Politica

“DESARROLLO DESORDENADO HA CONSTRUIDO VULNERABILIDAD”

Rosa Malango

Jefe de la Oficina de la Coordinadora Residente de Naciones Unidas en Guatemala.

Las fortalezas de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), dice la experta, están muy centralizadas en la capital y muy débiles en las delegaciones. Asegura que uno de los vacíos existentes en la legislación nacional para la prevención de desastres es la Ley de Planificación, que actualmente está en el Congreso. Asimismo enfatiza que lo que hace al país poco resiliente al impacto de los fenómenos naturales es la vulnerabilidad institucional y política.

Ronald Mendoza / rmendoza@cronica.com.gt

¿Como Estado qué nos hace falta para lograr una mejor prevención y reducción del riesgo a desastres?

El país ha extrañado un plan de desarrollo a largo plazo que trascienda de administraciones de gobierno, concebido como Plan Nacional del Estado, que oriente a gestionar los territorios combinando los aspectos naturales con los sociales, evitando generar riesgo en todas las actividades desde lo público y lo privado. Los Planes de Ordenamiento Territorial en las municipalidades evitan que se ubiquen construcciones en zonas de riesgo. Los códigos de construcción permitirían mejorar la calidad de las construcciones no solamente de los grandes condominios y centros comerciales, sino también de la vivienda popular. Los instrumentos de inversión pública deben exigir la variable de reducción de riesgos. Los dictámenes de riesgo, los resultados de los estudios de impacto ambiental, las ordenanzas municipales, todos deben ser vinculantes y orquestados en la línea de obligar a los funcionarios públicos y a la población a cumplir todos los lineamientos, normas y reglas que se emitan; y deben incluir penas que desincentiven su incumplimiento, pues hasta hoy el inadecuado proceso de desarrollo desordenado ha venido construyendo vulnerabili-
dad en los territorios y la población.

 

¿Por qué no se ha hecho esto, qué ha impedido que se tomen las acciones sugeridas?

Son muchos factores. Entre estos, la falta de consensos, reglas claras y la debilidad institucional; la corta visión de desarrollo de los partidos políticos, y la escasa participación de todos los sectores de la sociedad en la cultura de la prevención.

 

Entonces, ¿los mayores responsables de este estancamiento serían los políticos y los funcionarios públicos?

Un problema tan complejo no tiene un solo responsable, ya que es una tarea de todos los sectores, principalmente de quienes están involucrados en el diseño y aplicación de política pública, de quienes deciden la inversión social; así como de quienes tienen más posibilidades de aportar a las arcas del Estado para invertir en la prevención. En cuanto a los políticos, este no es un asunto de clase política, sino de sistema político; por eso la importancia de reformarlo para que responda a las aspiraciones de la población.

 

¿Cuál es la responsabilidad que tiene la Conred en todo esto?

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) es una coordinadora de instituciones; y son las instituciones que la integran las que deben de cumplir y aplicar la gestión de riesgos en todo el quehacer que les compete.

 

Sin embargo, vemos que la Coordinadora actúa y alerta, pero el resto de esas instituciones que deberían tomar acciones a partir de estos llamados no lo hacen. ¿Cuál es el problema, entonces?

Es un problema de comprensión y apropiación. También es importante la falta de gobernabilidad que existe en el país, porque, aunque existan las leyes y las normas, no hay instituciones fuertes que las hagan cumplir. Por ello el punto crítico es que cada vez más se presentan situaciones que podrían evitarse.

 

Las cosas así, ¿cuáles son los alcances y limitaciones de la Conred?

La falta de recursos no le ha permitido permear con mayor fuerza en los niveles departamentales y municipales. Además, hace falta apropiación de la función que le corresponde a las instituciones que la componen, actuando con propiedad de acuerdo a su mandato. Las fortalezas de la CONRED están muy centralizadas en la capital y muy débiles en las delegaciones.

 

Por aparte, ¿cómo podemos maximizar nuestra capacidad de resiliencia como país?

Planificando el desarrollo, bajo un concepto de sostenibilidad,  habrá que convertir el Plan de Desarrollo Katun 2032 como un proyecto del Estado, con recursos para implementarlo. Quizás la forma más rápida y efectiva de promover resiliencia comunitaria es implementando alternativas económicas (para los agricultores de subsistencia, por ejemplo), o creando fondos municipales de recuperación posdesastre. Claro, este es un proceso de largo plazo -en curso-, pero es necesario considerar acciones de corto, mediano y largo plazo. Es un proceso que puede acelerarse y alcanzar logros concretos en una década, pero se debe acelerar ya.

 

¿Qué papel han jugado hasta hoy los gobiernos locales en toda esta tarea de prevención, reducción y resiliencia ante desastres naturales?

Aunque tienen las competencias para desarrollar normas, ordenanzas, políticas locales de ordenamiento territorial urbano, la falta de capacidad técnica y financiera, aunado a la falta de voluntad política, no permite que conduzcan al municipio a un desarrollo sostenible, mucho menos que hagan una gestión orientada por planes locales en concordancia con un plan nacional. Uno de los vacíos existentes en la legislación nacional es la Ley de Planificación, actualmente en el Congreso.

Varias de las zonas de riesgo identificadas por la Conred están en la ciudad de Guatemala y, en su mayoría, a pesar de ello, están habitadas. ¿Qué hay que hacer allí, porque el riesgo a catástrofes es inminente?

En todo el país hay muchas familias expuestas a diferentes riesgos, por eso hay que actuar pronto con procesos de diálogo que abran opciones de reasentamientos dignos y seguros. Sin embargo, el mayor problema de estas expresiones de vulnerabilidad son generadas por la pobreza; así que hay que tomar medidas integrales para sacar a las familias de la pobreza y no solo de su territorio.

 

¿En un país con altos porcentajes de pobreza, con un Estado en crisis financiera permanente y con altos niveles de corrupción se puede en realidad prevenir y anticiparse a las tragedias?

Lo que hace al país poco resiliente al impacto de los fenómenos naturales es la vulnerabilidad institucional y política que persiste. El modelo de desarrollo, basado en el derrame, ha provocado que las brechas de desigualdad vayan aumentando, relegando a grandes estratos de población a la pobreza y pobreza extrema.

 

Con todo esto, ¿qué condiciones hay actualmente para hacer los cambios planteados?

Considerando el despertar ciudadano y el proceso de reformas institucionales, nos pone en un buen momento para crear condiciones de desarrollo seguro para toda la población.

No existe, dice Malango, un plan de desarrollo a largo plazo para evitar riesgos por desastres naturales.

En el país hay muchas familias expuestas a diferentes riesgos, dice la experta de la ONU.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales