Politica

Presidente con muchos frentes: Sin tregua para Jimmy

A poco menos de cumplir tres meses en el cargo, el presidente Jimmy Morales sigue sufriendo por el desgaste de su administración, que por momentos luce desorientada y sin rumbo fijo. Los frentes se abren uno tras otro —algunos innecesariamente—, y el mandatario no encuentra tregua. Hasta la fecha, no ha hallado la forma ni el momento de dar un golpe de mesa que demuestre consistencia.

Sergio Del Aguila

sdelaguila@cronica.com.gt

No hubo plan de Gobierno ni se integró un gran equipo de trabajo. La improvisación ha sido la tónica dominante desde el 14 de enero ante las demandas que cada día aumentan. El desencanto es nota dominante, mientras que arrecian las críticas en la prensa, el Congreso hace pulso con él y la opinión pública lamenta que ni siquiera ve la esperada transparencia en todos los ámbitos de su gestión.

En este último sentido, dos negociaciones empañan la labor de su administración: el intento de contratar casi a dedo a una empresa para el tema de seguros —que involucra muchos millones de quetzales—, y el resurgimiento del oscuro negocio de SAG, una empresa suiza que pretende dar servicios para el control migratorio.

En el plano político, aunque ha logrado tener por medio del transfuguismo la bancada mayoritaria, hay malestar del Organismo Legislativo por el veto que hizo a la ley que penalizaba —de manera exagerada, hay que reconocerlo— la falta de un ministro al no acudir a las citaciones que se le hicieran.

Este frente no es fácil, porque al mismo tiempo, el Congreso está por aprobar una readecuación presupuestaria, aunque en esto parece que habrá tranquilidad y no confrontación.

En el plano social se anticipan problemas. El mandatario ha anunciado que creará tres mesas de diálogo para atender los conflictos en áreas específicas: laboral; conflictividad social —demandas de tierras, minería e hidroeléctricas y consultas populares— y, migración.

Criticas del G-4

7LEO0353

El G-4, integrado por la Usac, PDH y las Iglesias católica y evangélica, le pidió públicamente al  mandatario transparentar su gestión.

El pasado 29 de marzo el grupo de los cuatro (G-4) integrado por el rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), Carlos Alvarado; el procurador de los derechos Humanos, Jorge de León Duque; el presidente de la Alianza Evangélica de Guatemala (AEG), César Vásquez y el arzobispo metropolitano Óscar Vian sostuvieron una reunión con el gobernante y, al finalizar esta, pidieron públicamente al presidente que transparente su gestión y le recordaron que esa es una demanda ciudadana y lo instaron a que, lo más pronto posible, tome acciones para enfrentar los principales problemas del país.

Su más reciente escándalo, y que no está aclarado pese a las enormes críticas en redes sociales, fue el affair que le habría provocado la inclusión de su hijo mayor en el staff de la selección de fútbol, que fue a Estados Unidos por un partido eliminatorio del Mundial de Rusia 2018, sin justificación alguna y, agregado a eso, y la presencia de su hermano Sammy Morales en el avión que trasladó de último momento a Carlos El Pescado Ruiz a reunirse con el equipo.

Daniel Haering, analista político y catedrático universitario, al referirse a los frentes abiertos del mandatario asegura: Hay dinámicas políticas y esas siempre tienen que ver con la relación entre el Ejecutivo y Legislativo, no es problema que se pelee con diputados, el problema es pelearse con alguien innecesario. Él tiene que saber elegir sus batallas y pelearse con la prensa o con la comunidad internacional no es adecuado.

Luego agrega: Morales carece de una estrategia de comunicación y un equipo de profesionales adecuados, todo lo cual lleva a que exista mucha improvisación y cierto grado de arrogancia a la hora de aceptar sus errores.

Mientras que Juan Ramón Ruiz, politólogo y sociólogo, afirma: La torpeza del presidente de abrir frentes innecesarios se debe a la falta de capacidad y de preparación, que se viene arrastrando desde el arranque de la campaña electoral, su pase a segunda vuelta y en el que, sin ningún empacho, junto con el vicepresidente Cabrera, reconocieron que carecían de planes, diagnósticos y políticas.

Razones de enfrentamientos

La analista Nuria Mejía, de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop), coincide con los otros expertos y hace hincapié en que el presidente no tiene plan ni horizonte, o planificación real del trabajo y pareciera ser que su equipo de apoyo, asesores y gente de confianza estuviera arando con mucha responsabilidad el trabajo.

No tienen orientación, advierte: Porque dirigir un país no es tan fácil, significa tener una buena planificación y, sobre todo, un equipo de apoyo calificado, que no se ve por ninguna parte, ni en las carteras vitales como Salud, Educación y Gobernación, precisa la estudiosa.

Debido a abrirse frentes en temas tan ligeros, Morales se está enfrentando al progresivo desgaste de su imagen y su gradual deslegitimación, es como un boxeador muy golpeado, va a llegar un momento en el que tendrá que recibir golpe tras golpe, eso le va hacer mucho daño, es lo mismo, una crisis tras otra genera una percepción en la ciudadanía de que no lo estás haciendo bien, indica Haering.

Entre otras fallas que le sindican al gobernante están tener una política errática contradictoria y no saber manejar la comunicación con los medios y la población, además, tomar algunas situaciones en son de broma y decir, inclusive, después de hacer algún comentario que era un chiste; lo cual le causa la censura de la opinión pública nacional e internacional, señala por su lado, el analista y doctor en Sociología Virgilio Álvarez, mientras que Haering dice que Morales, debido a su improvisación, abre frentes innecesarios.

Ha tenido roces en el sector judicial, con el Congreso, con actores sociales, con medios de comunicación, y con comunidad internacional, y entonces hay que pensar en que llevamos muy pocos días de gobierno, por eso, llama la atención la clase de desgaste de Morales, pues resulta llamativo que en tan poco tiempo haya tenido choques con tantos actores distintos, agrega.

No tiene tregua porque pareciera que no está pendiente de lo que está pasando en el país, no realizan análisis objetivos, no tiene manejo estadístico según el marco jurídico y político del país, y los comentarios que hace son errados y terminan por ofender la dignidad de las personas que están pasando por una mayor crisis en esta época, coinciden Álvarez, ex director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y Mejía, de Congcoop.

Pareciera ser que, también, no reacciona a la realidad que está viviendo y entonces eso lo lleva a cometer acciones sin propósitos y pareciera que aún están en campaña, en donde uno no se imagina que a estas alturas debería estar el presidente y eso lo aleja bastante de lo que tuviera que hacer, reitera el analista.

Incoherencias

Por otro lado, Ruiz afirma que tener una política de corte populista, hacer visitas y repartir cheques a granel, haciendo supuestas donaciones y apelando a los aplausos de la población, son asuntos que no generan sostenibilidad de las políticas públicas, entre ellos pedir a los maestros que donen parte de sus salarios, o al Ejército que construya pupitres, que no está dentro de su función.

Otros factores que abonan a su descrédito son hechos como haber derogado el acuerdo gubernativo que establecía los salarios diferenciados, lo cual le fue aplaudido, pero ahora resulta que sus ministros de Finanzas y Economía han retomado la iniciativa, contradiciendo al presidente, abona el analista político.

El mandatario también es fuertemente cuestionado por haber asfixiado y llevado a su mínima expresión dos de las entidades creadas para cumplimiento de los Acuerdos de Paz y nombrar a personas que nada tienen que ver con la Secretaria de la Paz y el Programa Nacional de Resarcimiento, dependencias que se han vuelto agencias de empleo para cumplir promesas de campaña a sus seguidores, según los expertos.

Nubarrones en el horizonte

Sobre otros frentes abiertos, entre ellos la confrontación con el G-4, que le pide transparencia, no se puede soslayar que aparezcan, sobre todo, después de los primeros 100 días de gobierno, frentes con el sector económico organizado.

También de cara a las expresiones sociales y populares ante la promoción de cosas que parecen buenas de entrada, pero en el fondo puede tener costos como, por ejemplo, haber decretado el aumento a las pensiones de los jubilados del Estado a costa de incrementar los descuentos de los maestros son medidas contraproducentes que desgastarán al Ejecutivo, advierte Ruiz.

Mejía, de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop), dice: Si Morales no endereza esa forma de hacer gobierno lo llevará a una mayor crisis de gobierno y podría abrirse todavía más posibles frentes negativos.

 

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales