Politica

La Juntita:  ¿Poder detrás del trono?

Son un pequeño grupo de asesores vinculados de una u otra forma a la contrainsurgencia durante el conflicto armado interno.  Caminan por los pasillos de Casa Presidencial y hablan en voz baja al presidente Jimmy Morales para influir en sus decisiones. Son personajes conocidos para los analistas, pero el Gobierno no reconoce su existencia oficial.


Álvaro Alay /alay@cronica.com.gt


Todo indica que los hombres de mayor confianza del presidente Jimmy Morales, y en quienes se apoya para tomar decisiones trascendentales, son cuatro exmilitares con un pasado común, ligado a la guerra interna y a la línea dura del Ejército.

Ellos son los militares retirados Édgar Justino Ovalle Maldonado (diputado), Herbert Armando Melgar Padilla, Mario Efraín Paredes y Édgar Ricardo Bustamante Figueroa.

Ninguno de los integrantes del grupo conocido como La Juntita aparece en los listados de empleados colgados en las páginas en Internet de acceso a la información pública del Ejecutivo; sin embargo, se les ve con cierta frecuencia en la residencia oficial del hombre llamado a ser el principal líder nacional. Aunque su existencia y presencia la niegan las fuentes oficiales consultadas, no logran hacerlo con la vehemencia que disolvería cualquier duda.

Entre las críticas, se señala como falta de transparencia la negación de su existencia, porque no solo no se sabe cuanto puedan ganar —o si lo hacen ad honorem—, sino que se desconoce el alcance de su asesoría y la influencia que puedan tener en ministerios e instituciones descentralizadas.

El recuerdo, demasiado reciente, de la cooptación del Estado hace temer que el fenómeno pueda repetirse.

Para algunos, su presencia ha favorecido para que el presidente Morales le conceda mayor relevancia al Ejército, desde nombramientos hasta encargarle la fabricación de escritorios y la labor de construir carreteras, tareas que no les competen.

El mandatario también intentó, sin éxito, que el desfile militar saliera de nuevo a las calles, y cuando le tocó dar marcha atrás, por las críticas de algunos sectores sociales, lo hizo haciendo señalamiento de que en el país hay algunas personas que hacen de la industria del conflicto, riqueza y daño. También se ha anunciado que los militares seguirán apoyando en materia de seguridad ciudadana.

Las dudas sobre la efectividad de las supuestas asesorías, surgen por el mal momento que se ha visto en materia de seguridad, carreteras, salud, etcétera. Si son exmilitares, tampoco se sabe de su capacidad para aconsejar en otros temas como los mencionados.

Perfiles de los asesores

Por los solitarios y vedados pasillos de Casa Presidencial se escucha en sottovoce que la famosa Juntita, presidida por cuatro militares retirados, orienta las decisiones de Morales.

Casi todos los gobernantes se rodean de asesores, pero expertos en diferentes áreas. Incluso algunos han recibido el cargo de comisionados Presidenciales, pero son públicamente anunciados. Otros, en cambio, gustan tan solo de participar de las famosas roscas que se forman para buscar influencia y terminan aislando al presidente de turno.

La Juntita de Jimmy inicia cuando el coronel retirado Ovalle Maldonado empieza a formar un partido político con exmilitares de la Asociación de Veteranos Militares de Guatemala (Avemilgua). El Frente de Convergencia Nacional (FCN). Actualmente es el subjefe de bancada del partido oficial, pero se le reconoce más poder e influencia que al propio Javier Hernández, jefe de bancada.

A principios de año, el Ministerio Público solicitó el retiro de su inmunidad, pero no se le ha levantado el derecho de antejuicio en tribunales, una muestra de su influencia en la esfera judicial. Los delitos por los que se le quiere investigar son los de desaparición forzada y delitos contra los deberes de la humanidad, específicamente en Las Verapaces, en la Zona Militar 21, ahora Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (Creompaz).

Según consta en los documentos desclasificados de The National Security Archive de la Universidad George Wa-
shington
, fue comandante de la zona militar en Sololá, de la Base Militar de Tropas Paracaidistas, y ocupó otros cargos, entre ellos el de director de Operaciones (D3), en 1989.

Bustamante Figueroa, por su parte, fue el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno de Pérez Molina. Antes había sido, según los documentos citados, director de Inteligencia y tercer comandante de la Base Militar de Tropas Paracaidistas. Estudió en la Escuela de las Américas, y su capacitación le permitió entrenar a militares guatemaltecos en técnicas de combate, inteligencia y lucha contrainsurgente.

Bustamante fue compañero de promoción en 1970 de Jacobo Esdras Salán Sánchez, acusado de malversación de fondos en la institución castrense en tiempos de Alfonso Portillo. También  de Francisco Bermúdez, exministro de la Defensa.

Por su parte, Melgar Padilla y Aragón Paredes son compañeros de promoción, pues ambos se graduaron como cadetes en 1982, identificados con el número 4802 y 4754, respectivamente.

Públicamente, y en medios de comunicación, estas dos personas han sido vinculadas con empresas de seguridad que brindan sus servicios a políticos e incluso se menciona al crimen organizado.

Aragón asesoró en 2015 a la Dirección General de Migración (DGM), según consta en Guatecompras.

Preocupa opacidad

JIMMY Y MILITARES

El contar con un cuerpo de asesores presidenciales no es nada nuevo ni tampoco ilegal; sin embargo, el negar su existencia genera dudas. Sus nombres están en boca de la mayoría de analistas políticos, mientras en Casa Presidencial se mencionan poco o nada

El problema de los asesores presidenciales de la mayoría de gobiernos, es que son bastante opacos y esto genera incertidumbre, opina Víctor Gálvez Borrel, director de Incidencia Pública de la Universidad Rafael Landívar (URL).

Es por ello que los analistas consideran que el Ejecutivo debe ser transparente y dar a conocer quiénes asesoran al mandatario, estén o no estén en planilla. Iduvina Hernández, directora de Seguridad en Democracia (Sedem), señala que aunque no se les pague debería de haber una nómina de asesores ad honorem en donde sus funciones estén claramente definidas y los alcances de la actividad que puedan tener.

A decir de Edgar Gutiérrez, director del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), los asesores de un presidente le aconsejan a tomar las mejores decisiones en su gestión y por lo tanto deben ser personas con integridad, experiencia y conocimiento de Estado.

Sin embargo, en el Gabinete de Gobierno se menciona que al menos tres exoficiales del Ejército, Melgar Padilla, Aragón Paredes y Ovalle, reclaman cuotas de poder e incluso interfieren en nombramientos de mandos medios en diferentes dependencias del Gobierno Central, comenta Gutiérrez, quien agrega que Bustamante también tiene algún rol de participación.

Con visión contrainsurgente

4-1

Brindar un escenario político, económico y social coherente y apegado a la realidad. Así como soluciones a los diferentes conflictos o situaciones y planteamientos encaminados al desarrollo del país y al bienestar de la población, es el trabajo de los asesores presidenciales, papel que ha quedado obviado por La Juntita, según los entrevistados.

A consideración de Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), en el caso del actual Presidente, independientemente de que esté la denominada Juntita, los asesores que tiene no están jugando el papel apropiado.

Polanco resalta que es lamentable que los cuatro asesores militares de Morales estén señalados de haber participado en intentos de golpe de Estado o una serie de actos que están reñidos con la ley, lo cual preocupa porque expone una mayor vulnerabilidad en riesgo del país. El presidente debería de evaluar si continúa o no con estos asesores y busca a personas idóneas para esas funciones.

Fernando Girón, experto en seguridad y defensa, comenta que los miembros de la Juntita son militares retirados, en su mayoría de inteligencia militar, exceptuando a Ovalle, quien fue de operaciones. Pero recuerda que ellos estuvieron incluidos en la época más dura del conflicto armado interno y seguramente tuvieron que ver con la represión de ese momento y sobre todo con las campañas de exterminio.

Otro de los problemas que observa Girón es la mentalidad que tienen, debido a que son de formación contrainsurgente; es decir, instruidos en la doctrina de seguridad nacional y que analizan la realidad del país a partir de esa visión y eso es muy grave. Por eso, afirma que Morales debe poner atención a ello, porque la realidad del país es otra y actualmente se encuentra en medio de una crisis terminal del sistema político.

Al ser consultado sobre cómo se puede interpretar está Juntita, Gutiérrez indica que como pagos indebidos por favores de campaña, lo cual es decepcionante para la sociedad, sobre todo para los electores del presidente Morales, que depositaron en él su confianza, porque no pertenecía a la clase política tradicional a la cual se le rechaza justamente por este tipo de comportamientos.

Édgar Ovalle, Herbert Melgar, Mario Paredes y Édgar Bustamante, todos exmilitares, son los hombres de confianza y quienes le hablan al oído al presidente Morales. 

Morales le ha dado un mayor protagonismo al Ejército al asignarle tareas que no le competen, como reparar caminos rurales o elaborar pupitres escolares.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales