Politica

Diputadas, entre el bien y el mal

Activas, fiscalizadoras, intrascendentes y bajo señalamientos de agresiones verbales. Esas son las diferentes aristas de la participación femenina en el ejercicio parlamentario.

Veinticuatro mujeres diputadas, la más numerosa participación femenina en la historia del país aunque su inserción en la vida legislativa sigue siendo muy limitada, destacan por sus aciertos y desaciertos en el desprestigiado Congreso de la República.


Manolo García / mgarcia@cronica.com.gt


No importa a qué partido pertenezcan, ni al departamento, distrito o listado que representen. Las 24 diputadas, electas en 2015 para ocupar una curul en el Organismo Legislativo, han logrado ganar notoriedad por la participación activa, positiva o negativa de algunas, o el pleno desapercibimiento de otras.

En la actualidad, la presencia femenina en el hemiciclo apenas representa el 15.18 por ciento del total de las 158 curules, y ninguna asume un espacio en la Junta Directiva del Congreso; sin embargo, esto es mejor a nada.

Al menos así lo consideran algunas congresistas —nuevas unas, reelectas otras—, cuyos intereses políticos y temáticos varían, dependiendo del partido que las postuló o de lo ofrecido en campaña en la región de donde provienen.

En esta legislatura (2016-2020), 11 departamentos están representados por mujeres. De los otros 11 no hay ni la sombra del denominado sexo débil. La mayor representación la tienen el distrito de Guatemala y Huehuetenango, con cuatro legisladoras cada uno; tres del Listado Nacional y dos de Zacapa.

Alta Verapaz, Baja Verapaz, Chimaltenango, Escuintla, Izabal y Jutiapa solo cuentan con una congresista, como ocurre con San Marcos, Santa Rosa, Retalhuleu, Suchitepéquez y el distrito Central.

La última diputada en asumir su curul fue Lucrecia Carola Samayoa Reyes, de Huehuetenango, quien fue juramentada hace 15 días en sustitución de José López Villatoro, quien renunció a su cargo tras haber sido vinculado a una denuncia de plazas fantasmas en el Legislativo.

Para la diputada Sandra Morán, de la Bancada de la Dignidad, todas las mujeres que están participando tienen un liderazgo reconocido. Su liderazgo es diverso, por tanto, no podemos hablar de una participación igual de todas y del objetivo de su presencia. Algunas han decidido estar de bajo perfil, por seguridad o porque no quieren problemas, señala.

Participación abierta

Diputadas congreso2

De acuerdo con Douglas Abadía Cárdenas, del grupo de Analistas Independientes de Guatemala, los resultados de los procesos electorales de los últimos años, en los que la participación de las mujeres ha sido minoritaria, confirman el lento proceso de inserción de las mujeres en los espacios parlamentarios.

Esa situación, a su juicio, es el reflejo de una sociedad con estructuras de poder a nivel local y nacional que responden aún al viejo modelo político autoritario y vertical, y a las estructuras sociales tradicionales.

Sin embargo, en el Parlamento la luz comienza a surgir en 1996, cuando la cantidad de mujeres diputadas aumentó en relación con años anteriores. Ese año, 11 mujeres ocuparon curules, cuatro de ellas reelectas.

Desde entonces, el número de parlamentarias ha ido en aumento: 13 en 2000, 15 en 2004, 21 en 2008 y 2012, respectivamente, y 24 en las elecciones de 2015. De manera que esta, la denominada octava legislatura, es la más numerosa en participación femenina de la historia parlamentaria del país desde 1956.

A la fecha, los nombres de las diputadas que más figuran en la lista son los de Nineth Varenca Montenegro Cottom, quien ha sido reelecta desde 1996 —20 años en el Congreso— lo cual la convierte en la decana de las diputadas; Delia Emilda Bac Alvarado, Elsa Leonora Cú Isem y Alicia Dolores Beltrán López, quienes ocupan su curul desde el año 2008.

También se encuentran Mirma Magnolia Figueroa Resen de Coro, Aracely Chavarría Cabrera de Recinos y Laura Alicia Franco Aguirre, diputadas desde el 2012.

En el recuerdo quedaron Zury Ríos Sosa, hija del general golpista, José Efraín Ríos Montt, quien fue parlamentaria del 2004 al 2012, y Roxana Baldetti Elías (2004-2011), electa vicepresidenta en 2011 y que ahora se encuentra en prisión, ligada a cuatro procesos y acusada de 15 delitos.

Una de cal y otra de arena

Plenario del Congreso

Este año la actividad legislativa ha sido una de las más cuestionadas por múltiples señalamientos de corrupción, abuso de poder e incumplimiento de deberes y denuncias por la existencia de plazas fantasmas amparadas por algunos parlamentarios.

Ese hecho, incluso, obligó a renunciar a los diputados Selvin García, del bloque Compromiso, Renovación y Orden (CREO), y José López Villatoro, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Otros fueron ligados a proceso y guardan arresto domiciliario.

Aunque no son casos recientes, algunas congresistas también se han visto envueltas en algunos desatinos. La diputada Bac Alvarado; por ejemplo, en el año 2008, cuando recién había ingresado al Parlamento, por decisión de la Junta Directiva tuvo que reintegrar Q51 mil 330 que había recibido como viáticos para un viaje a Corea, a pesar de que había sido invitada por el Gobierno de ese país, con gastos pagados.

En el 2013, la congresista también fue denunciada ante el Ministerio Público por el diputado Mario Taracena, por intento de asesinato, luego de que supuestamente fuera agredido por Bac Alvarado con un paralizador eléctrico durante la reasignación de curules en el hemiciclo.

En agosto del año pasado, el abogado Alfonso Carrillo interpuso una denuncia penal contra 121 diputados, entre quienes se encontraban Beltrán López y Chavarría Cabrera de Recinos, por atentar contra la independencia del Organismo judicial y violar la Constitución durante el proceso de elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia.

El año pasado Chavarría Cabrera de Recinos también fue señalada por la Contraloría General de Cuentas de haber cometido irregularidades por Q79 mil 110, cuando fungió como gobernadora de Santa Rosa.

La diputada Franco Aguirre tampoco se salva de las sombras. En abril de este año, la gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, presentó una solicitud de antejuicio en su contra y otros siete diputados, a quienes señaló de haberla agredido de forma verbal, durante una sesión en el Congreso.

Este año, la congresista María Stella Alonzo Bolaños, quien llegó al Congreso en lugar del exparlamentario Gudy Rivera, que no pudo asumir por tener antejuicio en contra, ha sido cuestionada desde el principio de su legislatura.

El 14 de enero llegó al hemiciclo para tomar posesión, pero desapareció desde el 18 de febrero. Cuando se le vio de nuevo fue el 28 de marzo, solo para justificar que su ausencia se debía a problemas de salud. Después, y a la fecha, la historia es casi igual. Dicen en el Congreso, que solo llega el día de pago.

Sin embargo, también tienen sus puntos a favor. Bac Alvarado, por mencionar algunos, ha propuesto, desde que ganó una curul en el Legislativo, varias iniciativas, entre las que destacan las de reformas a la Ley de la Carrera Judicial, los cambios a la Ley Electoral y de Partidos Políticos o las modificaciones a la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Intrafamiliar.

Montenegro Cottom ha sido una de las más productivas, aunque sus compañeras legisladoras justifican su trabajo en el tiempo que lleva en el Congreso.

Entre sus aportes como legisladora resaltan sus iniciativas: Ley contra la Corrupción en la Administración Pública, la Ley de Acceso a la Información Pública y Clasificación y Desclasificación de Información Estatal Reservada, sus contribuciones para la Ley Contra el Femicidio, la iniciativa de Ley Contra el Enriquecimiento Ilícito y la Ley de Comisiones de Postulación.

También la legisladora Beltrán López ha promovido la iniciativa de Ley de Fomento para la Lectura y la Comprensión Lectora, sus aportes a la Ley de Búsqueda Inmediata de Mujeres Desaparecidas y la que dispone aprobar, Ley para el Fortalecimiento de la Transparencia Fiscal y la Gobernanza de la Superintendencia de Administración Tributaria.

Trayectoria política

La experiencia política para las mujeres se inicia en 1945, cuando las que sabían leer y escribir comenzaron a tener derecho al voto, y 20 años más tarde, en 1965, se reconociera el sufragio como un derecho político universal.

Quizá porque las mujeres no se atrevían a participar abierta y activamente en política, entre 1955 y 1985, solo fueron electas nueve mujeres como diputadas al Congreso en distintos períodos, como parte de la exclusión practicada entonces por los distintos gobiernos militares, apunta Cárdenas.

La historia marca los nombres de Alma Rosa Castañeda de Mora (1956-1958), Blanca Luz Molina (1966-1970), María Theresa Fernández de Grotewold (1970-1974), Marina Marroquín Milla y Grace Hernández Sigui de Zirión (1974-1978) y Dolores Yurrita Gringnard (1978-1982), como las primeras mujeres en ocupar un lugar en el Congreso durante la era militar.

Cabe señalar que entre 1944 y 1954 la participación femenina en este sentido fue importante, ya que surgieron organizaciones y sindicatos de mujeres, aunque a partir de 1954 el país entró en un período de polarización, y aquellos espacios comenzaron a cerrarse de nuevo.

El resurgimiento de la presencia política de la mujer se dio en 1984, cuando fueron electas Ana Catalina Soberanis Reyes, Aída Aragón de Rodríguez y Graciela Eunice Lima Sehaul para la Asamblea Nacional Constituyente que elaboró la Carta Magna, en vigencia desde el 14 de enero de 1986.

Este último año marcó una nueva etapa para la historia política en el país, ya que se abrieron espacios para la participación activa de las féminas en los partidos vigentes, aunque también fueron creados nuevos grupos, algunos de los cuales se habrían mantenido en la clandestinidad por sus inclinaciones de izquierda.

Además, 1986 marcó la historia del Legislativo, puesto que fue electa la primera mujer indígena como diputada: Ana María Xuyá Cuxil, quien fue postulada por la desaparecida Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG).

Abadía Cárdenas recuerda que también, por primera vez en la historia del país, una mujer fue electa presidenta del Organismo Legislativo: Soberanis Reyes (1991-92), quien se convirtió en el referente político femenino, pues también fue nombrada la primera secretaria general adjunta de la DCG.

Aunque a la fecha aún hay resabios del machismo reinante en el Congreso, las legisladoras han logrado reivindicar sus espacios, aunque también han sido tentadas por el transfuguismo, la repartición de comisiones de trabajo, el bloqueo de agendas, los alegatos de chantaje político y las riñas.

Muestra de ello es que todavía no se ha logrado la representación equitativa de las mujeres. Con 33 votos en contra, 74 a favor y 51 diputados ausentes, fue rechazada la reforma al Artículo 15 BIS de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, debido a que eran necesarios 105 votos.

Lo que se buscaba era incluir la misma cantidad de mujeres y hombres en los listados para la elección de diputados y que las casillas fueran intercaladas: En la casilla uno del Listado Nacional un hombre, en la dos una mujer, en la tres un hombre, y así sucesivamente.

Los diputados de FCN-Nación, Fuerza, Creo, Une, PP, Viva, Pan, Todos y Lider votaron en contra de un tema que se volvió polémico. Nos hemos dado cuenta de que el sector de mujeres ve como un retroceso la disposición de bajarle de 50 por ciento a un 30 por ciento de participación femenina, dice María Machicado, de Onu-Mujeres.

El Organismo Legislativo tiene la responsabilidad de garantizar el respeto, la observancia y el ejercicio de todos los derechos humanos universales consignados en la Constitución y de las mujeres en particular, afirma Alicia Rodríguez, representante de Mujeres en la Diversidad.

La legisladora Morán, agrega: Los partidos aún no abren espacios, pero también no hay muchas mujeres que quieran participar en política. La lucha por la paridad lleva el esfuerzo por la democratización de los partidos.

La presencia femenina en el Legislativo a penas es del 15.18 por ciento del total de las 158 curules.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales