Politica

2ª VUELTA A LA VISTA BATALLA ELECTORAL

SOLAMENTE EN UNA OCASIÓN, LOS DOS CANDIDATOS QUE VAN A BALOTAJE TERMINARON CON UNA DIFERENCIA DE MENOS DE CINCO PUNTOS PORCENTUALES. EN ESA OCASIÓN, EL SEGUNDO LUGAR, JORGE SERRANO ELÍAS, REMONTÓ A JORGE CARPIO NICOLLE, CONVIERTIÉNDOSE EN PRESIDENTE ELECTO AL GANAR CON COMODIDAD LA SEGUNDA VUELTA. ¿QUÉ SUCEDERÁ ESTA VEZ?
Álvaro Alay / aalay@cronica.com.gtJimmy

Morales, del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), personaje conocido en el mundo de la farándula, pero no en el político, sorprendió en la campaña electoral al emerger entre los favoritos de las encuestas, y ganar la primera vuelta sobre Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con una diferencia de poco más de 200.000 votos, un margen relativamente estrecho que anticipa una intensa batalla por la Presidencia el 25 de octubre.
Hace cuatro meses, se anticipaba que Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder), y Torres, serían los seguros finalistas, pero desde entonces las aguas políticas se agitaron de tal manera, que el partido rojo entró en una virtual espiral de descenso hasta terminar en una tercera posición, muy cerca de la UNE, pero fuera del balotaje.
Baldizón, como Jorge Carpio Nicolle, en 1985 y 1990, terminó en dos ocasiones consecutivas en segundo lugar, siendo ambos una excepción de una tradición que marca que quien queda en la segunda posición en una elección, gana la siguiente. Simplemente a ellos NO LES TOCÓ, como sí fue para Alfonso Portillo, Óscar Berger, Álvaro Colom y Otto Pérez.
Morales, en cambio, es un fenómeno que no se ha visto en ninguna de las elecciones anteriores, porque surge de un partido insignificante dentro del esquema político nacional, siendo él poco conocido en el medio y sin discurso, pero termina captando la intención de voto de una ciudadanía cansada y molesta con la llamada clase política, representada por los partidos políticos tradicionales.
Y mientras Baldizón caía en medio de escándalos de corrupción –su candidato vicepresidencial, Edgar Barquín, era implicado en una investigación de lavado de dinero–, pugnas suyas con diversos sectores y la prensa, así como constantes acusaciones en contra de sus diputados, Torres lograba finalmente terminar con un aparente estancamiento, ganando su derecho a balotaje con estrecho margen, pero suficiente para ser finalista.
Lo que viene
Ahora se espera literalmente una batalla muy diferente a lo que se vio en la primera vuelta. Hay que recordar que en los meses anteriores, la campaña electoral no despertó interés por los destapes de casos de parte de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que provocaron el movimiento ciudadano de protesta. Esta vez, la ciudadanía prestará más atención a los detalles de uno y otra.
El resultado del domingo muestra que los centros urbanos y la región centro y sur del país –con algo de oriente y occidente– se vistieron de azul, pero no es fácil saber qué tanto más podrá subir hasta octubre.
Hugo Novales, analistas de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), comenta que Morales tiene ventaja, empero tiene grandes dificultades para lograr alianzas, debido a que en su discurso se basó en el rechazo de la clase política. Ese puede ser un desafío grande que él debe resolver.
Considera que Torres, por su parte, enfrentará dificultades para obtener el voto favorable en las áreas urbanas, pero destaca que se hizo ver que tiene una maquinaria electoral sumamente eficaz, que se traduce en votos y puede ser determinante a la hora de buscar el voto que en primera vuelta fue de Baldizón.
Ambos candidatos intentarán consolidar primero el voto que les fue favorable, y luego saldrán a buscar aquel que crean que les es más próximo, ya sea por medio de alianzas o de manera directa.
Si bien es cierto que el techo presupuestario es más limitado para Torres, que ha gastado mucho más en publicidad, también es cierto que Morales debe ser cuidadoso, porque ha explicado, como parte de su transparencia, que no recibe grandes financiamientos para evitar compromisos. Si de la noche a la mañana recibe dinero de financistas y de la televisión abierta, se vería el cambio radical de su estrategia de honestidad y diferencia con la clase política tradicional.
Nuria Mejía, analista del Instituto por la Democracia de la Coordinadora de ONG y Cooperativas (ID-Congcoop), anticipa que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe ser vigilante del techo presupuestario de los partidos, y debe anticiparse a lo sucedido en la primera votación, como acarreo de votantes y compra de votos.
Otro aspecto a considerar, es que Morales será sujeto a un estrecho escrutinio público, al cual no se tuvo que someter en la primera vuelta. Su presentación con la camisola de la Selección Nacional de fútbol en su primera conferencia de prensa como candidato ganador, no transmitió la seriedad que muchos esperan de un candidato presidencial, y no le aleja de su imagen de ser un cómico del programa de televisión Moralejas.
Torres, en cambio, intentará mostrarse más como estadista y mujer que sabe de la administración pública, de cara a marcar diferencias sustanciales con su oponente, apelando al voto más pensante o de nivel educativo superior en el país, sabiendo que en el área rural lleva ventaja.
Estructura partidaria
Otro de los aspectos que influirá en esta segunda campaña, es la diferencia de estructuras partidarias. Morales no tiene un partido con organización a nivel nacional, mientras que la UNE es reconocido como uno de los más estructurados del país. Los diputados y alcaldes electos de uno y otro –con diferencia a favor de la UNE– formarán parte importante del engranaje electoral.
En los siguientes días a las elecciones, la atención de los equipos del FCN-Nación y la UNE se ha centrado en diseñar la nueva estrategia. Los primeros discursos muestran que habrá más confrontación entre los candidatos que lo que vimos en la primera vuelta, cuando aún en los debates se veía un actuar con guantes blancos, más conciliadores y poco agresivos.
Morales sabe que su éxito se debe, más que todo, a que la población lo identifica menos involucrado con un sistema fallido de partidos políticos. Deberá entonces mantenerse alejado de las prácticas tradicionales de hacer campaña, y es difícil saber si eso sumará o restará fuerza.
Salvo lo sucedido con Serrano en 1990 y Morales esta vez, ningún partido con tan poca organización había llegado a segunda vuelta. Lo que sí comprobó el primero en aquella lejana ocasión, fue que tras verse como candidato con posibilidades, las fuentes de financiamiento se abrieron para la segunda vuelta. Sin embargo, aunque ayuda, el dinero no puede construir en tan poco tiempo una estructura eficiente.
Retos para el TSE
La primera vuelta electoral tuvo luces y sombras para el TSE. Mostró también que existe mucha conflictividad política en el país. Christians Castillo, analista del Instituto de Problemas Nacionales, de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), anticipa que la segunda vuelta será muy reñida, y demandará de las autoridades electorales una estrecha supervisión.
Hubo pequeñas fallas en la organización y mucho retraso en dar los resultados finales –con la tensión generalizada que eso provocó–, una situación que los observadores internacionales esperan que no se repita en la segunda vuelta, para evitar situaciones complicadas.
Por lo demás, los magistrados del TSE ya ganaron experiencia con su primera intervención en las elecciones del 6 de septiembre, lo que permite suponer que podrán corregir todos los errores, porque, además, en esta ocasión la logística es mucho más sencilla, al no tener que distribuir y contar más que una papeleta.
Baldizón, fuerza parlamentaria
Baldizón ha sufrido un golpe muy fuerte con la derrota del domingo anterior. Sin embargo, su partido seguirá siendo la principal fuerza de oposición en el país. En estos últimos cuatro años mostró que puede aprovechar esa posición para cogobernar, como lo hizo con el Partido Patriota (PP), aunque ahora sabe que eso puede tener un costo muy alto.
Ganó 120 municipalidades, contra apenas 56 de la UNE y 3 del partido de Morales. Su fuerza en el Congreso también será la mayor, con 46 curules –33 de la UNE y 11 de FCN-Nación–. Eso demuestra que, aunque el candidato presidencial tuvo una caída en la simpatía, el partido respondió con su estructura y seguirá vigente en el futuro inmediato. Morales sorprendió al vestir la camisola de la Selección Nacional de Fútbol en la conferencia de prensa del pasado lunes, un día después de los comicios.
Analistas consideran que Torres enfrentará dificultades para conquistar, en la segunda vuelta, el voto de las áreas urbanas.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales