Politica

Roxana Baldetti, de la gloria al infierno

Roxana Baldetti fue la primera mujer en ocupar uno de los cargos políticos más importantes del país, pero, debido a su ambición desmedida, no terminó el período de cuatro años para el que fue electa.

Atrás quedaron los lujos, el poder político, los viajes y ostentación descarada de una vida de ricos y famosos. El 8 de mayo se cumplió un año de la renuncia de quien llegara a ser la mujer más poderosa del país, convertida hoy en una privada de libertad a la que se le acumulan procesos judiciales y cargos por diferentes delitos. El precio de convertirse en esclava de la ambición.

Álvaro Alay

aalay@cronica.com.gt

De una vida humilde en uno de los barrios más populosos de la ciudad —la colonia Primero de Julio en la zona 19—, Roxana Baldetti llegó a amasar una invaluable fortuna que, ahora se sabe con claridad, es fruto de la corrupción y el saqueo continuado al Estado.

Su vida política, al igual que el incremento de su capacidad económica, fue vertiginosa y llegó a ocupar uno de los dos cargos políticos más importantes del país: la vicepresidencia de la República.

Pero ese poder, al que solo pocos acceden, no lo utilizó para buscar el bien de una nación con altos índices de pobreza y precariedad, lo usó solo para enriquecerse ilegalmente. El sentirse impune e intocable fue el combustible que alimentó esa desbordada ambición y la ostentación sin escrúpulos de su riqueza mal habida.

dsc_0961_26339057702_o

Pero hoy se encuentra sola y en prisión y sus bienes inmuebles y el dinero que apiló se encuentran en proceso de extinción de dominio. Su secretario privado en la vicepresidencia, quien orquestó con ella diversas anomalías, Juan Carlos Monzón Rojas, es ahora quien la delata como colaborador eficaz, y su abogado, Mario Cano, se alejó de ella porque no tenía el dinero suficiente para cancelarle sus honorarios.

Este mes se cumple un año de su renuncia como vicepresidenta y casi cuatro meses después seguiría la dimisión del entonces presidente Otto Pérez Molina. Todo ello en medio de un amplio clamor popular tras conocerse que ambos lideraban una red de defraudación aduanera conocida como La Línea.

Entre limitaciones y opulencia

20851514000_48359b60c8_o

La ahora privada de libertad, que durante tres años y cuatro meses ocupó el segundo cargo político más importante de la nación, se graduó de maestra en educación primaria y posteriormente, en la Universidad de San Carlos, obteniendo una Licenciatura en Periodismo, cuya carrera nunca ha ejercido, más que como practicante en el desaparecido telenoticiero Aquí el Mundo.

Nacida en una cuna de clase media, llegó en un corto tiempo a tener una vida de millonaria y el medio para lograrlo fue a través de la política. Inició su carrera como subsecretaria de comunicación social de Jorge Serrano Elías y cuyo gobierno es recordado por sus altos índices de corrupción y por haber intentado implantar un régimen dictatorial por medio de un fallido autogolpe de Estado. Se recuerda el rumor de que hizo desaparecer equipos de filmación que luego tuvo que devolver.

Luego se desempeñó durante dos legislaturas como diputada al Congreso de la República por el Partido Patriota (PP), en donde convocaba a conferencias de prensa para denunciar actos de corrupción de los gobiernos de turno.

Y de ahí dio al gran salto, en 2012, a la Vicepresidencia de la nación. A partir de este momento su riqueza, imposible de lograr por cualquier guatemalteco que trabaje honradamente toda su vida, empieza a ser evidente, en buena medida, porque no la escondió, sino que, al contrario, hacía ostentación de ella.

20774394038_1fed19e0b3_o

En los años 90 adquirió su primera casa, la cual se ubica en la 2 avenida B 3-50, en la zona 8 de Mixco, Balcones de San Cristóbal. Para estas fechas, la exvicegobernante ya se había casado con Mariano Paz, con quien tuvo dos hijos, Luis Pedro y Mario Paz Baldetti.

La exvicepresidenta adquirió otra vivienda a principios del año 2000, ahora en un residencial más exclusivo: Residencial Terra Vista, Fraijanes, valorada en US$ 250 mil.

La fortuna de la exfuncionaria era notoria y gastaba el dinero mal habido sin ninguna mesura, y para muestra de ello, en campaña electoral, compra una casa en Marina del Sur —Salvador Gaviota— en el Pacifico, con supuestos fondos para la campaña. El valor de esa vivienda oscila los Q5 millones y su mantenimiento de Q5 mil mensuales.

CONDOMINIO MARINA DEL SUR JUAN GAVIOTA

No conforme, adquiere otra vivienda en el condominio Los Eucaliptos, carretera a El Salvador, a un costo de US$1.2 millones.

Pero nada saciaba sus ansias de poder y lujos, por lo que adquiere otra propiedad: La finca La Montagna, ubicada en Chimaltenango.

Pero hoy, en prisión y sin amigos, está por perder todos esos bienes mal habidos. Resulta que las mansiones han sido embargadas, pero no se descarta que en las investigaciones vayan apareciendo más inmuebles con testaferros, como el caso del edificio Valser, ubicado en la sexta avenida, zona 9, que podría tener un valor de US$1.2 millones, inmueble con el cual pretendía pagar los honorarios de su abogado Cano, quien la abandonó cuando se enteró de que este bien inmueble fue embargado con fines de extinción de dominio.

Los tropiezos

2016-04-27_12-31-16

Cuando asumió la Vicepresidencia, el 14 de enero de 2012, Baldetti aseguró que iba a combatir la corrupción, fomentar la transparencia, luchar contra la desnutrición; pero esto no fue más que un acto al estilo del Circuito de Broadway, en Manhattan, Estados Unidos.

Lo que sí quedó claro, en los tres años y cuatro meses que estuvo en el poder, es que no fue una vicegobernante más, debido a que tuvo un poder político que no habían tenido sus antecesores —salvo, quizá, el exvicepresidente Juan Francisco Reyes López—.

Por lo general, el vicepresidente tiene un papel poco visible, es decir, es más operativo; sin embargo, ese no fue el caso de la primera mujer que ocupó dicho cargo.

La administración del PP giró, en buena medida, alrededor de Baldetti. Ese poder que le confirió el general retirado, Pérez Molina, sumado a sus ansias desmedidas de lujos, cavaron la tumba de ese Gobierno, el cual no termino su administración, ni Baldetti ni Otto Pérez, y ambos se encuentran ahora en prisión preventiva.

Renzo Rosal, analista político independiente, explica que la imagen de la exfuncionaria se puede evaluar en tres etapas, primero, una vicepresidenta fuerte que tomaba decisiones en gabinetes y todo giraba alrededor ella, imagen que, en ese momento, no era negativa y que evidenciaba autoridad; luego, una segunda etapa negativa, en la cual se deja ver en ella una persona prepotente, autoritaria, abusiva, con lenguaje vulgar, lo que llevó a una mala relación con la sociedad.

La última etapa es todo este desgaste, cuando suenan los casos de corrupción como el lago Amatitlán, se ve esa imagen de mujer fuerte dominante y corrupta, se puede observar la autoridad, es como la caída, la depreciación de la imagen de Baldetti, subraya Rosal.

Ante el dedo acusador del MP

dsc_0986_26339066982_o

Actualmente sus días se caracterizan por ir de la prisión a tribunales y viceversa, debido a que se le empiezan a amontonar los procesos judiciales en su contra. Por ahora, ya suma tres procesos abiertos; mientras que Pérez Molina la secunda con dos.

Los casos que comparte el exbinomio presidencial son el de la defraudación aduanera —también conocido como La Línea— y la concesión de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

Pero, a esos dos, Baldetti suma uno más: el proceso penal por el intento de defraudar al Estado a través de un millonario negocio para sanear el lago de Amatitlán con un agua mágica, que en un 99 por ciento era agua con sal.

Eleonora Muralles, directora de Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro (FADS), recuerda como la exvicepresidenta se fue enriqueciendo y comprando a todo mundo, lo que la convirtió en intolerante y abusiva, empezó a hacer negocios tan turbios que era evidente que estaban robando dinero del erario nacional. Nos trataban de ignorantes, por cuestionar casos de corrupción evidentes como el lago de Amatitlán, recuerda Muralles.

Para Ricardo Barreno, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (INCEP), cuando el poder se concentra en una sola persona y esa persona tiene intereses particulares y alejados a la ciudadanía, se tiene un proceso de divorcio; me parece que la figura de la vicepresidencia, por normativa constitucional, tiene gran incidencia, así como tiene la capacidad de coordinar, también tiene la capacidad de desvirtuar, que fue lo que hizo la vicepresidenta.

Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana (AC), respalda lo antes dicho al indicar que el poder que obtuvo la primera mujer vicepresidenta fue usado simplemente para orquestar negocios turbios y lastimosamente ese poder no se usó para proyectos de país, sino para intereses personales.

Helen Mack, presidenta de la Fundación Myrna Mack, opina que Baldetti está acabada a nivel personal y político, tomando en cuenta que hasta las otras reclusas de Santa Teresa la desprecian, y en lo político definitivamente ha quedado fuera del ring, representando la imagen de la corrupción.

Ínfulas de poder

caso lago amatitlan

Marco Antonio Garavito, director de la Liga de Higiene Mental, comenta que la exfuncionaria se volvió loca con el poder, a tal punto de perder el análisis objetivo de la realidad, y, que en la cima del poder político, se dedicó a alimentar su ego. El sicólogo asegura que tal padecimiento, enfermizo, es conocido como Síndrome de Hybris.

El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente, en el caso de la exfuncionaria, llegó hasta tener miles de dólares en su despacho, esto es porque se creía intocable, subraya Garavito.

Para el psicólogo Marcelo Colussi, el poder es algo que a todas las personas les gusta, esto porque conlleva a que una persona se sienta superior que otra; sin embargo, resalta que hay personas a las que les fascina más que a otros, como el caso de la exfuncionaria, quien tenía una avidez de poder.

Garavito agrega que actualmente la política se ha terminado para Baldetti, pero comenta que hay un impacto profundo en la parte humana, porque, más allá de la gloria, son seres humanos con sentimientos y esa parte humana está dañada en este momento. En este proceso tendrá que recibir apoyo terapéutico en el tiempo que esté presa, asegura.

Por último, asegura el experto, la exvicepresidenta está pagando caro su insaciable ambición. Desarrolló cierto fetiche por ostentar dinero; es decir, llegó a un punto en el que lo que tenía no era suficiente, tal y como le ocurre a algunos narcotraficantes, y esto se debe a que la enfermó el poder.

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales

meme-juniors

LaRed: ¡Purrún! de los Jr.