Politica

¡’Sa nigua!

Buenos días, Señor Presidente… Ese es el saludo que le gusta escuchar a Jimmy Morales cuando le abren las cortinas de su habitación en Casa Presidencial. Luego empieza su agitada agenda de la semana con desayuno con un empresario amigo, quien le asegura que en el país todo está bien, y mejora cada día que pasa con él al frente de la Nación.

Entre La Red de meseros que me informa de lo que sucede y se dice entre cuatro paredes, tuvimos que hacer un esfuerzo para saber lo que está pasando en la sede de la Presidencia de la República, allá en la 6a. avenida, entre 6a. y 5a. calles de la zona 1, en donde, por cierto, han cambiado a todos los meseros que atendían al presi Otto Pérez y luego al simpático Jimmy. ¡Ah!, por cierto, dicen que la instrucción más clara que se ha dado en la residencia es que el saludo debe ser: Señor Presidente…  ¿Qué tal?, ¡’sa nigua!, ni que todos fuéramos iguales.

Y no es para menos. Este lunes, la primera noticia que recibió fue la del ministro de Salud, Alfonso Cabrera Escobar, quien estaba satisfecho porque todos los informes oficiales dicen que la vida en los hospitales está pura vida, como diría mi tía que vive en Costa Rica. No faltan las medicinas, los pacientes pueden escoger entre dos menús para cada comida y son atendidos puntualmente por atentos médicos.

El ministro le aseguró que eso de que haya medicinas vencidas entre el regalo de la famosa fundación de oriente son puras babosadas de la PDH y la prensa. Fumadas de ellos, porque hasta le dimos una probadita al vice Jafeth Cabrera y no le pasó nadita. Ya hicimos en 30 días lo que no pudieron hacer gobiernos anteriores en 10 años.

El mesero que les llevaba el café no pudo contener su expresión de ¡’sa nigua!, y salió orgulloso de la oficina, y me cuenta que antes de entrar escuchó al ministro conversando con un cuate, al que le dijo que su socio y proveedor del Estado Jaime Rolando Pérez Molina le recomendó que le recordara a los meros meros que los periodistas en este país son mentirosos patológicos, y que solo andan viendo el lado malo de las noticias. Eso le pasó a mi hermano, se lamentó.

Pero la cosa es que el buenote de Jimmy se tragó la píldora que le dio el médico-ministro, y dijo en tono de satisfacción: Ya somos como la luciérnaga, que no le gusta a las serpientes porque brilla.

Tránsfugas, ¡bienvenidos!

La secretaria, casi tan bien pagada como una del Congreso, le dio paso a la siguiente audiencia del día y anunció al diputado Javier Hernández, jefe de la bancada del partido oficial, FCN-Nación. ¿El tema a tratar?: cómo funciona el copy-paste de la estrategia de Manuel Baldizón, para convertirse en la bancada más fuerte del país. ¡’Sa nigua!, salieron chispuditos los oficialistas, al mejor estilo de los politiqueros de siempre.

La reunión no fue muy larga. Hernández dijo que la estrategia que ellos llaman PPO –pisto, plazas y obras– ¡funciona a las mil maravillas!, y que la escuela de Manuelito en el Congreso dejó a los dipucacos viejos bien aceitados, y los nuevos escuchan los cantos de golondrina que el partido oficial les canta.

Eso sí, me cuentan mis colegas meseros que el simpático Jimmy volvió a repetir su trillada metáfora: Ahora los diputados de nuestro partido son como las luciérnagas…: un montón. A los que no les gusta es porque son culebras.

Pero las culebras que sí estaban presentes exclamaron: ¡Qué genial es nuestro Señor Presidente!

Eso sí, Hernández no se fue sin el compromiso de las plazas para su nueva tropa, específicamente maestros y salubristas, que es donde más pueden meter mano, ¡ah!, y también alguno que otro contratito de obras públicas. Además, quedó claro que hay que mantener la pantalla de que el Congreso y el Ejecutivo ni vistos ni oídos, como si la opinión pública fuera pendeja.

Lo que llamó la atención de los colegas es la calidad de los tacuches de Jimmy, como que ha recibido clase de etiqueta presidencial, ¡’sa nigua!

Dicen las malas lenguas que es divertido cómo se soban la leva unos a otros en Casa Presidencial: Vamos por buen camino… Los perros nos ladran porque vamos avanzando… Hemos logrado más en un mes que lo que otros gobiernos hicieron en 10 años…

Y por supuesto, los meseros exclaman ¡’sa nigua! cada vez que quieren que sus jefes hinchen el pecho…, porque ellos creen que es un reconocimiento, y no una expresión de sarcasmo. Así que yo, un pinche pero inquieto mesero-reportero, me uno al reconocimiento por el trabajo del Señor Presidente y su equipo de ministros: ¡’Sa nigua, muchá!

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales