes armados montaban guardia en la entrada de la puerta estadounidense.

La inmigrante venezolana Victoria Molina, de 24 años, se quejó de que “la aplicación nunca nos da una fecha (cita)”.

Un grupo de unos 50 migrantes se acercó inicialmente a un vehículo y personal de la Patrulla Fronteriza y se sentó o se arrodilló en el suelo. Alrededor de 25 de ellos fueron conducidos en fila india a través de la puerta hacia los Estados Unidos y hacia un vehículo blanco estilo autobús escolar que partió.

Funcionarios estadounidenses dijeron el miércoles por la noche que un total de unos 1.000 migrantes habían cruzado el río y estaban siendo procesados ​​de manera ordenada. No estaba claro si se les permitiría quedarse o si se les trasladaría en autobús a un cruce fronterizo formal para su expulsión.

El lunes comenzó a salir humo del centro de detención de migrantes después de que un grupo de migrantes detenidos prendiera fuego a los colchones de espuma para protestar por lo que pensaban que eran planes para trasladarlos o deportarlos.

READ  Walt Disney World cancela reservas y agrega planes de comidas

Las autoridades de inmigración dijeron que liberaron a 15 mujeres cuando estalló el incendio, pero no explicaron por qué no liberaron a ningún hombre.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el miércoles que en el lugar estaban presentes agentes de inmigración y seguridad de una empresa privada.

También el miércoles, el Papa Francisco ofreció oraciones al final de su audiencia general por los que murieron en el «trágico incendio».

El video de vigilancia filtrado muestra a los migrantes, supuestamente temiendo que los transfieran, colocando colchones de espuma contra los barrotes de su celda de detención y prendiéndoles fuego.

En el video, luego confirmado por el gobierno, dos personas vestidas como guardias corren hacia el marco de la cámara y al menos un migrante aparece en la puerta metálica del otro lado. Pero los guardias no parecen hacer ningún esfuerzo por abrir las puertas de las celdas y, en cambio, huyen mientras nubes de humo llenan la estructura en segundos.

No estaba claro si los dos guardias realmente tenían las llaves, pero las autoridades sugirieron el miércoles que deberían haberlas tomado o roto la cerradura, una tarea muy difícil dada la rápida propagación del humo.

Funcionarios estadounidenses se han ofrecido a ayudar a tratar a algunas de las casi 30 personas hospitalizadas en estado crítico o grave, aparentemente por inhalación de humo.

Los migrantes quedaron atrapados en Ciudad Jaurez porque las políticas de inmigración de los Estados Unidos no les permiten cruzar la frontera para presentar solicitudes de asilo. Pero fueron arrestados porque los residentes de Ciudad Juárez estaban cansados ​​de que los migrantes bloquearan los cruces fronterizos o pidieran dinero.

READ  Grupo Firme ilumina el escenario con banda mexicana

“Había varias denuncias de vecinos sobre un grupo de migrantes, no sabemos si era este u otro grupo, que presuntamente actuaba de forma agresiva, pidiendo dinero a la gente en la calle, exigiendo”, dijo Rodríguez.

El alto nivel de frustración en Ciudad Juárez ya era evidente a principios de este mes, cuando cientos de migrantes, en su mayoría venezolanos, intentaron cruzar a la fuerza uno de los puentes internacionales hacia El Paso, actuando sobre falsos rumores de que Estados Unidos les permitiría ingresar a la país. . Las autoridades estadounidenses bloquearon sus intentos.

Luego de eso, el alcalde de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, inició una campaña para informar a los migrantes que había lugar en los albergues y que no era necesario pedir limosna en las calles. Instó a los residentes a no darles dinero y dijo que las autoridades habían eliminado los cruces para migrantes donde era peligroso pedir limosna y los residentes veían la actividad como una molestia.

El miércoles, el alcalde le dijo a la AP que su oficina no ha recibido reportes de abusos a los derechos de los migrantes en los centros de detención. Insistió en que su gobierno no compartía la responsabilidad de lo sucedido.

“Es una tragedia terrible que nos duele a todos. Estamos de luto”, dijo, y agregó que las autoridades deben “dejar caer todo el peso de la ley sobre los responsables, las personas que, por ejemplo, no abrieron sus puertas a los migrantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Introvertido. Solucionador de problemas. Aficionado total a la cultura pop. Estudiante independiente. Creador".