Politica

Presidenciables: Si la boca miente, el cuerpo delata

¿Por qué este candidato me da la sensación que es mentiroso? ¿Por qué no puedo confiar en él? ¿Por qué me da mala vibra, no creo en lo que dice y no quiero verlo ni escucharlo? El lenguaje corporal de los aspirantes a cargos públicos, dice más que mil palabras.
Maricel Diéguez/ mdieguez@cronica.com.gt
El movimiento de las manos, los gestos al hablar, el tono de voz, la mirada y la forma de sentarse, dicen mucho de los 14 candidatos que buscan la Presidencia de la República. A todo ello se le conoce como lenguaje corporal.
En algunos casos lo utilizan de manera consciente para reforzar lo que dicen o para engañar al electorado y ocultar sus verdaderas intenciones. En otros, no tienen pleno control sobre él, desmintiendo lo que dicen con palabras.
Entre los aspirantes a la Primera Magistratura del país, hay quienes se proyectan como dictadores o todopoderosos; como personas con buenas intenciones y solidarios; simpáticos y accesibles; cínicos; simpáticos o intelectuales. Todo es válido en la búsqueda del cargo político más importante de la nación.
Así como el lenguaje corporal puede ser fingido para atraer votos, hay muchas ocasiones en que este delata cuando se está mintiendo y se quiere engañar. Cuando un candidato se equivoca o miente, aseguran semiólogos, se pone tenso, algunos músculos de su cuerpo lucen rígidos, así como su rostro y cuello. La forma de abrir los ojos y su mirada cambia. Los nervios son evidentes, la boca se le reseca, el sudor brota sobre su boca, no sabe dónde colocar las manos. Se toca el pelo, las orejas, la nariz, y sacan la lengua para remojar sus labios. Para relajarse, algunos ríen.
Para analizar el lenguaje corporal, coinciden expertos, se debe analizar a la persona en un contexto, no con hechos aislados, para analizar su postura, su tono de voz, sus gestos y su manera de expresarse, entre muchos otros aspectos que describen cómo es la persona ante la sorpresa, la incomodidad, cómo controla el miedo, la ansiedad, el temor o situaciones imprevistas.

Los aprietos de Baldizón
Un ejemplo que evidencia cómo el lenguaje corporal delata a los políticos, es la forma cómo el candidato presidencial de Libertad Democrática Renovada (Líder), Manuel Baldizón, se comportó en la entrevista que concedió a CCN, donde se dedicó sin éxito a desacreditar y desprestigiar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y al titular de esta, Iván Velásquez. Ello ocurrió el pasado mes de julio.
En la entrevista deja ver con claridad elementos como el miedo, soberbia, mentira, arrogancia y temor, entre otras cosas, indicó el semiólogo Eduardo Castillo, director de la agencia Mente Brillante.
En esa ocasión, recuerda el experto, el sudor alrededor de la boca del presidenciable de Líder denotaba el miedo que tenía al estar frente a un entrevistador incisivo como Fernando del Rincón, mientras trataba de proyectase ante los televidentes como una víctima del sistema político, arremetiendo contra la CICIG y Velásquez. Ese fue un día trágico para el candidato presidencial de Líder, ya que su lenguaje corporal contradijo sus palabras, lo cual causó una reacción adversa a la que él esperaba.
Dejando atrás esa desafortunada entrevista, enfocándonos en la campaña electoral, semiólogos como Ramiro Macdonald, consideran que Baldizón utiliza un discurso bien aprendido y cargado de símbolos y gestos para llegar al corazón del votante.
Abre las manos, proyectándose como el salvador que el pueblo necesita en la peor de las tribulaciones. Mientras que el dedo levantado de su mano derecha, como lo hace todo el tiempo, lo proyecta como un dictador que sentencia. Los que lo ven creen que es el jefe, el superior, el que está más alto. Utiliza su lenguaje corporal como si ya fuera el presidente, y personifica el poder al levantar las manos en forma de uve (v) por arriba de su cabeza, en señal de victoria, sin haberla conseguido aún, asegura Macdonald.

Torres, Giammattei y Ríos
Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), replanteó su lenguaje corporal, pues ahora utiliza una imagen bonachona, cariñosa, se pone la mano en el corazón, luego las abre, proyectando empatía y envíando el mensaje de que se puede contar con ella para solucionar cualquier problema.
Atrás quedaron las cejas arqueadas que utilizó cuando fue primera dama de la nación e intentó, sin éxito, ser candidata presidencial, ya que esa imagen proyectaba enojo y furia, y por ello la gente la rechazaba. Ahora sus gestos fueron suavizados, tiene una sonrisa que le permite tener aceptación y proyectar acercamiento.
Según los expertos, Jimmy Morales, candidato del partido Frente de Convergencia Nacional (FCN Nación), considerado la revelación política en el 2015, tiene un lenguaje corporal que lo proyecta como muy reservado, tímido y analítico. Es sincero cuando habla, sus gestos son auténticos, no se exalta y prefiere hablar generalidades para no mentir. Sin embargo, al ser un actor y comediante es difícil precisar la autenticidad de sus gestos.

 

índice

Alejandro Giammattei Falla_33

JIMMY MORALES_11

SANDRA TORRES_46
De Alejandro Giammattei, del partido Fuerza, los expertos aseguran que utiliza un tono de voz muy adecuado, el cual sube y baja, siendo enfático en la pronunciación de las palabras y, según sea el discurso, se deja ver como alguien pesado o simpático.
Por otro lado, Zury Ríos, de Visión con Valores (VIVA), tiene un buen manejo del lenguaje corporal. Maneja bien su tono de voz, hace inflexiones, casi susurrando al oído de la gente. Esto es forma y no contenido, pero que al final tiene más influencia cómo se dice y no lo que dice. Si el signo se adorna, pega, penetra e impacta. Coinciden también en su belleza física, su mirada penetrante, su inteligencia, y viste muy bien, dice Castillo.

El resto de candidatos
Miguel Ángel Sandoval, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), tiene un discurso interesante, pero muy académico y elevado, y por ello su mensaje no logra penetrar en la mayoría de la población, ya que está dirigido a intelectuales altos y medios, pero no a sus electores.
En este grupo entra también Aníbal García, del Movimiento Nueva República (MNR), de quien los analistas señalan que es un intelectual, articulado y con experiencia para hablar, pero se percibe tenso, cauteloso y denota como si tuviera una camisa de fuerza que le impide ser un buen orador.
En tanto que Lizardo Chalo Sosa, del partido Todos, es según expertos consultados una persona capaz, que impacta, es muy sencillo, tiene un discurso coherente y se ve que está cómodo, habla con naturalidad y propiedad, humaniza su discurso, se ve auténtico, su cuerpo luce relajado y tranquilo, tiene un buen manejo del lenguaje corporal.
De Roberto González, Canela, de la alianza Compromiso Renovación y Orden (Creo) y Partido Unionista (PU), se dice que tiene un lenguaje corporal coherente, habla de forma adecuada a diferentes sectores de personas, baja y sube su tono de voz sin forzarlo.
José Ángel López, de Encuentro por Guatemala (EG), tiene un buen discurso, mucha experiencia y capacidad. Es de los candidatos más limpios que hay: es respetable, fresco y sincero, pero sin soltura al momento de hablar. Su lenguaje corporal refleja que está tenso, lo cual le impide conectar con los oyentes. Aunque, al hablar de temas complicados como el caso Rosemberg, con el que se le vincula, lo hace con naturalidad, sin nerviosismo y forma creíble, asegura Castillo.
Por último está Mario David García, del oficialista Partido Patriota (PP), a quien los semiólogos lo perciben forzado, con actitud de sabelotodo, elevado, soberbio; utiliza un lenguaje rebuscado que no conecta y, al igual que Baldizón, se siente el salvador de Guatemala.
Para Macdonald, su lenguaje corporal refleja como si quisiera perder a propósito, y al aproximarse a las personas lo hace de forma forzada. Muestra que no está cómodo con el papel que juega.
José Ángel López, candidato presidencial de Encuentro por Guatemala (EG), tiene un buen discurso, es fresco y sincero, pero sin soltura al momento de hablar.
Cuando un candidato se equivoca o miente se pone tenso, algunos músculos de su cuello lucen rígidos, la boca se le reseca y no sabe dónde colocar las manos. Algunos ríen.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales

meme-juniors

LaRed: ¡Purrún! de los Jr.