Politica

LaRed: ¡Chish!

(Expresión de asco… algo que apesta o está muy sucio; dícese de aquello que nos causa repugnancia y/o desagrado)


Por Crispino Picón Rojas


Si la crisis socio-política que está a la vista fuera una lotería, yo podría decir metafóricamente —que chilera la palabrita— que el Jimmy Morales y el Congreso están en feroz compra de números para tener más posibilidades de ganar. Lo peor de todo es que poco a poco están caminando en la misma dirección —equivocada— ambos organismos del Estado.

Pero yo, siempre tratando de entender mejor el rollo de cada quién y no contar únicamente con mi propia visión, le pedí a La Red de colegas meseros que me contaran cómo se mira la cosa con toda la información que ellos recaban. Me dijeron que la buena noticia es que Guatemala aguanta todas las metidas de pata. Menos mal, pensé, pero entonces vino el pencazo: la mala es que lo peor está por venir.

¡No puede ser!, exclamé. Les pregunté si habían escuchado algo sobre los nuevos impuestos. La cosa está peliaguda, me dijeron, antes de explicar que el ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, anda como los mil demonios, porque se ha enterado de que los dipucacos, ya empezaron a meterle mano a la propuesta de reforma tributaria y cree que en vez de tener lo que quiere el simpático de Jimmy, podría salir una especie de camello fiscal de siete jorobas.

Estrada comentó en un almuerzo a petit comité, que los miembros de la bancada de la UNE —mayoritarios en la Comisión de Finanzas— están cocinando su propia iniciativa, con alzas a otros impuestos. Según el ministro, quieren negociar con el oficialismo la aprobación de la impopular reforma. Por cierto, que el que se queja de presiones es el presidente de esa comisión, Jairo Flores, porque dice que lo llaman mañana tarde y noche los tatascanes que se pelean el liderazgo de ese partido, La Doña, Sandra Torres, y El Acertijo, Mario Taracena. Cada uno quiere que solo a mí me reportés, como si fueran sus jefes directos.

También comentó el ministro que el presi Morales, que tanta critica ha tenido por su llanto en la tele, repasa y repasa los números, porque todos los días recibe una nueva sugerencia. Lo malo es que, según él, ya está empachado de tanta información que no termina de asimilar.

Y por cierto, el presi se indignó por la explosión en su contra en las redes sociales. Ya se les olvidó que ellos me eligieron, comentó a su vice Jafeth Cabrera, quien siempre le aconseja lo mismo: no les hagás caso, todos los que nos critican es por envidia, acordáte de la metáfora de los cangrejos… no quieren que salgamos de la cubeta… Jimmy se puso feliz, porque dijo que pronto tendrá una moraleja para esa metáfora.

El que sí está preocupado de verdad es el embajador estadounidense, Todd Robinson, porque ha tenido que repetir una y mil veces que él no recomendó la mentada reforma fiscal. Lo que la comunidad internacional pretendía es otra cosa, pero no nos entendieron, dijo con cara compungida.

En cambio, Taracena sigue repite que te repite, que él ya confirmó sus instrucciones en inglés, para echar chile de que tiene línea directa con la sede de la Avenida Reforma.

Por cierto, parece que a Taracena se le puede atragantar la agenda legislativa, porque los pendientes siguen llegando: La segunda generación (jajajaja, que disparate) de reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, la mentada reforma fiscal, la Ley de Aguas —a ver si no se ahogan los dipucacos—, y en camino vienen pronto las reformas constitucionales al sector Justicia.

¡Puchicas!, que fin de año le espera al Congreso. El Acertijo, como siempre, dice que tiene varios ases bajo la manga, y que se llevarán más de una sorpresa. Él sabe que su reelección depende del resultado que se tenga.

Les pregunté a mis colegas meseros sobre la popularidad del Gobierno y el Congreso. La respuesta es patética: se juegan la mosca. Ni uno ni el otro gozan de simpatía y popularidad. En las comidas y reuniones sociales, ¡eso sí!, les bajan el cuero tanto a los gobernantes y sus ministros como a los dipucacos.

Y la última, dicen que después de comprobar que ha dejado de ser bien querido en las redes sociales, Jimmy aceptó la recomendación de sus genios en comunicación, de fortalecer sus famosos call center de redes, para al menos lograr que se empate el resultado. Gran alivio tiene el Gobierno, porque no hay ningún medio o sector que esté haciendo encuestas sobre popularidad, porque en la de La Red no alcanza a superar ni el 40 por ciento de aprobación.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales