4 de octubre: San Francisco de Asís

“Conozco a Cristo pobre y crucificado, y eso me basta”, dijo San Francisco de Asís (c. 1182-1226), cuya fiesta se celebra cada 4 de octubre. Sin duda, San Francisco fue un santo de inmensa importancia para la Iglesia, y lo sigue siendo hoy. Tanto es así que el Papa Francisco decidió tomar su nombre asumiendo el pontificado para honrar su memoria y, al mismo tiempo, como una forma de pedir su intercesión. Es el propio Papa a quien algunos le llamaron “un hombre de armonía y paz”.

San Francisco nació en Asís (Italia) en 1182, en una familia adinerada. Su padre era un rico comerciante y por tanto estaba destinado a hacerse cargo del negocio familiar. Así, si bien llegó el momento de asumir mayores responsabilidades, Francisco se dedicó a disfrutar de sus bienes en medio de la ostentación y la frivolidad. No hubo grandes contratiempos hasta que fue obligado a ir a la guerra y hecho prisionero. Ciertamente no tardó mucho en sufrir esta afección, pero su salud comenzó a deteriorarse. Rodeado de angustia, en medio del horror de la guerra y la enfermedad, Francisco empezó a escuchar una voz que gritaba desde dentro: “sirve al amo y no al criado”.

Su condición precipitó su regreso a casa y allí, en contacto con la naturaleza y en el redescubrimiento de la oración, comprendió poco a poco que Dios quería algo más de él.

Francisco comenzó a visitar a los pacientes abandonados de la ciudad, muchos de ellos leprosos. Solía ​​llevarles comida y un abrigo, hasta que decidió darles su propia ropa y dinero. Algo nuevo crecía en su corazón y era muy diferente a todo lo que había experimentado: su espíritu comenzaba a tener paz, rodeado de pobreza, viviendo en humildad y sintiendo compasión por los demás.

READ  En pijama y con mascarilla hidratante: Jennifer Aniston protagoniza la imagen viral del Emmy más casero | Belleza

Un día, mientras rezaba en la Iglesia de São Damião, le pareció que el crucifijo lo miraba y le decía: “Francisco, arregla mi casa, porque ves que está en ruinas”. Luego, creyendo que Cristo le estaba pidiendo que reparara el templo físico, fue, vendió la ropa de la tienda de su padre y le llevó el dinero al sacerdote que cuidaba el templo, pidiéndole que lo dejara vivir allí. El sacerdote accedió a dejarlo quedarse, pero no recibió el dinero. Entonces su padre lo buscó, lo golpeó con furia y, al ver que su hijo no quería volver a casa, le exigió que le devolviera el dinero. Francisco, por consejo del obispo, decidió honrar a su padre devolviéndole todo, lo que hizo hasta el punto de devolver hasta la ropa que vestía.

Lejos de la forma en que vivió durante muchos años, Francisco se dedicó a la reconstrucción de la Iglesia de São Damião y São Pedro. Con el tiempo, se trasladó a una pequeña capilla llamada Porciúncula, que reparó e hizo su hogar. Con el corazón transformado por la oración, Francisco pidió limosna para los pobres y los sirvió con cariño. Durante el camino, quienes lo acompañaban recibieron su saludo característico: “La paz del Señor sea con ustedes”.

Su estilo de vida comenzó a atraer a muchos, que también querían acompañarlo y ayudarlo en su trabajo. Entonces, la idea de formar una hermandad religiosa se materializó hasta que, en 1210, Francisco, junto con sus amigos, viajó a Roma con el manuscrito de la futura regla en la mano, en busca de la aprobación pontificia.

READ  Así celebró Chayanne el cumpleaños de su esposa, la venezolana Marilisa Maronese (+ video)

Y el Papa dio su aprobación. El espíritu de la regla aprobada giraba en torno a la pobreza, que sería la base del nuevo orden. Pobreza que debe asumirse con amor y expresarse en la forma de vestir, en los utensilios que usa y, principalmente, en los actos. Para sorpresa de los incrédulos, los hermanos de Francisco reflejaron alegría y alegría.

Considerándose indigno del pleno sacerdocio, sólo recibió el diaconado y quiso dar a su Orden el nombre de “Hermanos Menores”, para que sus miembros conocieran su llamado a ser verdaderos servidores de todos, amantes de las cosas de Dios que están en el sencillo.

La humildad y el desprendimiento que experimentó Francisco fue, en esencia, expresión de una convicción: “a los ojos de Dios, el hombre vale lo que es y ya no”. De ahí sus palabras: “Son muchos los que tienen la costumbre de multiplicar las oraciones y las prácticas devotas, afligiendo su cuerpo con innumerables ayunos y abstinencias; pero con una palabrita que te suene perjudicial o cualquier cosa que te quiten, inmediatamente ofenden No son pobres de espíritu, porque el que es verdaderamente pobre de espíritu se odia a sí mismo y ama a los que lo golpean en la cara “.

Cristo le dio a Francisco el don de poder acompañarlo de cerca en los dolores de su Pasión: recibió los estigmas de nuestro Señor en su propia carne. El Santo, en su madurez, experimentó un éxtasis continuo durante la oración y muchos acontecimientos prodigiosos tuvieron lugar a su alrededor. Sin duda, recibir los estigmas fue el mayor de todos. Así lo confirmaron los hermanos más cercanos a él, así como su deseo de mantener en reserva el milagro. Era como si, de alguna manera, Francisco fuera “menos él” y cada vez más como Jesucristo en todo.

READ  El actor Jeff Bridges anuncia que le han diagnosticado linfoma

San Francisco de Asís murió el 3 de octubre de 1226, a la edad de tan solo 44 años. Su figura e influencia en la historia y la cultura de la Iglesia son invaluables. Incluso aquellos que no tienen fe o no son parte de la Iglesia Católica lo reconocen como una persona extraordinaria. Parte de esa influencia hoy permanece intacta, por ejemplo, en el amor a la naturaleza, en particular en el afecto por los animales. Por otro lado, Francisco sigue presente en muchos detalles y costumbres que evocan sencillez y grandiosidad: se le atribuye haber iniciado la tradición de montar el “belén”, “el pesebre” o “nacimiento” en casa, en los días de Navidad. . .

El 4 de octubre de 2013, el Papa Francisco celebró la misa en la ciudad de Asís. He aquí un extracto de su homilía de ese día: “San Francisco es testigo del respeto por todo, que el hombre está llamado a custodiar al hombre, que el hombre está en el centro de la creación, en la posición en la que Dios, el Creador, lo quiso. sin ser instrumento de los ídolos que creamos para nosotros … Francisco era un hombre de armonía, un hombre de paz ”.

Más información:

More from Emelina Bahena

En dulce espera: Jacky Bracamontes causa revuelo al publicar cierta foto

Jacky Bracamontes Sin duda es uno de los famosos más activos en...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *