Politica

MORALES O TORRES UNO DE LOS DOS

¿Habrá por primera vez una mujer gobernando, o veremos que las elecciones las gana un candidato que surgió de la nada , siendo el primero en ganar una elección en su primera participación como candidato?  Este domingo, los guatemaltecos regresarán a las urnas para elegir entre Jimmy Morales y Sandra Torres, que no parecen despertar grandes amores.

Ronald Mendoza/ rmendoza@cronica.com.gt

Después de varios debates y una campaña más que atípica y extraña, Jimmy Morales, presidenciable del Frente de Convergencia Nacional (FCNNación), llega a las elecciones de este domingo con una ventaja sobre Sandra Torres, candidata presidencial de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), según las encuestas y sondeos realizados en los últimos días. Pero, finalmente, hay que esperar la decisión de los electores, la cual se conocerá posiblemente antes de la medianoche del 25 de octubre.

Los analistas y expertos aún tienen algunas reservas, y consideran que todo puede suceder en las urnas, como sucedió en la primera vuelta, cuando Manuel Baldizón, del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), quedó fuera de la contienda por un estrecho margen.

A pesar de los foros y debates, ambos candidatos llegan sin haber presentado a sus equipos de trabajo o planes de Gobierno bien planteados y sustentados a profundidad, lo que mantiene incertidumbre sobre la forma en que se enfrentarán los problemas políticos, fiscales y socieconómicos, y no digamos sobre la llamada conflictividad social.

De hecho, un ejercicio de consulta a 30 líderes sociales, religiosos, empresariales y académicos, realizado por Crónica previo a las elecciones del 6 de septiembre, dio bajas calificaciones a los dos presidenciables en ocho áreas que son fundamentales para hacer un buen gobierno.

De las áreas evaluadas (trayectoria, honestidad, capacidad, liderazgo, respetuoso, demócrata, respeto a las leyes y equipo honesto), de un máximo de 5 puntos, Morales obtuvo 1.8; mientras Torres, 2.3.

En dicha evaluación, el presidenciable de FNCNación solo aventajó a su adversaria en honestidad (2.0 y 1.5) y respeto a las leyes del país (2.4 y 1.8);  mientras que la candidata presidencial de la UNE lo aventajó en cinco áreas: trayectoria (2.9 y 0.8), capacidad (3.0 y 1.4), liderazgo (3.3 y 1.8), demócrata (2.3 y 2.0) y equipo honesto (1.7 y 1.5), y empataron en el área de respetuosidad.

Eso sí, llegan a la batalla final; Torres, más que Morales, con una fortalecida maquinaria electoral. La candidata uneísta, porque sumó recientemente el apoyo de 189 alcaldes electos y 69 no electos, que quedaron en segundo o tercer lugar; mientras Morales, con el espaldarazo de 50 jefes ediles electos, encabezados  por el alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar.

Así, la ciudadanía luce atenta, pero con cautelosas expectativas sobre lo que pueda significar para los próximos cuatro años la administración de uno u otro candidato.

De llegar a gobernar, los dos deberán enfrentar serios retos. De entrada, los analistas destacan que la inexperiencia en la administración pública de Morales y el no tener una bancada fuerte en el Congreso de la República marcaría en buena medida su gestión.

Caso contrario sucedería con Torres, quien conoce cómo funciona el Estado, contando con una bancada experimentada en el trabajo legislativo, aunque con el estigma de pertenecer a esa clase política tradicional que la población de las áreas urbanas rechaza; y de haber formado parte del Gobierno corrupto de la UNE.

Gane quien gane, debido a la carencia de equipos sólidos de trabajo, deberá sentarse a la mesa con sectores empresariales, sindicales y sociales a negociar espacios dentro de su administración.

 

Con las debilidades a cuestas

Analistas consultados coinciden al enumerar las particularidades de Torres y Morales, quienes, a pesar de haberse embarcado en una segunda etapa de campaña electoral, no supieron aprovechar sus fortalezas o superar sus debilidades satisfactoriamente frente al votante, esto con miras al balotaje del domingo.

Para Jimmy, su fortaleza es la capacidad de comunicar, su facilidad escénica y de expresión, que demuestran mayor sinceridad y confianza. Además, tiene lo que en comunicación política se le conoce como una buena marca. En el caso de Sandra, su fortaleza es su conocimiento y experiencia sobre el funcionamiento del Estado, y la capacidad de abordar los temas políticos con mayor propiedad, dice la estratega y consultora política Jennifer Brol, quien de esta manera nos da elementos para tener en cuenta que la ventaja de Jimmy está en la valoración de su honestidad  y respeto a las leyes; mientras que Sandra, perfilada como la aspirante con experiencia, tiene poca honestidad. Por otro lado, Alejandro Aguirre, coordinador del Instituto por la Democracia (ID), de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop), explica cuáles son los factores positivos y negativos que ambos no supieron manejar, para este segundo ciclo de las presidenciables.

Sobre Morales, asegura: Sigue con el mismo discurso, que no es corrupto ni ladrón, lo cual le funcionó en la primera vuelta, por la crisis política derivada principalmente por actos de corrupción. Constataremos si le funciona en la segunda vuelta. Respecto a las debilidades, creo que no las ha minimizado, ya que se ha evidenciado la falta de plan de Gobierno, carencia de equipo de trabajo, el discurso vacío continúa, puede manejarse bien en las cámaras; pero al analizar el discurso, no tiene contenido. Sobre Torres, manifiesta: Creo que no ha aprovechado sus fortalezas, por lo que tampoco ha minimizado sus debilidades, las cuales se han mantenido, pues son evidentes.

Algunos hechos que podrían ejemplificar lo anterior son, en el caso de Morales, su apelación constante, como en el foro de la Asociación Gerentes de Guatemala (AGG), al Plan Nacional de Desarrollo K’atun 32, sin necesariamente explicarlo e interpretarlo, o detallar el proceso de su ejecución y los recursos que se precisarían para sacarlo avante.

En el caso de Torres, puede decirse que la percepción poco transparente, al menos  en las áreas urbanas, de su papel en el Gobierno de Álvaro Colom, sigue siendo su principal lastre, lo cual en varios encuentros le ha costado abucheos o, simplemente, el silencio tras sus presentaciones. Claro, esto tampoco supone que dichos aspectos se hayan exacerbado favorable o desfavorablemente. Podría decirse, se han mantenido estáticos.

 

Entre el peor y el menos peor

Ninguno de los dos candidatos presidenciales ha dado a conocer soluciones concretas a los problemas nacionales y demostrado que representa el liderazgo político que el país necesita, lo cual representa una encrucijada para el votante.

En definitiva, el hecho de que la imagen de los dos aspirantes se mantenga en un mismo estado en relación con la primera vuelta, no es bueno ni malo, pero sí nos dice que lo que ya hemos visto de ellos es todo lo que tienen por ofrecer. Creo que de esta forma, el votante privilegiará el mismo comportamiento electoral de la primera vuelta, en la segunda vuelta, un poco empujado por su consideración de que no hay mucho por elegir y que, en todo caso, deberá optar por el menos peor, como en una dinámica donde las personas no encuentran novedades en las ofertas electorales, que lleva más a la apatía, puntualiza Julio Curruchiche, de la Coalición Civismo Electoral (CCE).

En otras palabras, como lo planteara Edgar Gutiérrez, coordinador del Instituto de Problemas Nacionales, de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), en su artículo Cómo asoma el balotaje electoral: esta es una época de cambio, sin propuestas de cambio.

Con todo y lo anterior, no es difícil suponer que el dilema está en la cancha del elector, quien oscilará entre ambas opciones, aun cuando ninguna de estas le satisfaga ampliamente, pero consciente de qué es lo que hay.

Estas son las preguntas que surgen: ¿quién definirá la votación?, ¿el área urbana o rural, o los que favorecieron a Manuel Baldizón en septiembre pasado?, ¿a quién favorecerá el abstencionismo?

En teoría, el voto cercano a Jimmy Morales es el de los candidatos urbanos que quedaron en el camino, y el de Sandra Torres es el de Manuel Baldizón y Alfonso Portillo, contesta Gutiérrez.

De ser así, estaríamos hablando de que de los 2.7 millones de votos repartidos entre el resto de las fuerzas políticas que participaron en la primera vuelta electoral, el postulado por FCN-Nación tendría más facilidad de acceso a 1.5 millones de estos sufragios, mientras la candidata de la UNE sería la opción más afín de los restantes 1.2 millones de electores de esta muestra de los votos válidos, emitidos en septiembre pasado. Sin embargo, en la realidad, la inclinación del voto no es blanco-negro, como tampoco lo es la dicotomía urbano-rural, aclara el coordinador del Ipnusac.

 

¿Qué podría definir las elecciones?

Para los expertos en temas políticos resulta difícil asegurar qué  elementos podrían inclinar pasado mañana la balanza hacia uno u otro candidato. Me he referido en las últimas semanas a una franja intermedia, cerca de 70 ciudades intermedias, donde habita un tercio de la población económicamente activa. Es población de hábitos urbanos y reciente memoria rural. Ya no están ocupados en la agricultura, sino principalmente en el comercio. Son beneficiarios de las remesas familiares y tienen un fuerte sello aspiracional. Allí está el núcleo duro de Baldizón, y son sede de redes políticas de Líder y el Partido Patriota. Es poco probable que estas poblaciones sigan orientaciones abiertas de estos dos partidos, a su base electoral. Es lógico que después de la primera ronda electoral una buena porción de ciudadanos quede indecisa y que, por ahora, quienes meditan su voto estén en esas ciudades intermedias. En otras palabras, la franja intermedia es estratégica para inclinar la balanza, asegura Gutiérrez.

Aunque luego aclara que esta es tan solo una variable sobre cómo y quién definirá la victoria en el balotaje, pues también puede existir la posibilidad de que, si vota masivamente, la población urbana tradicional sea decisiva en el triunfo de Morales; mientras Torres podría sobreponerse si el voto que no es suyo se inhibe.

De esto, Carmen Ortíz, coordinadora del Programa de Opinión Pública, de la Universidad Rafael Landívar (URL), coincide en que el abstencionismo es el peor enemigo del postulado por FCN-Nación; mientras el mayor aliado de la uneísta es el voto duro que tiene en su haber y que se ha mantenido constante.

En cuanto al voto que obtuvo Manuel Baldizón, si este bien puede ser más cercano a la propuesta de Sandra, esto no es definitivo, pues también las áreas rurales han dado sorpresa con todo esto del tema de la corrupción. Podría ser que lo que vemos ahora en cuanto a los resultados en las alcaldías, donde hay mucha insatisfacción contra administraciones anteriores, vinculadas a la corruptela o contra reelecciones cuestionables, movilice el voto hacia Jimmy Morales. En definitiva, creo que el capital del expresidenciable de Líder es una especie de comodín para ambos, donde no sabemos exactamente cómo este caudal va a definir el balotaje, añade la politóloga de la URL.

Dadas estas condiciones de incertidumbre, Ortíz explica: Algunas encuestas dan como ganador a Jimmy Morales en esta segunda vuelta, por un margen muy abrumador sobre Sandra Torres, pero recordemos que no es lo mismo que el encuestador llegue a la casa de las personas a preguntarles a que, efectivamente, el día de la votación el elector tenga las ganas y la convicción para salir y emitir su sufragio.

 

Gobierno nuevo, Gobierno a prueba

Es casi un hecho que el próximo Gobierno, quien quiera que lo ocupe, iniciará una administración cuesta arriba, no solo porque llegará a enfrentar las precariedades propias del Estado (exacerbadas en los últimos meses), sino también porque quien lo asuma lidiará con un reducido beneficio de la duda, que deberá superar cuanto antes.

De lo contrario, corre el riesgo de entrar en un círculo de presiones que pueden hacer tambalear su incipiente administración. Aquí no habrá mucha cabida para los errores o las malas señales. Desde el inicio, quien quiera que llegue a ser el nuevo presidente de la República, debe dar claras y no ambiguas muestras de que está actuando conforme a lo demandado por la ciudadanía, manifiesta Curruchiche, quien añade que este es el principal reto y desafío de la nueva gestión: lidiar con el recelo de corrupción y ganarse con hechos la confianza de la población.

En este sentido, Brol expresa que si bien existen particularidades en las dificultades que enfrentaría un eventual Gobierno de Torres o de Morales, según fuera el caso, hay cuestiones esenciales que serán invariables para cualquiera que asuma el Ejecutivo; entre estas, la crisis en la que se encuentra el Estado, sobre todo financiera y estructuralmente; hacer eficiente el gasto público desde el Presupuesto General de la Nación, y contribuir a concluir con éxito el proceso de reformas legales en curso.

Para la consultora política, las diferencias particulares estarían en la capacidad que uno u otro tenga para lograr consensos y hacer fluir las soluciones en estos ámbitos. Por ejemplo, el talento que tengan para hacer negociaciones en el Congreso de la República.

El analista político del Ipnusac, Christians Castillo, agrega: Los retos diferenciados estarían así: Jimmy llegaría al Estado con la presión de aprender el pragmatismo político, pues se mueve mucho en la esfera de lo ideal y lo aspiracional, corriendo el riesgo de tener el poder político, pero no el poder burocrático; es decir, el poder de llevar a buen puerto la dinámica burocrática del Gobierno. Para Sandra, el desafío estaría vinculado con la ingobernabilidad en las áreas urbanas, donde ella tiene el mayor antivoto, rechazo con el cual tendría que lidiar y superar ante una eventual gestión, pues este sector no le va a perdonar ningún error o ninguna acción controversial que tome en sus manos.

Para Castillo, también es importante la capacidad de negociación que cada uno pueda tener ante el Legislativo, pues esto puede facilitar la toma de acción desde el Ejecutivo. Por ahora, creo que la ventaja la tiene Sandra sobre Jimmy en esta capacidad; primero, porque la candidata de la UNE contaría con una bancada con mucha más experiencia en el trabajo legislativo que la que podría tener Morales; y segundo, porque habiendo sido parte de un Gobierno, Torres lleva un aprendizaje previo sobre cómo se dan y gestionan las negociaciones entre el poder Ejecutivo y Legislativo, cosas de las que poco puede decir el aspirante de FCN Nación, concluye el politólogo.

Por último, la mayoría de los consultados coinciden en que para avanzar en todo esto, Morales, dada su carencia de equipo de trabajo, deberá negociar muchos más espacios que Torres, aunque, en todo caso, ambos candidatos terminarían sentándose en la mesa, básicamente, con los mismos sectores (empresarios tradicionales, sindicatos, militares, sectores sociales). La diferencia aquí, sería de grado, aunque Sandra lograría un mejor acercamiento con sectores de mujeres, a diferencia del aspirante de FCN Nación, puntualiza Aguirre

A pesar de los foros y debates, ambos candidatos llegan sin haber presentado sus equipos de trabajo o planes de Gobierno bien planteados y sustentados a profundidad.

¿Y la familia?

Hasta hoy, aún con campaña electoral a dos tiempos (primera y segunda vuelta electoral), poco han figurado las familias de Sandra Torres y Jimmy Morales en el proceso electoral 2015.

Por el lado del círculo familiar de la candidata de la UNE, los más conocidos en política son sus hermanos Gloria Torres y Luis Rolando Torres, este último exembajador de Guatemala en El Salvador; sin embargo, ninguno de estos, tampoco otros parientes, han cobrado relevancia al lado de la aspirante durante la campaña.

Por aparte, en cuanto al postulado por FCN-Nación, es poco conocido su núcleo familiar. Sammy Morales, su hermano, es, en todo caso, el más cercano a él durante esta temporada.

Esto, creo que es positivo en la medida en que puede ser una señal favorable en contra del nepotismo o el tráfico de influencias.

Así, si los dos núcleos familiares están lejanos del lente es algo sano, siempre y cuando sea así en la realidad y no que por dentro estén tejiendo alianzas cuestionables ante un eventual Gobierno de uno u otro, explica Renzo Rosal, analista político independiente.

Por aparte, el profesional aclara que el hecho de que las familias figuren poco alrededor de los candidatos no es un asunto que importe tanto a los electores, por lo cual no es un fenómeno que hoy tenga un peso determinante a la hora de decidir el sufragio. No es un elemento que entre en la reflexión del votante.

El domingo, los guatemaltecos regresan a las urnas para elegir entre Morales o Torres. 

Morales, candidato del FCN-Nación, se esforzó durante la campaña de la segunda vuelta en conquistar el voto rural.

En el último suspiro de la campaña electoral, 189 alcaldes electos expresaron su apoyo a Torres.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales