Politica

Thelma Aldana: “Es momento de fortalecer el sistema de justicia”

 

ENTREVISTA

Hace tres años que Thelma Aldana llegó al cargo de Fiscal General y Jefa del Ministerio Público (MP), y de tajo le cambió el rumbo a la institución, con un foco central: combatir la corrupción y la impunidad, dos grandes males que han impedido el desarrollo del país. A menos de un año de su salida, advierte sobre la necesidad de mantener la independencia de la institución.


Por Edgar Girón

En poco tiempo se desató un huracán político. Los escándalos que acompañaron a los casos más sonados convirtieron a Thelma Aldana –reconocida abogada, ex magistrada y ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia– en blanco de elogios y criticas, con reconocimiento institucional nacional e internacional.

Ella no piensa en reelegirse en el cargo, y únicamente desea –por el momento– que los casos avancen con mayor celeridad y que la impunidad se disipe en el sistema de justicia, aunque la tarea no es fácil y los retos enormes.

Poco después de presentar su informe anual de labores, queda claro en el ambiente que le resta únicamente un año al frente del MP. Crónica habló con ella sobre la situación y futuro del sistema de justicia guatemalteco.

Esta es parte de la conversación:. ¿Cuál diría usted que han sido sus principales logros?: La lucha contra la corrupción, la lucha contra las extorsiones, el fortalecimiento institucional y ser una fiscal autónoma e independiente.

¿Y su mayor frustración? –algo que no haya podido alcanzar y estuviera en sus planes u objetivos–: Llevar el MP a todo el interior del país, lo he dicho reiteradamente, existen 340 municipios y hay fiscalías municipales en 34, para eso se requiere un compromiso de lleno del Gobierno Central, darle los fondos al MP para que pueda tener presencia, si no en todos, al menos en aquellos de mayor número de habitantes, mayor índice de criminalidad, y los fronterizos.

Este año vamos a inaugurar ocho fiscalías municipales, es un pequeño paso nada más. Por ejemplo, la fiscalía distrital de Jalapa tiene diez municipios y no hay fiscalía en ninguno de ellos, todo se recarga sobre la fiscalía departamental. Se hace un gran esfuerzo.

A veces hay criticas de que no se investiga rápido, pero existe una realidad grave para el MP y para el país, es falta de acceso a la justicia.

Estamos haciendo un convenio con alcaldes municipales del suroccidente del país.   Fui a Huehuetenango y San Marcos, me reuní con alcaldes de ambos departamentos, y ellos donaran terrenos que vamos a registrar a nombre del MP y en el presupuesto del año entrante se incluirá la construcción, a pesar de que este no es un ente para construir, sino para investigar.

Espero que el próximo Fiscal General le de seguimiento para que se construyan fiscalías en esos terrenos. Les pedí a los alcaldes que hagan gestión con sus diputados y que desde el Congreso apoyen la creación de las fiscalías. Se incluirá el equipamiento, capacitación, interpretes, así como las necesidades especiales de cada localidad.

La fiscal General se refirió también a su futuro durante la entrevista.

Quedan atrás los grandes casos que se han destapado –La línea, Cooperacha, Cooptación del Estado, IGSS, etcétera–, pero mirando hacia el futuro ¿mira complicada la situación político-jurídica de Guatemala?: Yo de política se muy poco realmente. Jurídicamente hemos avanzado, pero es momento del fortalecimiento al sistema de justicia. Hay que trabajar en el OJ para que funcione adecuadamente la carrera judicial, se debe fortalecer el INACIF, ente que nos aporta la prueba científica pero está muy limitado en recursos, a pesar de ser el brazo derecho de la investigación.

Se debe fortalecer la PNC, mejores salarios, condiciones, darles la oportunidad de estudiar en una academia donde todos sean profesionales, que sus sedes sean dignas. Por supuesto, el apoyo al MP debe ser mayor. Si se hicieran esas cosas, estaríamos dando un paso importante para fortalecer la justicia.

Las reformas constitucionales al sector justicia han sido muy cuestionadas y pareciera que está cuesta arriba su aprobación en las dos instancias –Congreso y Consulta Popular–. ¿Se puede mejorar el sector justicia sin esas reformas?: No, no. Le voy a poner un ejemplo, los magistrados de corte de apelaciones son electos por el Congreso de la Republica porque así está en la constitución política.

La propuesta es que no sean electos por el Congreso, sino que surjan a través de la carrera judicial y no hay forma de cambiarlo con la regulación actual. Que el Congreso haga la elección de los magistrados de cortes de apelaciones y primera instancia que es la columna vertebral de la administración de justicia, no se puede cambiar sin las reformas. Este es un ejemplo nada más.

¿A qué atribuye que la polémica en torno a las reforma constitucional haya caído más en la discusión ideológica y que algunos planteen que es impuesta desde afuera y no es auténtica, además de señalarla de filosofía izquierdista?: La verdad no entiendo, sinceramente no entiendo. Yo participé en la mesa técnica, y creo que después de haber de haber trabajado 24 años en los tribunales del país conozco un poco como funcionan y me pareció tan sencilla la propuesta, y ahora resulta que es de izquierda o de derecha.   Yo soy guatemalteca y es para los guatemaltecos sin distinción ideológica.

¿Qué aspectos aspectos positivos que se perderían si no se aprueban las reformas? La carrera judicial se perdería, la separación de funciones administrativas y jurisdiccionales se perdería definitivamente y el fortalecimiento del Organismo Judicial.

En Crónica sostenemos que hay un entramado maquiavélico de cierta clase política para mantener un muro de impunidad. ¿Es correcto decir que esas fuerzas –vinculadas con estructuras criminales como las que el MP y CICIG han descubierto– han logrado infiltrarse y levantar un muro de impunidad que es difícil derribar?: Hay impunidad en el país, esta no es atribuible a una persona, sino a un sistema que ha sido diseñado, para la impunidad, (Lo dijo con propiedad el comisionado ante la SIP abril 2017); eso es lo que los guatemaltecos debemos romper. Ese sistema hay que renovarlo, cambiarlo, para fortalecer la justicia.

El diseño no es bueno, de repente no fue pensado para impunidad. Hace años probablemente fue pensado de buena fe. Pero los seres humanos, desafortunadamente, distorsionamos muchas veces las cosas buenas y en este momento no funciona adecuadamente. Hay que rediseñarlo y fortalecerlo si queremos un sistema de justicia que funcione adecuadamente.

Hay quienes dicen que su salida dentro de un año, y el final del mandato de CICIG en 2019 pueden debilitar esa lucha contra la corrupción y la impunidad que se viene librando desde 2015… ¿cuál es su opinión sobre esta posibilidad?: Seguro ya no voy a estar. Yo creo que todos los guatemaltecos debemos estar siempre vigilantes, ya nos dimos cuenta como funciona la corrupción, ya lo sufrimos, vimos que desvía fondos hacia intereses particulares en detrimento de los intereses de la gente pobre y de la población, ya lo vimos.

No importa donde estemos, desde nuestro espacio, donde estemos, debemos estar atentos y alertas. El hecho de que una persona como yo salga de la institución es irrelevante si la población esta atenta y vigilante. La CICIG debe permanecer más tiempo en el país, es lo más recomendable. 

Esta es una pregunta hipotética ¿Qué sucedería con un MP nuevo en mayo de 2018, sin independencia y sin el ánimo de trabajar de la mano con CICIG?: Sería grave para el país, muy grave. El MP debe ser independiente y mientras esté la CICIG debe trabajar en equipo. Es un mecanismo que está acá en Guatemala, y que uno como Fiscal General puede y debe aprovechar esa experiencia.

Creo que la CICIG debe continuar, es lo más recomendable para el país.

Una de las cosas que debe hacer CICIG es trasladar experiencia y conocimientos al MP…¿ ha sucedido esto?: Bastante, suficiente.. trabajando los casos en conjunto, ayudándonos a crear la unidad de métodos especiales de investigación, la dirección de análisis criminal, capacitaciones. Hace falta, si, pero se ha trabajado bastante en ese traslado de capacidades.

Esta cruzada contra la corrupción y la impunidad ha tocado ha muchas instituciones del Estado (Congreso, OJ, Ejecutivo, municipalidades, etcétera). En su opinión, ya sanearon las instituciones, o con un sistema de justicia que pierde fuerza, se corre el peligro de volver a lo de antes?: No. La ciudadanía no es la misma de antes de 2015, la población ya tiene conciencia de lo que sucede, una sociedad vigilante es condición indispensable para que acompañe y fiscalice al MP, OJ, tribunales, ministros, gobernantes, o diputados. Esta (la ciudadanía) debe estar atenta porque son sus intereses, tiene que ir muy de la mano un MP fuerte, independiente. Una sociedad civil observando, exigiendo y un gobierno cumpliendo con su obligación, así podríamos funcionar más o menos bien.

¿Qué debe hacer Guatemala, o que se necesita para que la Justicia mejore y los logros sean sostenibles… para que funcionen las instituciones correctamente?: Hay que hacer correctivos legales, apoyar en presupuesto, respetar su independencia, ¡fundamental!. Nosotros demostramos cuando nos tenían con el presupuesto más limitado en la historia del MP, que se pueden obtener resultados por la independencia. Independencia y presupuesto van de la mano.

¿Cuál será el futuro de Thelma Aldana, reconocida por la revista TIME como una de las 100 personas mas influyentes del planeta?: No tengo ni la menor idea. Hasta hace un año yo tenia mucha claridad de lo que iba a hacer: al terminar mi periodo me reincorporaba a la docencia, pero por razones de seguridad tuve que renunciar a la única clase que tenía para mantener ese vinculo con el postgrado de derecho en la USAC . Por razones de seguridad no puedo volver a la docencia, así que se me rompió mi futuro y mi esquema.

Tendré que analizar que voy a hacer, porque el tiempo pasa. Tengo que ver donde voy a trabajar, y con tantos enemigos. Una persona me dijo, yo a usted le quiero dar un consejo, entregue su puesto fuera del país, pues muchas gracias. Decirlo es fácil, me voy, ¿a dónde? ¿trabajando de qué? ¿con qué dinero?. Yo ni siquiera hablo inglés como pensar irme a Estados Unidos.

Lo más lejos que puedo llegar es a Tapachula, que es casi como estar en Guatemala. Me niego, me resisto, pero se que irme del país es una opción… ¿Por qué me debo ir? no va con mi manera de ser. Estoy segura de que me quedaría si el Gobierno me garantizara mi seguridad. Lo que tengo ahora son las medidas de seguridad que me dieron por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que obligan al estado guatemalteco a proteger a mi familia y a mi.

Pero no se, es una incertidumbre total. Me gustaría quedarme en Guatemala, trabajando en cualquier lugar, una asesoría, dar clases en la escuela de estudios judiciales, tanto que puede uno aportar. Mi problema es el tema de seguridad que no me puedo desplazar a cualquier lugar, ya que siempre hay un riesgo muy grande.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mas en Politica

Mal precedente: Arzú se impone a la justicia en proceso de antejuicio

TSE: Solamente sanción económica para FCN-Nación, UNE se salva

CC enmienda la plana a Jimmy Morales por nombramientos de gobernadores

¡Insólito!. Piden suspensión del juez Miguel Ángel Gálvez

Una ‘Junta Disciplinaria’ cita al juez Miguel Ángel Gálvez

Fuerte movimiento de solidaridad nacional e internacional con Marielos Monzón

¡Cuidado! ya viene el nuevo Presupuesto

LARED: ¡Chamusca!

Cabildeos espurios enturbian el ambiente político nacional

RESUMEN SEMANAL: Baldetti de nuevo y; disminuido plan Alianza para la Prosperidad

Por cuarta vez, Arzú rehúye presentarse ante jueza por antejuicio

Morales dice confiar en la justicia por antejuicio en su contra