Politica

Diez grupos sueñan con ser  partidos políticos

El número de partidos que podrían participar en las aún lejanas elecciones  generales podría llegar a ser de 35 o 36, como mínimo, si se concretan las  aspiraciones de una decena de agrupaciones que han empezado ya a movilizarse para ser organizaciones políticas.


Aunque todavía falta mucho, la carrera para participar en las próximas elecciones presidenciales ya empezó para diez agrupaciones que aspiran a convertirse en partidos políticos. Estos movimientos políticos ocurren

en un contexto en el cual las reformas electorales obligan al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a financiar una parte de la campaña electoral de las organizaciones partidarias. Aunque expertos en temas políticos divergen en cuanto a si esto motiva o desmotiva en la formación de más partidos.

El Partido Popular, Partido Acciones Concretas, Partido Nacionalista, Vamos por Una Guatemala Diferente y Avanza son los primeros cinco comités proformación que se han acercado al TSE, con miras a cumplir los requisitos para ser acreditados como partidos políticos.

En tanto que El Movimiento Pueblo, Movimiento de Liberación de los Pueblos, Movimiento Semilla, Podemos Guatemala, y POVRES, serían los nombres de cinco agrupaciones que están analizando participar en los próximos comicios, pero que aún están en vías de convertirse en comités proformación, el primer paso legal para ser acreditados por el TSE como agrupaciones políticas. Así lo manifestó el diputado de partido Convergencia,

Álvaro Velásquez.

De concretarse las aspiraciones de estos grupos se sumarían a las 26 organizaciones políticas que, según el TSE se encuentran actualmente vigentes. La lista no incluye Libertad Democrática Renovada (Líder), que ya fue cancelado por constantes violaciones a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), durante las elecciones del 2015 —por campaña electoral anticipada y sobrepasada el techo de campaña que era de Q52.4 millones—. Sin embargo, el proceso de cancelación apenas ha empezado, ya que en estos momentos existe una batalla legal entre el TSE y la agrupación política que apeló tal decisión y que debe llegar hasta la Corte de Constitucionalidad (CC), quien tendrá la última palabra.

Por su parte, el Partido Patriota (PP), el cual llevó al poder a Otto Pérez Molina y a Roxana Baldetti,  también podría correr con la misma suerte que el partido Líder; es decir, está en investigación por caer en financiamiento ilícito electoral.

En total, y de concretarse las intenciones de las diez agrupaciones de convertirse en partidos políticos, en las próximas elecciones generales podrían participar hasta 35 o 36 organizaciones partidarias.

El camino para ser partido político

La conformación de un comité proformación es el primer paso para convertirse en partido político. En este caso, el grupo deberá elegir una Junta Directiva Provisional formada por un mínimo de nueve de ellos y la elección deberá constar en acta notarial, la cual se debe presentar al Registro de Ciudadanos para que apruebe o no la inscripción. Luego, el comité debe empezar un proceso de adhesión de ciudadanos, los cuales deben aceptar convertirse en afiliados cuando la organización se convierta en partido. Ello debe ocurrir en un plazo no mayor a dos años.

4m6a2145

Cumplidos estos requisitos el TSE debe proceder a inscribirlos como partido y dentro de los tres meses  siguientes el Comité Ejecutivo Provisional deberá convocar a la primera Asamblea Nacional.

María Eugenia Mijangos, magistrada titular del TSE, señala que los tiempos para formalizar un partido son variables, esto porque depende de la actividad y dinamismo del grupo proformación y el trabajo que tengan en el interior de la República. El tiempo mínimo puede durar seis meses, pero hay casos en que nunca lo  erminan.

Reformas y motivaciones

¿Las reformas a la LEPP pueden incentivar o desencantar la creación de nuevos partidos políticos? Los analistas políticos no se ponen de acuerdo al respecto.

Las modificaciones a le ley electoral establecen que el secretario general, los secretarios departamentales y municipales de cada partido quedan sujetos a la fiscalización de la Contraloría General de Cuentas y del TSE.

Pero también obligan al TSE a destinar de su presupuesto, en el año electoral, una cantidad como parte del financiamiento público que promueva un acceso igualitario a los espacios y tiempos en los medios de comunicación social. El cálculo del monto a asignar, según las permutas a la LEPP, será el equivalente a no menos del 0.25 por ciento de los ingresos ordinarios del Estado.

Manuel Villacorta, analista político independiente, indica que la regulación del recurso privado será una limitante, debido a que en Guatemala el financiamiento era impresionante con los candidatos a la presidencia, diputados y alcaldes, lo cual, asegura, se prostituyó.

Ahora sí es del Estado, el financiamiento tiene que ser menor, esto debería incidir en que existan menos  partidos políticos.

Esto lo contradice Alejandro Quinteros, integrante de Primero Guatemala, quien asegura que cuando el Estado otorgue más financiamiento habrá un incentivo mayor para que se formen nuevos partidos políticos, debido a que, de alguna forma, con algún desempeño mediano, incluso bajo, pueden recibir algo del Estado.

Lo mejor es que pudiera existir un financiamiento privado, que los partidos con mayor desempeño puedan recibir fondos y que el Estado pueda aportar algo, siempre un híbrido, pero de manera controlada, en el sentido que existan registros y sanciones fuertes con los partidos que no cumplan con los registros, así como a las instituciones privadas, resalta Quinteros.

Para el analista independiente Renzo Rosal, estos controles van a impactar sobre el tema de los financistas, debido a que muchos dejaran de financiar, porque no será fácil de hacer, por las auditorias, inclusive sin ser ilícitos.

Muchos que lo han dado se van a cuidar y habrá un recorte y sumado a que en el 2019 vamos a ver menos o más partidos nuevos. Puede que se fomente más partidos porque habrá más interés en la competencia electoral, esa tentación de ser candidato requiere millones, esto facilita la oferta de partidos y puede favorecer que haya mayor competencia, más candidaturas, algunos nuevos otros reciclados, advierte Rosal.

4m6a1712

Álvaro Pop indica que pueden haber menos o más agrupaciones políticas, es una posibilidad, porque para eso está hecho el sistema político; sin embargo, resalta que el tema será cómo va a estar la emergencia de candidatos, porque en procesos pasados ha habido partidos sin candidatos y candidatos sin partidos, lo cual, asegura, se puede repetir.

Escenario político

Los expertos tampoco se ponen de acuerdo acerca de si la posible participación de nuevos partidos es una ventaja o desventaja en un contexto de rechazo a la clase política tradicional.

Para Pop, la ventaja de los nuevos partidos es que podrán plantear su mensaje a los medios de comunicación si es que sucede de manera ecuánime, por lo que resalta que tendrán mucha influencia las estrategias. Se necesita una mejor fortaleza y convicción de parte de la juventud en los procesos.

Referente a los partidos políticos que ya existen, Villacorta comenta que al ver su debilidad institucional van a ir desapareciendo, o en todo caso, tratarán de hacer alianzas entre ellos mismos, esto porque la población esta desencantada con la vieja política. Los nombres de los partidos en la memoria colectiva están muy desgastados y gozan de un rechazo, pero creo que si se tendrá reciclaje, porque no todos los candidatos y participantes eran malas personas, puede haber un rescate para nuevos proyectos. Puede que se habilite gente que ya ha participado, pero bajo nuevas normas y estatutos, subraya Villacorta.

Rosal ve un escenario en el cual habrá reciclaje de políticos, pero también considera que puede haber una renovación, que es un cambio más de fondo. Comenta que un partido cien por ciento nuevo, que esté en formación, está complicado, porque reflejar la imagen de partido requiere de tiempo y financiamiento, lo cual, asegura, no se hace de la noche a la mañana.

Un candidato totalmente nuevo, con un partido nuevo y propuesta refrescante, innovadora, que no suene a sirenas, que pueda verse con gente decente, puede que sí funcione, el único fantasma que tiene es que eso se pensó con Jimmy Morales, al que vio como una nueva clase de político y terminó siendo más de lo mismo, comenta Rosal.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales