Politica

La plaza, tímida voz aún

Crónica de Actualidad

Las convocatorias ciudadanas para exigir a los tres poderes del Estado transparencia, lucha contra la corrupción y la solución de los problemas nacionales aún no son masivas como las del año pasado. Esto se debe a que la ciudadanía le está dando tiempo a las nuevas autoridades para que demuestren que están trabajando en la vía correcta.

Álvaro Alay

aalay@cronica.com.gt

En lo que va del año ya se han convocado por lo menos a tres manifestaciones para exigir un buen Gobierno y para presionar al Congreso de la República a  que  haga bien su trabajo; sin embargo, la convocatoria aún no se ha hecho masiva, comparada con las del año pasado que terminaron con la renuncia de los gobernantes de turno.

Empero, estas continuarán para exigir transparencia y lucha contra la corrupción en los tres poderes del Estado, pedir que se elijan a los mejores profesionales para integrar la Corte de Constitucionalidad y exigir al Congreso de la República la creación de leyes a favor de la  población.

En la última manifestación que se realizó frente al Legislativo, los chapines llegaron enarbolando la bandera nacional, haciendo sonar vuvuzelas, tapaderas de ollas, y llevando ratas de peluche que simbolizaban a los parlamentarios. Las críticas se enfocaron en el transfuguismo, los altos salarios de los parlamentarios y en la irresolución de la crisis en el sistema de salud.

Apatía y compás de espera

Las manifestaciones masivas del año pasado marcaron el inicio de un despertar ciudadano, que por décadas había sido indiferente a la rampante corrupción y a la forma irresponsable de actuar de la clase política tradicional.

En estos momentos, las manifestaciones no llegan a ser tan numerosas como las de 2015, y eso podría ser porque aún se está dando un compás de espera a las nuevas autoridades.

Luis Mack, sociólogo y analista político, opina: La sociedad todavía está un poco apática porque el año pasado tal vez se generaron muchas expectativas con la llegada del nuevo gobierno, posiblemente algunas personas le estén dando un compás de espera y puede ser que no estén tan indignadas como el año pasado. Quizá pase un tiempo para que la ciudadanía vuelva a salir a manifestar. En sí, las manifestaciones no son constantes, tienen altibajos, hay que ver cómo sigue la situación.

Agrega que el incremento en el número de participantes dependerá de la coyuntura, y que existan motivos suficientes para la indignación. El Gobierno ha cometido errores pero ninguno grave, puede que la ciudadanía todavía este en un compás de espera, el Congreso ha empezado bastante bien, este año tiene un ritmo de trabajo bastante fuerte, enfatizó Mack.

Para Aníbal Chajón, sociólogo e investigador del Centro de Estudios Folclóricos de la Universidad de San Carlos de Guatemala, los escándalos políticos son de menor proporción y las personas que participaron el año pasado tienen cierto desencanto, y por eso pueden estar llegando menos participantes, pero como los mecanismos son novedosos, pueden surgir nuevamente grandes manifestaciones.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales