Politica

¡Púchica!

Foto Relujo.com

Por Crispino Picón Rojas

(Expresión que significa sorpresa o admiración ante cosas o acontecimientos en donde hay excesos o abusos)

Por la época del año y por el montón de cosas que han pasado en el 2015  –y siguen…–, pero también porque los chapines somos exagerados en todo, es que encaja en este momento el ¡Púchica!, tanto para el mundo de la política como las parrandas y hasta en el fútbol.

Por cierto, con esto del deporte rey, déjenme contarles que después del juego de la Sele contra los morenitos de Trinidad y Tobago, algunos de los jugadorazos chapines fueron a ahogar sus penas a sus bares preferidos, en donde, por supuesto, nadie les aplaudía y, ellos muy molestos, exclamaron ¡Púchica!, ¿y que querían, que todavía ganáramos? Porque según ellos, fue la mala suerte la que les acompañó, ya que ellos jugaron, como decía la Roxi Baldettirebonito.

El que es bien sociable y cuatazo de casi todos mis colegas meseros, es el más famosos de los futbolistas nacionales, el tal Carlos el Pescado Ruiz, que parece que le pusieron ese apodo porque se mueve como pez en el agua, pero también antes o después de cada partido. ¡Púchica!, qué aguante el del cuate.

Pero dejando a un lado los dos deportes nacionales –fútbol y los traguitos–, en donde también se oye a cada rato que alguien grita ¡Púchica!, es en los hospitales públicos, en donde los pobres pacientes no reciben ni sus tres raciones de comida al día, y los médicos y enfermeros se sorprenden porque estos enfermos son exigentes y malagradecidos. ¿Qué tal?

Los primeros sí tienen razón, porque no solo no hay medicinas, sino que, además, les pasan frijoles con un huevo, en la mañana; arroz con alguna verdurita, al almuerzo; y frijoles, a puro huevo, en la noche. Este chisme no me vino de mi Red de meseros, sino de un enfermero, pariente mío, que me cuenta que lo que se ve en el San Juan de Dios llora sangre. Ah, eso sí, él no renuncia, porque, aunque yo sé que es medio huevón y mal trabajador, cada año, por pacto colectivo, tienen buena pachanga, le suben el sueldo, y nadie lo puede despedir, porque el Ministerio está emplazado por uno de los cuarenta y tanto sindicatos de Salud.

La buena noticia es que con tanto clavo de los hospitales, que llegaron a la prensa, nuestros Mosqueteros de la justicia, Thelma Aldana (MP) e Iván Velásquez (CICIG), se juntaron a tomar un cafecito y ver si toda la podredumbre en las compras del Ministerio de Salud daba para una investigacioncita y si podían encontrar alguna de esas perversas estructuras que se organizan para desplumar al Estado.

Ni siquiera les habían llevado su tacita de café, cuando ambos, indignados, exclamaron ¡Púchica!, aquí sí que hay mucha tela que cortar, porque parece que hay más que un Copy & Paste de los Negociadores de la Salud, que ya destaparon en el IGSS.

Al chilazo, ambos paladines hicieron una lista de aspirantes a investigación y exclamaron otro ¡Púchica!, porque muchos de los que aparecen en el caso del IGSS en venta de medicinas, están también en el Negoción Pérez de los hospitales. Sin embargo, al nombre de Gustavo Alejos se sumaron pronto los de otros capos de las medicinas: Fernando JarquínJack Irvin (I.J.) Cohen, el trío que más negocios ha venido haciendo en la venta de medicinas.

El primer obstáculo que encontraron, pero que pronto resolvieron, fue el de ponerle nombre a este nuevo caso: muy sencillo, les dirán Marchantes de la Salud, porque son bisneros, meten de todo en los hospitales y encaraman los precios –a sus productos- todo lo que pueden. Por cierto, en el primer repaso que hicieron a las compras de medicinas, se han dado cuenta de que hay productos que se vendían hasta con un 1.000%. ¡Sí!, mil por ciento de sobreprecio.

¡Púchica!, lo que estos Marchantes de la Salud hacen sí que no tiene madre. Pero aquí viene algo bueno, porque en la lista-borrador que hicieron Thelma e Iván no se escapan otros nombres, entre ellos varios ministros de Salud, encabezados, por supuesto, por Jorge Villavicencio y Luis Monterroso. El único que parece salvarse en esa otra lista, es Francisco Arredondo, quien renunció precisamente cuando vio que no podía contener a esa estructura de Marchantes.  Eso sí, si la lista la siguieran llevando hacia atrás, entrarían casi todos los que han pasado por esa cartera.

A los que nadie encuentra cómo entrarles, pero todo el mundo sabe que son largazos, es a los sindicalistas de casi todas las dependencias del Estado. Estos, encabezados por Joviel Acevedo (magisterio) y Luis Lara (Salud), han creado otra casta de burócratas adinerados. ¡Púchica!, si son parte de la corrupción y se esconden detrás de leoninos pactos colectivos y su famosa inamovilidad y derechos laborales.

Bueno, esto quiere decir que, mientras que los golosos empresarios y funcionarios corruptos quieren que la fiesta siga, ¡Púchica!, menos mal que hay otros que quieren organizarla y sacar de la parranda a los que se han aprovechado de la salud de los guatemaltecos.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

lared

LaRed: ¡Choyudos!

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva