Politica

 LaRed: ¡En trapos de cucaracha!

meme1

Por Crispino Picón Rojas

(Estar sin nada, en muy mal estado, pobres y sin oportunidades.)

Todos los miembros de La Red —meseros de pomada, bien informados, inteligentes e interesados en lo que pasa en el país— nos pusimos como tarea averiguar el efecto que ha tenido en el país la famosa corrupción, con el fin de ver si tanta alharaca que se está haciendo con este tema tiene razón, justificación y es algo necesario.

La conclusión ha sido contundente: Era urgente parar a la clase política y a todos los ladrones que formaban La Línea, La Coperacha, La Cooptación del Estado, y demás tangos que han destapado el míster de la CICIG, Iván El Temible Velásquez, y la dama del MP, Thelma Aldana. Estaban dejando el país literalmente ¡en trapos de cucaracha!

No fue fácil poder determinar lo que ha sucedido, aunque tampoco difícil. Salir de la confusión fue la tarea más complicada, porque muchas veces los meseros escucharon a políticos de carrera, esos que son diputados o funcionarios y que andan en carrazos, viajan por todo el mundo, piden los mejores vinos Ribera del Duero para acompañar sus langostas y ahora andan como la gran diabla con todo lo que está pasando.

Por ejemplo, Arístides Crespo y Luis el brillante Rabbé, se juntaron en el privado de un restaurante en la Zona Viva para analizar su estrategia de defensa por las plazas fantasmas que ya les cacharon, y en su conversación aseguraba el segundo que no se explica cómo no se dan cuenta de todo lo que hemos hecho por el pueblo, desde la radio, la tele y como diputados. Según él, su administración legislativa le dio brillo al Congreso. Eso sí, aseguran que no nos vamos a dejar de la CICIG, porque a esos ya se les fue la mano y alguien tiene que pararlos. Miren nada más qué par de joyitas y se creen aún salsas, con todos los trapos shucos que les van a sacar a bailar cuando los metan al bote.

Otra que se mostraba sorprendida era la simpática patoja Daniela Beltranena, quien antes de entregarse le comentó a un grupo de amigos que no le hacíamos mal a nadie, ni perjudicábamos al país, porque únicamente se trataba de plazas y dinero que de todas maneras alguien se iba a robar.

Los empresarios también están sorprendidos con las acusaciones que se formulan en contra de algunos de ellos, porque dicen que eso de las comisiones es una práctica que siempre se ha dado y sirve para agilizar las obras, no para hacerlas más caras.

El que sí sabe del daño que se hacía y de lo fritos que están casi todos los acusados, es Alejandro Sinibaldi, porque dice que está pensando ¡muuuuucho! eso de entregarse, porque no quiere cambiar las viandas, vinos y vida que lleva en Europa por las comodidades que les preparan en Matamoros —en donde; por cierto, no estarán ¡en trapos de cucaracha!—.

Pues bien, se encomendó a un colega mesero de La Red que buscara algunos cerebros que pudieran hacer un análisis sesudo de lo que ha logrado esa famosa clase política, que nos ha encumbrado a un montón de presidentes que han salido más chambones que bonitos. Y lo bueno es que fue contratado para atender una reunión en la que se les daría una charla a un grupo de diplomáticos que han llegado al país en los últimos meses, para que entiendan la realidad nacional.

Lo que mi cuate escuchó es patético, pero de fácil entendimiento para cualquiera: Un experto del PNUD, la oficina de Naciones Unidas que mide el Desarrollo de los países, expuso:

En 1980, Guatemala estaba en el puesto 89 entre todas las naciones, al medir el índice de Desarrollo Humano, que mide los niveles de salud, educación y posición económica. —Recordemos que en esta época el presidente era el general Romeo Lucas García—.

En 1990, el país cayó al puesto 107 (Vinicio Cerezo), luego al 110, más tarde, al 119; con Álvaro Colom llegamos al 127, hasta caer con Otto Pérez y Roxana Baldetti en el 128.

Cuando me contaron esto, pensé, qué buen trabajo el de los muchachones políticos. Si seguimos así, alcanzamos en unos años a Níger, el país africano que ocupa el puesto 188 del mundo.

Pero como ahora se oye también mucho que esa famosa comunidad internacional está de metiche y son conspiradores jajajaja, no nos gusta que los de afuera nos digan nuestras verdades— y para que no digan que La Red es caja de resonancia, les pedí, a algunos de mis colegas, que fueran de voluntarios a diferentes lugares, para ver el estado de las escuelas, hospitales y puestos de salud.

Regresaron que se agarraban los pelos: ¡Ay!, don Crispino. Hay escuelas sin paredes o con techo de lámina que ni se escuchan las clases cuando llueve, los escritorios son un lujo, y hasta botes de pintura les sirven a los patojos para sentarse. Los hospitales sirven solo para cosas menores, aunque a veces ni curitas hay, es todo un desastre, con razón ni tenemos educación y la gente se muere al ir a un hospital público.

Verdaderamente estamos ¡en trapos de cucaracha!, así nos tienen, así nos han dejado estos…, mejor no lo digo.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

lared

LaRed: ¡Choyudos!

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva