Politica

Taracena vs Morales: Pulso por ley que nada cambia

EL SENTIMIENTO GENERALIZADO ES DE RECHAZO, PORQUE LA REFORMA A LA LEY ELECTORAL Y DE PARTIDOS POLÍTICOS ES INSUFICIENTE Y NO CAMBIA DE FONDO EL SISTEMA POLÍTICO DEL PAÍS. LAS CRÍTICAS A LOS DIPUTADOS SUBEN DE TONO, MIENTRAS EL PRESIDENTE JIMMY MORALES ANALIZA SI SUMARSE AL BARCO POLÍTICO Y VETAR UNA LEY Y ESPERAR EL RESPALDO POPULAR. SI NO SE APELA AL SENTIR POPULAR, NADIE GANARÁ CON EL PULSO.

Por: Rodrigo Pérez y Alvaro Alay

El Congreso está dispuesto a defender, a capa y espada, una ley que mantiene el statu quo de la clase política, mientras el presidente Jimmy Morales hace pulso con Mario Taracena, y podría vetar las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, pero sin apelar aún a su mayor fortaleza: la ciudadanía que repudia a los políticos por corruptos.

Si bien, las citadas reformas incluyen algunos aspectos que mejoran la Ley, pero en el fondo se mantienen graves defectos, entre ellos la falta de democratización interna de los partidos, el financiamiento privado sin la debida transparencia, a lo que hay que sumar que se añade el financiamiento público, sin crear; además, mecanismos dinámicos de fiscalizaciones de las organizaciones políticas, tampoco se cambia la forma en que se eligen a los diputados al Congreso de la República, entre otros aspectos relevantes.

Las mejoras son el voto de los migrantes, se elevan las multas por violaciones a la campaña electoral, y, en algunos aspectos, se fortalece el papel del TSE. El financiamiento de la campaña electoral pública supone que el Estado pague la campaña de medios de comunicación de todos los partidos, lo cual provocará una participación masiva de candidatos, pues hay que tomar en cuenta que a la fecha hay 28 partidos inscritos, más los que podrían sumarse en los próximos años.

Aunque no hay encuestas sobre el sentir de la población en torno a la citadas reformas, lo que se expresa en las redes sociales es más rechazo a los diputados que al posible veto presidencial. Sin embargo, algunos analistas consideran que el Presidente tendría que mostrar mucho liderazgo para ganar el pulso.

En todo caso, si lo veta y vuelve a perder el pulso —ya el Congreso rechazó su primer veto—, el desgaste político será fuerte. El Congreso, por su parte, sigue acrecentando su mala imagen y, después de un inicio de gestión medianamente promisorio, ha vuelto a su tendencia decreciente.

Morales podría salir debilitado

Taracena vs Jimmy Morales

La manzana de la discordia es la facultad constitucional del mandatario de colegislar por medio de la sanción y veto de las normas aprobadas por el Legislativo. En esta ocasión, la diferencia de criterios entre Taracena y Morales es por las reformas electorales, las cuales, a criterio de Cristhians Castillo, del área sociopolítica del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), fueron aprobadas de manera accidentada y no son todo lo que se necesita.

El politólogo tiene sus dudas con respecto a si Morales se lanzó a un nuevo enfrentamiento con el Congreso, sin tener clara cuál es su correlación de fuerzas. Y recordó que ya en una ocasión la bancada oficial FCN-Nación le clavó una puñada en la espalda, con las reformas al Código Penal que castiga con cárcel la inasistencia de funcionarios a citaciones al Congreso. En esa ocasión, el Ejecutivo las vetó, pero el Legislativo las mandó a aprobar con el voto de 105 diputados —las dos terceras partes de los legisladores—. Si eso vuelve a ocurrir con el caso de las reformas electorales, el Jefe de Estado, dice Castillo, quedaría muy debilitado. Pero además, estaríamos prácticamente en el riesgo de estar en una dictadura legislativa, toda vez que hacen y aprueban lo que quieren y pasan por encima, de manera calificada, de todos los medios de consenso y de equilibrio de pesos y contrapesos de la nación.

En medios parlamentarios existe el temor de que el presidente vete las reformas y apele a la población, porque el desgaste para los diputados podría ser enorme, pero ven poca capacidad del mandatario para hacer una jugada audaz.

Roces innecesarios

Congreso

Los recientes roces que se han generado entre los dos organismos del Estado, a criterio de politólogos, son innecesarios y hasta desgastantes, tomando en cuenta que debe primar la coordinación, el dialogo y los consensos para el fomento de una democracia. Ricardo Barreno, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), considera que es una confrontación que no aporta en manera positiva a la construcción de una democracia, debido a que las instituciones deben caracterizarse por la cooperación para orientar propuestas concretas que respondan eficientemente a los intereses de la ciudadanía.

Ese punto de vista que es respaldado por el analista independiente, Renzo Rosal, quien comenta que se mira mal que dos presidentes de organismos del Estado, estén en señalamientos mutuos. Me parece que esto no abona a nada, dado el carácter de su función pública y porque lo que queremos ver en este país son actitudes políticas distintas.

A decir de los analistas, este pulso es un reflejo de la mala calidad institucional que se tiene en el país, así como la deplorable calidad de políticos, quienes demuestran que no están acostumbrados  al dialogo y cabildeo necesario.

Falta coordinación

Tres presidentes de los poderes del Estado

Ante esta disyuntiva que se ha generado, lo más sano que se debería de tener en los tres organismos del Estado, es una armonía donde haya coordinación para el bien común de la población, es por ello que urge que al menos estos dos organismos  concreten sus planes y trabajen en conjunto, aseguran los analistas.

En este sentido, Rosal comenta que el tema de fondo no es quién gana; es decir, Mario contra Jimmy, sino priorizar que gane la población, la demanda de la ciudadanía, debido a que se necesitan cambios urgentes, los cuales han quedado al desnudo después de las demandas del año pasado.

Agrega que los argumentos que tiene el presidente Morales son titubeantes, donde se puede observar que no controla el tema, por lo cual considera que posiblemente esté respondiendo a algún tipo de vocería. El Presidente de la República se debe autocorregir y sancionar la ley, y, por medio de su bancada, debe exigir nuevas reformas en la próxima generación.

Barreno hace énfasis en que la infraestructura del Estado responde a tres organismos, lo cual comenta que no necesariamente significa que cada uno actúe por separado. Si se quieren implementar programas o políticas de beneficio, estos tres organismos deben de trabajar de manera coordinada y orientada a un mismo objetivo, con el fin de mejorar el sistema democrático, el problema es la debilidad y los políticos que no responden a la necesidad de la población.

Mas en Politica

CRISPINO PICÓN ROJAS:… sin respuesta!

Página web del Congreso cumple 24 horas intervenida

¡Choteados!

Álvaro Arzú no acude a tercera citación de jueza; sala lo ampara

Publicación oficial: desaparecen PP y Líder como partidos

LaRed: ¡Burrunches!

Impiden juramentaciones; se rompe quórum de diputados

Morales: “se van”, funcionarios que hagan negocios en el Estado

Jimmy Morales anuncia que no donará más el 60% de salario

LaRed: ¡A palitos!

Arzú no se escapa de jueza: debe acudir hoy

FCN-Nación encabeza pesquisidora en caso Stalling